La alcaldesa de Bilbao en funciones sobre las aglomeraciones antes de la Copa del Rey: "Había policía, pero prever lo que va a ocurrir al 100% no es posible"

Aficionados del Athletic en la zona de Pozas en Bilbao

La alcaldesa en funciones y concejala delegada del Área de Seguridad Ciudadana de Bilbao, Amaia Arregi, ha asegurado que la actuación policial ante las aglomeraciones en plena pandemia antes de la final de la Copa del Rey, el pasado 3 de abril fue "adecuada, prudente y proporcionada", ya que la decisión del mando policial de retirarse de la zona buscó "evitar males mayores" y "no era posible prever lo que iba a ocurrir".

"Se actuó de forma proporcionada y moderada. Se preparó un dispositivo y la decisión fue técnica. En ese momento se decidió que había que replegarse. Había un dispositivo y había policía, pero prever lo que va a ocurrir al 100% no es posible. La actuación de la policía municipal y de la Ertzaintza fue adecuada y proporcionada y lo que se intentó con las actuación fue evitar males mayores", ha explicado Arregi durante su comparecencia en comisión municipal en el Ayuntamiento de Bilbao a petición del Partido Popular.

"Prevención hubo, trabajo previo, hubo. ¿Los resultados no fueron los adecuados? Depende. El Casco Viejo sí, en Ledesma sí, en otras partes de la ciudad, sí, desde luego. En Pozas, evidentemente, no es el resultado y las imágenes que nos hubiera gustado ver a nadie. Fueron unas cuantas personas totalmente incívicas, unos energúmenos, que no representan ni a la ciudad ni al Athletic e hicieron que aquello se terminara en las imágenes que a ninguno nos gustó ver", ha señalado la alcaldesa.

Arregi ha querido aclarar que el hecho de haber obrado con prudencia "para no ocasionar daños no quiere decir que los desmanes queden impunes", ya que se ha puesto a disposición judicial a 12 personas por su implicación en los altercados. Además, ha recalcado que se tuvo en cuenta las aglomeraciones que tuvieron lugar días antes en Lezama, cuando centenares de personas despidieron al Athletic."Claro que se tuvo en cuenta lo que pasó en Lezama. Después de lo de Lezama los mensajes institucionales fueron que teníamos que ser responsables", ha justificado.

En cuanto a las decisiones relacionadas con el operativo policial, Arregi ha reiterado que todas fueron determinadas por criterios técnicos policiales de los mandos al cargo y respondían a "decisiones técnicas no políticas, valorando el bien que se pretendía conseguir". De esta manera, ha negado la alcaldesa que no se hubiera reforzado el dispositivo ante la previsión de incidentes ya que, según ha recordado, el número de agentes locales desplegados ese día se incrementó un 60%. "¿Un incremento del 60% de la plantilla de la policía municipal es que no se ha previsto nada? Pues creo que los hechos demuestran que sí que estaba previsto que iba a haber gente y así hubo. ¿Que todo es mejorable en la vida? Evidentemente", ha concluido.

La alcaldesa en funciones ha insistido en que, "no actuar en el momento no quiere decir que luego tampoco se hiciera porque son actitudes sancionables de unos energúmenos concretos y no organizados pero ,en ese momento, se actuó de forma prudente y proporcionada", ha defendido.

En ese sentido ha detallado que para la investigación posterior se analizaron horas de grabaciones de 24 vídeos, algunos, enviados por ciudadanos que son precisamente quienes, a partir de las tres de la tarde, comenzaron a llamar a la policía con preocupación ante el incremento de las concentraciones en la zona de Pozas.

"Ese día falló todo"

En cuanto a la oposición, desde el PP, Carlos García ha criticado que ha recibido quejas por parte de agentes locales que han señalado que "no se les dejó actuar y se fue contemporizando y, por no actuar a tiempo, se hizo bola de nieve que derivó en acciones incontrolables". García ha calificado de "gravísimo" lo ocurrido. "Generó alarma y perplejidad en todo Bilbao, además de preocupación por la seguridad ciudadana y sanitaria y por la imagen de la ciudad en un momento deportivo histórico".

"Ese día falló todo, no hubo dimensionamiento certero en las previsiones y la inteligencia policial fracasó, al no poner en marcha medidas adecuadas y apropiadas, por no hablar de preventivas o disuasorias que evidenciaron incapacidad operativa", ha apuntado Carmen Muñoz, de Elkarrekin Podemos, que también ha criticado la falta de prevención, "en lugar de establecer escenarios para evitar lo que ocurrió".

Por último, la portavoz de EH Bildu, Jone Goirizelaia, ha señalado que la estrategia debería haber sido diferente teniendo en cuenta lo ocurrido en Lezama. En su opinión, fue un error que no hubiera una nueva reunión entre Policía Municipal y Ertzaintza tras lo visto por si era necesario alguna adecuación nueva. "Entiendo que no se hizo y eso es un error porque se tenia que haber tenido en consideración porque lo de Lezama apuntaba maneras a lo que luego pasó", ha concluido.

Etiquetas
Publicado el
4 de mayo de 2021 - 20:59 h

Descubre nuestras apps

stats