La Guardia Civil y la Policía Nacional liberaron a 36 víctimas de trata en Euskadi en 2020, la mayoría mujeres y niñas

Presentación en Vitoria del balance 2020 de la Policía Nacional y la Guardia Civil por parte del delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso

La Guardia Civil y la Policía Nacional incautaron durante el pasado año 2020 más de 5.000 kilos de droga en Euskadi y lograron liberar a 36 víctimas de redes de trata de seres humanos, en su mayoría mujeres y niñas. Asimismo, desarticularon de 21 bandas de delincuencia organizada y dos células yihadistas dedicadas a captar y reclutar nuevos integrantes para la organización terrorista Daesh, según informa Europa Press.

Estos datos forman parte del balance 2020 de la Policía Nacional y la Guardia Civil que ha presentado en Vitoria el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, con el jefe superior de Policía del País Vasco, José Moisés Pérez, y el general jefe de la Zona de la Guardia Civil, Antonio Campos.

Según han señalado, 2020 ha sido un año marcado por la pandemia, también a efectos de delincuencia, ya que durante los meses de confinamiento, cuando se declaró el Estado de Alarma por la COVID-19, se produjo un descenso, según este balance de las Fuerzas de Seguridad del Estado(FSE).

En el caso de los delitos relacionados con la droga, la Guardia Civil en el ejercicio de sus competencias como policía judicial ha incautado cuatro toneladas de cogollos y 14.000 plantas de marihuana y ha desmantelado 13 naves de cultivo indoor.

Además, en el aeropuerto de Loiu ha requisado otros 15 kilogramos de cocaína, 7,2 de hoja de cocaína y 32 de marihuana; y en el Puerto de Bilbao ha intervenido 14 kilos de cocaína con destino a Irlanda y otros 185 kilos de marihuana con destino a Reino Unido.

Por su parte, la Policía Nacional se incautó de un total de 81,7 kilos de sustancias estupefacientes, entre ellas, 16 kilos de heroína y 60 de marihuana y 1.386 plantas de marihuana.

El pasado año la Policía Nacional desmontó 14 grupos delictivos vinculados a la trata de seres humanos. Además, las FSE liberaron a 36 víctimas de trata, en su mayoría mujeres y niñas. La trata de personas es el tercer negocio más lucrativo del crimen organizado en el mundo, sólo por detrás del narcotráfico y de la falsificación.

El delegado del Gobierno ha subrayado que esta lacra "constituye una de las violaciones de derechos más graves que siguen produciéndose en pleno siglo XXI". El perfil de las víctimas es principalmente femenino ya que mujeres y niñas están expuestas a un mayor riesgo de ser victimizadas, especialmente en situaciones vinculadas a la pobreza, conflictos armados o inestabilidad política.

Junto a la liberación de las víctimas de trata, en el balance conjunto de ambos cuerpos destacan la detención de 312 personas por la comisión de algún tipo de delito y la desarticulación de 21 bandas de delincuencia organizada.

Además, la Policía Nacional detuvo a seis personas por delitos de terrorismo, cinco de ellas pertenecientes a dos células yihadistas. Con estas detenciones se neutralizó dos células yihadistas dedicadas a captar y reclutar nuevos integrantes para la organización terrorista Daesh.

En este sentido, el delegado del Gobierno ha destacado la "permanente formación de los agentes de ambos Cuerpos para hacer frente a las nuevas formas de delincuencia y terrorismo", como es el caso de las células yihadistas desarticuladas.

La otra detención por terrorismo es la de Miren Itxaso Zaldua Iriberri, alias Sahatsa, implicada en el asesinato del presidente del Partido Popular de Aragón, Manuel Giménez Abad, cometido el día 6 de mayo de 2001 en Zaragoza y reivindicado por ETA.

Un zulo y tráfico de armas

La Guardia Civil también descubrió un zulo de ETA en Álava y las investigaciones sobre el tráfico ilícito de armas permitió la incautación de 49 cortas, 9 largas, 5 subfusiles, 2 ametralladoras, así como abundante munición para dichas armas y 2 granadas de mortero.

