Ciudadanos en Madrid avisa a Ayuso y Almeida de que tomen nota de Murcia y no sigan "ninguneando" a sus socios

Ignacio Aguado y Begoña Villacís junto al presidenta, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

La moción de censura de PSOE y Ciudadanos para desbancar el PP del poder en la región y la ciudad de Murcia tiene ecos en Madrid. En la Comunidad gobernada por Isabel Díaz Ayuso (PP) los desencuentros han sido constantes entre los socios de coalición, y en Ciudadanos ya avisan a la presidenta madrileña de que "tome nota" de lo que podría llegar a pasar si se les sigue "ninguneando". La formación que lidera Ignacio Aguado descarta, sin embargo, que la moción en Murcia vaya a replicarse en la región. Vox ya pide elecciones anticipadas.

"Esto supone un aviso al PP para que se den cuenta que los gobiernos no son suyos, que dependen de Ciudadanos. Tienen que entender que no nos pueden seguir ninguneando”, asegura a elDiario.es una fuente del partido de Inés Arrimadas en Madrid. Las relaciones entre Ayuso y Aguado han sido pésimas desde que formaran gobierno en agosto de 2019.

Los de Aguado se han quejado de que el PP ha querido seguir gobernando como si ellos no formaran parte del Ejecutivo. "Siempre han creído que esto seguía siendo su chiringuito, pero no se han dado cuenta de que siempre han dependido de nosotros", añaden. La moción murciana llega después de que Ayuso plantease una "fusión" de los partidos tras los pésimos resultados cosechados en Catalunya. La primera consecuencia se ha producido con la suspensión de la rueda de prensa que Aguado ofrece cada miércoles para informar de los acuerdos del Consejo de Gobierno.

Ciudadanos también descarta que el efecto dominó se produzca en el Ayuntamiento de la capital porque "no existe un plan nacional". "Sirve para visibilizar que no gobierna el PP, dependen al 100% de nosotros", dicen desde las filas municipales, donde también consideran que el equipo de José Luis Martínez-Almeida les invisibiliza.

En la moción murciana también ha pesado, aseguran en el partido, los intentos del PP de echar el lazo a concejales naranjas en Madrid. Los de Casado, con Ayuso y Almeida a la cabeza, se lanzaron hace unas semanas a pedir la fusión para unir al centro derecha ante los recelos de Inés Arrimadas. La situación ha generado un clima de desconfianza entre el alcalde y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, inédito hasta ahora y cierta psicosis en Ciudadanos.

Desde el PSOE en la Asamblea de Madrid recuerdan que el partido "ganó las elecciones en la Comunidad de Madrid" y que la formación siempre ha estado estado dispuesta "a hablar para formar un gobierno que reforme, transforme y regenere la región". "Hasta ahora no tenemos información de que haya habido modificación alguna en la posición de Ciudadanos en Madrid, donde su apoyo fue decisivo para la investidura y forma parte del Gobierno con Díaz Ayuso", añaden en un comunicado.

Veto parental

El partido en Murcia ha esgrimido diferentes razones para justificar su ruptura con el PP en el Gobierno regional y en la ciudad: la corrupción, las irregularidades en el proceso de vacunación y el veto parental, que fue incluido en los presupuestos para asegurarse el apoyo de Vox a las cuentas de 2020. En Madrid, la formación de extrema derecha también está solicitando la polémica medida que plantea la posibilidad de que los padres prohíban para sus hijos algunas actividades programadas por los centros educativos para apoyar los presupuestos de 2021.

Hace menos de una semana durante el Pleno regional y solo 48 horas después de haber negado que en Madrid existiera un problema de adoctrinamiento, Ayuso abrazó los postulados de Vox durante la sesión de control en el Pleno regional, mientras los choques públicos crecían con Ciudadanos. La presidenta madrileña aseguró que "hay padres que quieren llevar a sus hijos a talleres donde se hable de conceptos LGTBI y contra el acoso me parece oportuno, pero habrá otros que decidan que no es así".

Los presupuestos siguen negociándose entre PP y Vox. Ayuso aseguró hace una semana que el acuerdo se produciría en unos días y la portavoz de la formación ultraconservadora Rocío Monasterio defendió este martes que están esperando ya una respuesta del PP para la presentación oficial del acuerdo. La moción murciana puede volverlos a dejar en un cajón, reconocen fuentes populares a este diario.

El miedo a una moción se replique en Madrid podría llevar a Ayuso a convocar unas elecciones anticipadas. No sería la primera vez que la presidenta se lo plantea. Vox ya pide comicios en todos los territorios en Madrid, Andalucía y Castilla y León. "La Presidenta debe convocar elecciones de manera inmediata. No podemos permitir la entrada de la izquierda por la traición de Ciudadanos", ha manifestado Monasterio.

Etiquetas
Publicado el
10 de marzo de 2021 - 10:44 h

Descubre nuestras apps

stats