Extremadura confirma siete casos de la cepa británica y detecta su presencia en cinco áreas de salud

Un hombre se somete a un prueba para detectar la COVID-19

El Servicio Extremeño de Salud (SES) mantendrá una vigilancia constante, a través de la monitorización y de procesos de secuenciación del COVID-19, para detectar y adoptar medidas de prevención ante la variante británica del coronavirus.

Tras los siete casos ya confirmados por el Centro Nacional de Epidemiología de esta variante en Extremadura, el SES ha detectado esta presencia en algunas muestras de personas contagiadas, en concreto en las áreas de Salud de Badajoz, Don Benito, Llerena, Cáceres y Coria.

De momento, "no hay constancia de las variantes brasileña y sudafricana" en Extremadura, "pero sí de la británica", ha afirmado el consejero de Sanidad, José María Vergeles, este miércoles, por lo que ha remarcado la importancia de monitorizar los posibles casos como medida de prevención. En este sentido, ha anunciado el inicio de un "estudio centinela" dirigido a tomar muestras de personas que están contagiadas por coronavirus.

Estas muestras se recogerán en personas contagiadas de ambas provincias, aunque con especial atención en las comarcas próximas a la frontera portuguesa.

Estas muestras serán objeto de una secuenciación de las mismas para conocer el material genético del virus, es decir, "el DNI del virus", lo que permitirá conocer el tipo de variante.

Según Vergeles, en el Consejo Interterritorial se ha apuntado que la variante británica, un 70 % más contagiosa, podría sustituir en prevalencia a la actual, la de Wuhan, "alrededor del mes de marzo". "Hay que vigilarla muy estrechamente", ha aseverado el consejero.

En este sentido, ha expuesto que el Reino Unido, con más experiencia en esta variante, viene observando que las vacunas que se están administrando "van sirviendo" y que las medidas de prevención que se adoptan para la Wuhan son eficaces para la variante británica. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats