Sobre este blog

Think Bask, quiere ser una red de pensamiento analítico donde aquellas personas que generan conocimiento en nuestra sociedad, como universidad, investigadores sociales, analistas, fundaciones, ONG’s, sindicatos, partidos políticos, blogs, etc... tengan un cauce de expresión y un lugar de encuentro. En este espacio caben todas las opiniones y el debate es bienvenido.

Buen resultado para el socialismo

Podemos partir de que las elecciones europeas acostumbran a ser la ocasión perfecta para que la ciudadanía exprese sin cuidados sus juicios. Podemos partir de que la circunscripción única despeja tanto las alteraciones del valor de cada voto de las circunscripciones provinciales como las prevenciones de politólogo para que tu sufragio acabe en escaño conseguido y no en restos para la basura. Podemos partir de que el ejercicio de partitocracia que hicieron los dos partidos grandes al seleccionar su lista de candidatos ya nos empujó a muchos a mirar con cariño a “los otros” y a rebuscar finalmente entre sus papeletas. Podemos partir de que todos estamos muy cabreados y que esta vez hemos decidido que salga el sol por Antequera. Podrán partir después del susto de que tanta libertad y diversidad de oferta trastocan la lógica de la política práctica y que todas las aguas acabarán regresando a su cauce; aquí que están más que removidas y fuera de aquí, donde están simplemente desatadas (Le Pen, independentistas británicos, Amanecer Dorado, neonazis del NPD alemán…). Podrán decir lo que quieran y cambiarnos la impresión de hoy en solo una semana a fuerza de repetir argumentarios, pero una cosa ha quedado clara: el socialismo en España ha tenido unos buenos resultados.

¿Qué mejor escenario y resultado se podían dibujar en un laboratorio para que por fin, después de una tras otra, se enteraran en el PSOE que corre peligro hasta la continuidad futura del partido? Los del domingo son los perfectos, como en parte se ha demostrado el lunes. Hasta el último funcionario del partido, emboscado al final de los que van perdiendo sus puestos por decisión del pueblo soberano, ha visto peligrar su mañana personal. El del chiste del rascacielos que al pasar por el piso 54 en caída libre responde a la pregunta de un conocido con un “¡De momento bien!”, sabe a ciencia cierta que va a acabar en el suelo, reventado. Y eso es lo único que puede salvar la opción del socialismo democrático y cabal en este país.

Y no estoy seguro del todo de que sea así: la última marrullería del acuerdo de su dirección de anticipar congreso extraordinario a primarias y evitar incluso la dimisión de Rubalcaba, apelando a una interminable e injustificable “responsabilidad”, tampoco ha sido tan concluyente como exigían los resultados. Incluso depender de la exitosa regional andaluza no augura nada bueno: visto lo visto, es como entregar el futuro del PP a sus íntegras direcciones madrileña y valenciana… solo por haber salido vivos de la pasada “noche triste”. Como se puede ver, siendo lo mejor que podía pasar, no las tenemos todas con nosotros de que eso empuje los acontecimientos por el territorio de la lógica y la higiene. En plena “noche triste” para el PSOE uno de esos militantes que tenían que haber prosperado en lugar de tanto funcionario gris y acabado me anunció en un mensaje de teléfono exactamente lo que iba a pasar. Y en catorce horas ha pasado: congreso extra para sacar en hombros a alguien a quien van a atribuir la novedad y el futuro, y primarias innecesarias al convocarse formalmente en plena euforia del recién electo. Aquí paz y después gloria; y a por la siguiente, que vamos ganando tiempo y meses de cotización.

Dicen bien quienes ven tan profundo el roto que hay que apelar a las ideas y actitudes antes que al nuevo caudillo. El socialismo democrático que debiera hacer práctico el PSOE en nuestro país tiene al menos tres problemas que lo apartan de la confianza y cariño de muchos.

Uno, la incertidumbre. Todo el mundo sabe que nadie tiene la solución, pero todo el mundo apuesta por quien al menos aparenta convicción en sus propuestas. Eso agiganta incluso a quienes solo venden la nada, el todo, la seguridad del terruño o de la rotundidad de la conversación de taberna. Pero el PSOE, sin caer en izquierdismos ni en “revisionismos” de su trayectoria última que nadie le reclama, tiene que aclararse al respecto de muchas e importantes cosas, y actuar a continuación con convicción y riesgo. Se trata de ganar las elecciones para cambiar la realidad, no para ganar las siguientes elecciones. El partido es instrumento, no finalidad. Por eso debe arriesgarse, por eso la 'realpolitik' le lleva a un pozo de incomprensión ciudadana. ¿Necesita más pruebas?

Dos, sus representantes. El problema no es Rubalcaba; el problema es la colección de 'apparátchiks' que lo nutren y que constituyen su cara visible en la mayoría de lugares. Funcionarios de partido quemados, gastados, viejos, a los que la novedad en su boca suena a engaño y pose. Las municipales y territoriales próximas pueden suponer un descalabro ahora masivo, generalizado, a pie de obra, de seguir con sus carteles rancios y faltos de credibilidad.

Tres, la intervención pública. El PSOE es tan partido de poder, tan de 'establishment', que su relación con su cuerpo social (y electoral) se circunscribe a la mercadotecnia y a los grandes medios de comunicación. No tiene acción propia en el escenario de las demandas sociales, en la calle, y ni siquiera ya influencia en intermediarios como puedan ser los envejecidos sindicatos. Así, la relación con su electorado es gélida, no se adquiere en la experiencia de la acción encabezada o participada por esa y otras organizaciones. Es una relación de mercado, que en el momento de crisis en que no puede proporcionar suficientes dádivas a tantas personas acaba por insatisfacer por completo a los suyos. Entonces estos se pasan a quienes saben que no les van a proporcionar nada, pero al menos, en el ataque nihilista masivo, se quedan a gusto.

Como se puede ver, demasiado trabajo y demasiadas nuevas y distintas maneras de hacer política para quienes la han acabado entendiendo solo desde el terciopelo institucional o como profesión de por vida. El último funcionario emboscado puede soñar con que esto puede durar todavía unos meses y seguir cotizando. Los más listos le han visto ya las orejas al lobo y son conscientes de que no hay nada sobre la Tierra que no nazca, crezca, se desarrolle y muera. Gran ocasión, pues, para desarrollarse cambiando. Pero gran posibilidad, también, para caminar hacia la insignificancia, la irrelevancia, la desconfianza, el desprecio, la muerte política. Y eso que el reclamo de “Pablo Iglesias” parece seguir teniendo tirón.

Sobre este blog

Think Bask, quiere ser una red de pensamiento analítico donde aquellas personas que generan conocimiento en nuestra sociedad, como universidad, investigadores sociales, analistas, fundaciones, ONG’s, sindicatos, partidos políticos, blogs, etc... tengan un cauce de expresión y un lugar de encuentro. En este espacio caben todas las opiniones y el debate es bienvenido.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
26 de mayo de 2014 - 23:45 h

Descubre nuestras apps

stats