"La movilidad durante los puentes y la Navidad ha contribuido a la transmisión del virus", admite la consejera vasca de Salud

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, este miércoles en el Parlamento Vasco

La consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui, ha admitido que "la movilidad y las interacciones durante los puentes y la Navidad han contribuido a la transmisión del virus" y al repunte que vive Euskadi. Ha reconocido que se actuó por la simbología de esas fechas -"no nos podemos abstraer de lo que esas fechas suponen entre nosotros"- pero ha dado a entender que apenas hubo una relajación de las restricciones -aunque se permitieron viajes fuera de Euskadi en dos ventanas, se retrasó el toque de queda en Nochebuena y Nochevieja y se permitieron reuniones de diez personas los días 24 y 25 de diciembre- y que el "mensaje" del Gobierno era claro para recomendar limitar la actividad social. "Con las medidas que se adoptaron se pretendía minimizar [la movilidad y las reuniones]", ha señalado en el Parlamento, que ha retomado este miércoles las comparecencias semanales sobre la evolución de la pandemia.

Euskadi realizará un ensayo clínico con 1.000 personas para probar la vacuna contra la COVID-19 de Curevac

Euskadi realizará un ensayo clínico con 1.000 personas para probar la vacuna contra la COVID-19 de Curevac

Sean cuales sean los motivos, la realidad de los datos es que "el escenario es muy diferente al de hace tres semanas" y que ha acarreado cambios en la normativa. Sagardui opina que lejos de ser una tercera o cuarta ola -Euskadi vivió otro pico en agosto- es una prolongación de la segunda porque ésta nunca acabó. El repunte se produjo cuando la tasa de incidencia estaba en 235 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, alerta amarilla. En el plano positivo, la consejera se ha felicitado de que no haya circulación de la gripe este 2021 "debido a las medidas preventivas adoptadas para la transmisión para la COVID-19 y al gran número de vacunaciones".

En cuanto a la vacunación, hasta el lunes Euskadi había administrado 15.000 dosis de las remesas de Pfizer, que han llegado a "más de la mitad" de las 310 residencias vascas. "El ritmo es el previsto", ha destacado la consejera, que ha indicado que "este fin de semana" se ha vacunado. Sagardui ha insistido en que mantendrá su política de reservar el 50% de todos los envíos que se reciban para garantizar que todos los vacunados puedan tener la segunda dosis. Eso sí, ha explicado que aplicarán un nuevo protocolo con el producto de Pfizer de modo que de cada vial se extraerán seis y no cinco dosis, lo que permitirá maximizar el suero. Ello requerirá nuevas agujas y manejo del material.

La consejera de Salud ha informado igualmente de la llegada de las primeras 1.400 unidades de las 24.900 que se han asignado a Euskadi de la casa Moderna. Están ya almacenadas en el hospital de Cruces, en Barakaldo. Sagardui ha indicado que son más adecuadas para personas menores de 65 años, por lo que se administrarán a sanitarios con carácter inmediato, lo que supone un acelerón en el calendario previsto, ya que se había explicado que este colectivo iría una vez finalizada la ronda en residencias, de unas 33.000 personas entre mayores y gerocultores. Esta vacuna requiere también doble pinchazo, en este caso separado por 28 días y no por 21. Por ello, se guardará el 50%. Llegarán "cada dos semanas" y aunque precisa "menores condiciones de frío" -de 20 a 28 grados bajo cero y en Cruces las tienen a 22- "sí es más sensible al transporte", lo que explica también que no se lleven a residencias en el exterior.

17 positivos en el cribado de Txagorritxu

La directora general de Osakidetza, Rosa Pérez Esquerdo, ha acompañado a Sagardui en el Parlamento y ha aportado los datos de la situación hospitalaria en Euskadi. Ha hablado de 421 personas ingresadas -433 según el último boletín de la COVID-19- y ha señalado que representan el 9,70% del total de ingresados en los hospitales vascos. En la UCI hay 78 casos graves, exactamente el 25% de las 312 camas habilitadas. Hay otras 152 hasta 230 ocupadas por casos de otras patologías. "Todavía tenemos mucho margen de actuación", ha asegurado la máxima responsable del Servicio Vasco de Salud.

Sagardui y Pérez Esquerdo sí han querido puntualizar que no se excluyen del cómputo de casos en UCI a quienes dan negativo aunque sigan ingresados por problemas respiratorios originados por el Sars-Cov-2. La consejera lo ha atribuido a una mala interpretación de sus palabras en Radio Euskadi. De los 78 pacientes, 24 estarían "negativizados" por sufriendo aún las consecuencias de la COVID-19.

Por otro lado, fuentes del Departamento de Salud han informado a este periódico que el cribado realizado en Txagorritxu a mediados de diciembre tras la aparición de un brote hospitalario ha arrojado 17 casos positivos de 2.303 pruebas realizadas. Recientemente se han dado casos también en Leza (6) y en Zumarraga (15).

Etiquetas
Publicado el
13 de enero de 2021 - 18:35 h

Descubre nuestras apps

stats