Iolanda Domínguez: "La rectificación de la Xunta en Verín es precaria, son necesarios tres pediatras hospitalarios"

Activistas abandonan el paritorio de Verín (Ourense) tras su reapertura.

En la frontera con Portugal, la localidad de Verín (Ourense) saltó a las noticias cuando la Xunta ordenó cerrar el paritorio de su hospital. Con él, desaparecía también el servicio de urgencias pediátricas. La tenaz lucha vecinal obligó al Sergas a rectificar. "La marcha atrás es precaria", explica la médica Iolanda Domínguez, integrante de la plataforma Verín non se pecha, "en pediatría hospitalaria tenemos un médico y otro de apoyo que hace las guardias, pero son necesarios tres". En todo caso, la victoria parcial sobre los planes del Gobierno gallego convirtió Verín en un símbolo del movimiento feminista y contra los recortes sanitarios.

Feijóo, sorprendido por el "interés de la gente por parir en Verín"

Feijóo, sorprendido por el "interés de la gente por parir en Verín"

¿Por qué el movimiento feminista eligió Verín como símbolo?

La punta del iceberg del conflicto fue el paritorio. El paritorio se convirtió en un tema muy mediático y se tomó como un ataque contra la mujer. Pero la problemática sanitaria va mucho más allá: es el hospital y es la atención primaria.

¿A qué se refiere?

En los últimos meses, en el último año, hemos perdido el dermatólogo, los cuidados paliativos, de cuatro cirujanos pasamos a dos, lo mismo sucede con los anestesistas. Nuestras reclamaciones eran por toda esta situación. De hecho, habíamos convocado una manifestación contra la precariedad sanitaria el 30 de noviembre [de 2019] y nos comunicaron el cierre del paritorio una semana antes. Eso provocó que asistiese mucha más gente.

¿Cuál cree que fue la razón de la marcha atrás de la Xunta de Feijóo al reabrir el paritorio?

Estoy convencida de que se debió a la presión social. Pacientes, médicos, vecinos y vecinas, vieron que se estaba desmantelando el hospital y reaccionaron. Además, el apoyo de los medios de comunicación, no solo de aquí si no de más allá del Padornelo, le hizo daño al Gobierno gallego. Se contradecían, cambiaban de explicación de un día para otro... Fue un sinsentido que quedó a la vista de todos.

¿Se fía de la rectificación?

Personalmente confío poco. De hecho, la rectificación es, a día de hoy, precaria. En pediatría hospitalaria tenemos un médico y otro de apoyo que hace las guardias, cuando son necesarios tres. No obstante, siempre será más fácil pelear una vez reabierto el servicio que hacerlo desde la nada. En todo caso, que la Xunta diese marcha atrás non significa el final de la lucha.

La política sanitaria del Sergas contrasta con las declaraciones de la Xunta sobre el medio rural.

Cuando nos comunicaron el cierre del paritorio, Félix Ruibal [gerente del Servizo Galego de Saúde en Ourense] me dijo que el rural se apoya abriendo fábricas y no manteniendo hospitales.

Desde el punto de vista sanitario, ¿qué otras dificultades relacionadas con la natalidad considera que existen?

En el Hospital de Verín tenemos obstetras y buenísimos. Tenemos tres pediatras de atención primaria estupendos. Pero más allá del bum mediático con el tema del paritorio, tan o más grave era que no había urgencias pediátricas 24 horas. Si un niño se ponía malo a las cuatro de la tarde, había que ir a Ourense. Esto afectaba a mucha más población [al reabrir el paritorio, el pediatra de guardia de partos atiende las urgencias hospitalarias de pediatría].

El Hospital de Verín da servicio a muchos otros ayuntamientos.

Imagine alguien de Vilardevós, o de Ríos, en zonas en que no hay servicio de autobuses y solo un taxi para todo el pueblo...

Etiquetas
Publicado el
2 de marzo de 2020 - 20:18 h

Descubre nuestras apps

stats