Macron declara el estado de alarma y aplaza la reforma de las pensiones y las municipales: "Estamos en guerra"

Emmanuel Macron en una imagen de archivo.

Emmanuel Macron ha declarado este lunes el estado de alarma en toda Francia para tratar de frenar el avance del coronavirus en el país. En un discurso a la nación, el presidente galo ha anunciado nuevas restricciones para lograrlo: la reducción de movimientos, el aplazamiento de la segunda vuelta de las elecciones municipales o de las reformar legislativas en curso -entre ellas, la de las pensiones- y la suspensión de las facturas de agua, gas, electricidad y alquileres para las pequeñas empresas.

Macron ha anunciado que desde el mediodía de este martes y hasta dentro de 15 días los franceses tendrán que permanecer en sus domicilios. Solo podrán salir para aquello que sea "estrictamente necesario": comprar bienes de primera necesidad, ir al médico, ir a trabajar -siempre que no sea posible el teletrabajo- y salir a hacer algo de deporte. Según el último balance del Gobierno, ya son 6.633 los casos confirmados y 148 los fallecidos con COVID-19.

"Estamos en guerra", ha repetido hasta cinco veces el presidente francés. "Estamos en una guerra sanitaria. No estamos luchando contra un ejército o con otra nación, pero el enemigo está ahí: invisible, escurridizo y avanzando".

Macron ha asegurado que toda la "fuerza" del Estado debe estar centrada en "frenar la propagación de la epidemia". Para ello, ha hecho un llamamiento a los franceses para que se comprometan, sean solidarios y tengan "sentido de la responsabilidad". "Francia nunca había tenido que tomar decisiones tan drásticas en tiempos de paz".

Apelando a la "responsabilidad" ha pedido a los franceses que se queden en casa y que solo salgan si es necesario; a los que están fuera, que vuelvan antes de que el martes se haga efectivo el cierre de las fronteras; y a las empresas, que "faciliten" el trabajo a distancia. Además, la distribución de mascarillas al personal sanitario será prioritario para el Ejecutivo.

Antes de su discurso, Macron se había reunido con el resto de su gabinete y con representantes del resto de partidos para estudiar qué medidas debían tomarse. En esa reunión, según informa el diario Le Monde, se habría planteado dos escenarios: el confinamiento inmediato de todos los franceses o un confinamiento tras 48 horas de margen.

La crisis del coronavirus en Francia ha provocado una caída en la participación de la primera vuelta de las elecciones municipales, que se han celebrado este domingo, y ha puesto en jaque la celebración de la segunda vuelta. Apenas ocho horas después de que el Gobierno ordenara el cierre de todo establecimiento público "no indispensable", abrieron 70.000 mesas electorales para acoger a los más de 47 millones de censados.

Menos de la mitad de los franceses (en torno al 45 % según las estimaciones) acudió a las urnas, lo que a ojos de los responsables políticos resta legitimidad al resultado, mientras la epidemia avanza a zancadas y registra ya 5.423 contagios, 400 de ellos graves, y 127 víctimas mortales.

Apenas cerradas las mesas, los responsables de todos los partidos pidieron al Gobierno que no se celebre la segundo ronda. El primer ministro, Edouard Philippe, ha propuesto este lunes la posibilidad de aplazarlas hasta el 21 de junio.

Etiquetas
Publicado el
16 de marzo de 2020 - 20:20 h

Descubre nuestras apps

stats