El Athletic vuelve a jugar la Copa del Rey... y en Bilbao vuelven a completarse las reservas a pesar de las aglomeraciones de hace dos semanas

Aficionados del Athletic en la zona de Pozas en Bilbao antes de la final de la Copa del Rey hace dos semanas

Las imágenes que tuvieron lugar hace dos semanas en Bilbao y Donostia a pesar de la pandemia -y de su repunte- mostraban aglomeraciones en terrazas y calles de las ciudades y grupos de aficionados en aeropuertos y alrededor de los estadios. Todo ello, supuestamente, para animar a sus respectivos equipos antes de la final de la Copa del Rey. Dos semanas más tarde, el Athletic se enfrenta ahora al FC Barcelona en otra final copera y, con la tasa de casos de coronavirus disparada en Euskadi, el riesgo de que este sábado esas situaciones se repitan es latente. "Estamos completos", reconocen en los bares de Bilbao, que están recibiendo reservas para esa jornada.

El pasado 3 de abril, antes del partido contra la Real Sociedad cientos de aficionados colapsaron las calles de Bilbao al igual que antes se aglomeraron en Lezama para despedir al Athletic Club. Según informó la Ertzaintza, se se tuvo movilizar en esas calles a la unidad antidisturbios, la Brigada Móvil, para tratar de dispersar a la masa porque "no había distancias" y el uso de la mascarilla no siempre estaba siendo el requerido. También movilizaron patrullas de la Policía local.

Para evitar este tipo de situaciones, el departamento de Seguridad del Gobierno vasco ha alertado de que actuará "con rigurosidad". Por el momento, se establecerán controles en los alrededores de Lezama y en el aeropuerto, donde se espera que los aficionados despidan a los jugadores del Athletic, que partirá este jueves rumbo a Sevilla, donde el sábado se disputará la final de la Copa del Rey.

Sin embargo, es difícil parar el ambiente festivo en vísperas del partido, que se traslada a los bares y restaurantes de la zona. "Estamos completos". Esas son las dos palabras que escuchan los clientes que quieran reservar una mesa para comer este sábado en Bilbao. En el restaurante Peña Athletic del Casco Viejo, el teléfono no deja de sonar. "Llevan dos semanas llamando para reservar, desde el anterior partido. La gente tiene ganas, está emocionada y sobre todo, tiene ganas de ver ganar al Athletic. Es un momento puntual en el que a la gente le gusta salir a pesar de las restricciones", señala José, propietario del local, a este diario.

Desde que este lunes Bilbao entrara en la zona roja tras la Semana Santa, las restricciones en hostelería han aumentado con el objetivo de para el virus, que avanza sin control especialmente en la ciudad que ha detectado más de 900 casos en 7 días y que este miércoles ha reportado 163 de los 940 casos registrados en toda Euskadi. Cifras que hacen que la incidencia sobrepase ya los 500 casos por cada 100.000 habitantes en la villa.

"Tenemos cerca de 40 reservas, todo completo. Las hemos distribuido, algunos dentro y otros en la terraza, porque todos quieren comer, luego el partido se ve en casa", asegura José, al que el hecho de que no haya lluvia esta semana le ha permitido sacar la terraza y dar comidas en ella.

Los bares que no cuentan con un restaurante también han recibido reservas de cara al partido. En Café Bar Bilbao, ubicado en la céntrica Plaza Nueva, tienen reservadas algunas mesas para quienes opten por comer pintxos o tomar algo antes de irse a casa a ver el partido, que es a las 21.30.

"Lo llevamos como buenamente podemos. El sábado habrá movimiento. No somos un restaurante, pero hay reservas y sabemos que probablemente se llenará toda la plaza", aseguran desde el Café Bar Bilbao a elDiario.es

La situación para los bares y restaurantes que no disponen de una terraza como La Campa de los Ingleses, bar en el que la terraza cuenta con un desnivel y no les permiten dar comidas, es otra. En el caso de este restaurante que se encuentra junto al estadio San Mamés, lugar en el que antes de la pandemia multitud de personas se congregaban para ver los partidos del Athletic, en el momento en el que se anunció que Bilbao entraba en zona roja los clientes fueron cancelando las reservas.

"Al no tener posibilidad de dar de comer en la terraza por las limitaciones y el hecho de que a muchas personas les preocupe comer dentro, dada la situación, a hecho que muchas personas hayan cancelado sus reservas", lamenta Javier, propietario del restaurante. 

Al superar los 400 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, en Bilbao también se ha establecido el cierre perimetral salvo por causas justificadas. Las nuevas restricciones establecen que el interior de la hostelería ha de estar cerrado salvo en horario de desayunos y comidas (de 6.30 a 9.30 horas y de 13.00 a 16.30 horas). El problema ocurre a la salida de los bares y restaurantes, cuando las multitudes se aglomeran en las calles sin respetar la distancia de seguridad ni el uso de las mascarillas.

En nuestros especiales interactivos, se pueden consultar todos los datos sobre la evolución de la pandemia en Euskadi, sobre los positivos y fallecidos en todas y cada una de las residencias de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y el avance día a día de la campaña de vacunación. También tenemos mapas con los brotes más destacados.

Etiquetas
Publicado el
15 de abril de 2021 - 21:16 h

Descubre nuestras apps

stats