eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El Parlamento británico activa un mecanismo de emergencia para bloquear el Brexit duro de Boris Johnson

Diputados laboristas y conservadores rebeldes han aprobado una moción de emergencia para votar este miércoles una ley que bloquee una salida sin acuerdo

Si la Cámara de los Comunes aprueba este miércoles la ley, Boris Johnson buscará unas elecciones anticipadas

La semana pasada, Johnson anunció la suspensión de la actividad parlamentaria entre el 12 de septiembre y el 14 de octubre precisamente para evitar que diputados contrarios a un Brexit duro tuviesen tiempo para impedir una salida sin acuerdo

Johnson pide a Varadkar suprimir la cláusula irlandesa del "brexit"

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson. EFE

Boris Johnson pierde su primera votación como primer ministro de Reino Unido. El Parlamento británico ha iniciado con éxito su maniobra para frenar una salida de la UE sin acuerdo el próximo 31 de octubre. En un debate de emergencia, parlamentarios laboristas y conservadores rebeldes han presentado este martes un proyecto de ley para frenar un Brexit duro. La moción ha sido aprobada por 328 votos a favor y 301 en contra. Una mayoría de 27.

El proyecto será votado de manera definitiva este miércoles y Johnson ha advertido que si la ley sale adelante, que es lo más probable, buscará una convocatoria de elecciones anticipadas. "Si los parlamentarios votan esta ley mañana, la gente tendrá que elegir quién va a Bruselas el 17 de octubre", ha afirmado inmediatamente después de la votación. Johnson ha afirmado que si va el líder laborista, Jeremy Corbyn, hará lo que la UE quiera, pero que si va él, conseguirá un acuerdo.

Para convocar elecciones, el primer ministro necesita el apoyo de dos tercios de la Cámara, pero el Partido Laborista ya ha anunciado que votará en contra si antes no asegura que existe un freno para un Brexit sin acuerdo. "No bailaremos al son de Boris Johnson", ha advertido Keir Starmer, encargado del Brexit en el Partido Laborista.

La ley en cuestión establece que si la Cámara de los Comunes vuelve a rechazar un acuerdo después de la reunión del Consejo Europeo que tendrá lugar el 17 de octubre, el Parlamento tendrá que decidir si quiere una salida sin acuerdo el 31 de octubre. En caso negativo, la ley obliga al primer ministro a pedir a la UE una nueva prórroga hasta el 31 de enero de 2020.

La maniobra, orquestada por el Partido Laborista y diputados conservadores rebeldes, se puso en marcha como respuesta a la estrategia de Boris Johnson para garantizar un Brexit el 31 de octubre con o sin acuerdo. Para ello, el primer ministro ha decretado la suspensión de la actividad parlamentaria desde la semana que viene hasta el 14 de octubre con la intención de dejar sin tiempo a los parlamentarios para que no pudiesen aprobar ningún tipo de legislación que frenase un Brexit sin acuerdo. Pero se le han adelantado.

Desde el inicio de la sesión este martes, todo apuntaba a una derrota del líder conservador. Durante el debate, Johnson ha perdido la mayoría parlamentaria al cambiar de bando uno de sus diputados en plena sesión. Philip Lee, diputado desde 2010, ha pasado del Partido Conservador a los Liberal Demócratas porque Johnson "está buscando de forma agresiva un Brexit dañino".

En total, 21 diputados conservadores han votado en contra de Boris Johnson y han apoyado la ley que el primer ministro ha calificado de "ley de rendición de Jeremy Corbyn". Durante la mañana de este martes, Johnson había mantenido reuniones con posibles parlamentarios conservadores rebeldes para intentar convencerles de que su intención es llegar a un acuerdo con la UE.

El Partido Conservador expulsará del grupo parlamentario a los 21 diputados que han votado en contra de Johnson. "Para diputados como yo, Downing Street ha planteado el asunto como una elecciones entre expresarse o mantener el trabajo", ha señalado Sam Gyimah, uno de los rebeldes.

El obstáculo principal para la aprobación del acuerdo negociado entre el gobierno de Theresa May y la UE es la cláusula del 'backstop'. Esta tiene por objetivo evitar la creación de una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte y para ello contempla que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera a menos que ambas partes negocien un acuerdo comercial alternativo. Los defensores del Brexit rechazan esta posibilidad porque limitaría la salida efectiva de Reino Unido de la Unión Europea.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha