The Guardian en español

Diseñan un nuevo urinario de mujeres pensado para festivales y celebraciones callejeras

El nuevo diseño de una arquitecta danesa pretende facilitarle la vida a las mujeres en festivales y celebraciones populares en la calle

Richard Orange

Es la gran injusticia de los festivales y celebraciones callejeras. Mientras los hombres no se lo piensan dos veces, para las mujeres siempre es un problema cuándo y dónde encontrar un lugar para orinar. Gina Périer, una arquitecta francesa que vive en Copenhage, cree haber encontrado la solución. En el festival danés de Roskilde de esta semana, su empresa ha lanzado Lapee, alegando que es el primer urinario femenino fabricado industrialmente.

"Mientras estuvimos aquí el sábado y el domingo, lo utilizaron sólo chicas y estaban felices", afirmó, mientras supervisaba sus 48 diseños de espirales rosadas. "Nos han inundado de mensajes de Instagram. Todos decían 'por fin, algo para nosotras', porque la situación de orinar en un festival es muy humillante para las mujeres", contaba.

El concepto es bastante simple. Lapee recoge la idea de un retrete individual con un depósito incorporado, adaptado a la anatomía femenina y extendiendo un biombo separador para esconder a las usuarias. El agujero donde se orina está elevado para que las mujeres puedan 'apuntar' mejor. El diseño en espiral garantiza la privacidad.

A sus 25 años, Périer fundó la empresa el año pasado junto a su amigo danés Alexander Egebjerg, después de que ambos fueran voluntarios en un festival de música mientras estudiaban arquitectura. "Queríamos crear la versión femenina de un producto que existe en todo el mundo", explicó.

"Creo que no era tan complicado fabricar un urinario para mujeres. Lo que pasa es que es algo que fue diseñado por hombres y ellos sólo piensan en ellos mismos", denuncia. 

Al no tener puerta y con sitio para tres mujeres a la vez, los arquitectos aseguran que orinar allí sólo lleva 30 segundos, comparado con los tres minutos que requiere orinar en un lavabo convencional, siendo así seis veces más eficiente. La plataforma en la que las mujeres se ponen de pie o se agachan está elevada para evitar que alguien pueda mirar desde fuera y a la vez permite que la mujer pueda mirar a su alrededor.

"En realidad, tener puerta no es más seguro. Es lo opuesto", señaló Périer. "Con Lapee, estás en mejor posición para defenderte, comparado con quedar encerrado en un lavabo con alguien", continuó.

Los asistentes al festival tuvieron reacciones diversas, ya que algunas unidades se rebasaron y la ausencia de puerta generó algunas dudas.

"En mi opinión, hay que estar un poco borracha para utilizarlo", dijo Ida Blomberg (18). Pero su amiga Sol Grum (19) dio su aprobación al producto. "Cuando bebes, tienes que orinar todo el tiempo. El año pasado, las chicas teníamos que orinar delante de todos o esperar media hora. Esto está muy bien", afirmó.

Lapee no es la primera innovación en orinales femeninos. Hace más de dos décadas que se vende el Shewee, un urinario femenino portátil. Périer considera además que Lapee ha reducido los olores desagradables que caracterizaban al festival Roskilde. "Cuando eres una chica y vas al lavabo en un festival, suelen estar cubiertos de mierda, así que tener un sitio donde sabes que sólo se hace pis puede ser lo más lujoso del mundo", sentencia. 

Traducido por Lucía Balducci

Etiquetas
Publicado el
5 de julio de 2019 - 21:19 h

Descubre nuestras apps

stats