En el ejercicio de sus competencias de intervención de armas y explosivos, la Guardia Civil en Euskadi concedió 60.270 licencias, autorizaciones y revistas de diferentes tipos de armas y realizó 764 inspecciones a instalaciones y establecimientos sujetos a control administrativo --fábricas de armas o explosivos, depósitos, talleres, campos de tiro o empresas de seguridad--. Asimismo, tramitó 69 denuncias por infracciones relacionadas con diferentes clases y categorías de armas.

Durante el control de fronteras y vigilancia de puertos, interceptó a 263 migrantes clandestinos, 216 en el de Bilbao y 47 en el de Pasaia. En este ámbito, el balance destaca que las intrusiones de estos migrantes han disminuido un 75,65% con respecto a 2019.

En la vigilancia de puertos y aeropuertos, la Guardia Civil ha realizado un total de 5.243 inspecciones de la mercancía que ha llegado al Puerto de Bilbao y al de Pasaia.

En concreto, se han realizado 1.836 análisis de manifiestos de carga en buques atracados, 1.743 inspecciones de contenedores en los diferentes almacenes del recinto portuario y 1.664 inspecciones de contenedores con camión escáner de Agencia Tributaria. Derivadas de dichas inspecciones y de las irregularidades detectadas, se han formulado 267 denuncias.

Además, la Guardia Civil, en sus funciones de Resguardo Fiscal del Estado en el recinto aduanero de aeropuertos, levantó 404 actas de aprehensión, incautándose un total de 5.270 cajetillas de tabaco; 550,38 kg de productos cárnicos y lácteos; 77,95 kg de productos farmacéuticos y cosméticos; 1.045 kg de semillas, plantas y productos vegetales; 56 objetos, figuras y partes de animales; y 1.649 artículos de ropa, calzado, marroquinería o material telefónico.

Control de drones

Por otro lado, la Guardia Civil cuenta desde enero del año pasado con una unidad para vigilar drones, las aeronaves pilotadas por control remoto. Pegaso, que se dedica a vigilar el espacio aéreo de Bizkaia, durante su primer año de funcionamiento ha levantado 58 infracciones administrativas por falta de autorización, documentación, registro de medios o coordinación para la realización de la actividad aeronáutica.

En su labor de vigilancia de costas y salvamento marítimo, la Guardia Civil durante el año pasado practicó un total de 474 inspecciones en embarcaciones recreativas y profesionales, en las que se detectaron un total de 144 irregularidades sobre el uso indebido de embarcaciones, titulaciones, pesca profesional y de recreo y la Ley de Puertos.

Se prestó seguridad en 36 pruebas deportivas y se remolcaron 25 embarcaciones, auxiliando a sus ocupantes y se participó en nueve búsquedas de desaparecidos en el mar.

Por otra parte, la Policía Nacional tiene en el País Vasco competencias exclusivas en materia de extranjería, ámbito en el que expidió durante el año pasado 32.155 permisos de residencia. También tiene las competencias para expedir el Documento Nacional de Identidad (un total de 257.920) y pasaportes (52.771).

De las 1.571 personas detenidas por la Policía Nacional en 2020, 945 lo fueron por infracciones de la Ley de Extranjería, la mayoría por carecer de permiso de residencia, 142 por diversos delitos y 160 por reclamación judicial. Del total de detenidos, 63 de ellos estaban relacionados con redes de inmigración ilegal.

Por último, han recordado que durante el primer estado de alarma se activó el Centro de Coordinación Operativo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (CECOR-COVID 19), integrado por Guardia Civil, Policía Nacional, Ertzaintza, policías locales y Defensa, que tiene como objetivo garantizar la unidad de acción entre los distintos cuerpos en la aplicación de las medidas adoptadas por el estado de alarma.

Las reuniones desde marzo hasta mayo fueron quincenales. El delegado ha valorado "la eficacia y el buen funcionamiento" de este mecanismo de coordinación y "la profesionalidad y trabajo desarrollado por las fuerzas de seguridad del Estado, la Ertzaintza y las policías locales" para aplicar las medidas.

Etiquetas
Publicado el
15 de febrero de 2021 - 12:38 h

Descubre nuestras apps

stats