CERMI Madrid denuncia el abandono al alumnado con discapacidad

El trágico suicidio el pasado viernes de una joven de 16 años con discapacidad, alumna del I.E.S. Ciudad de Jaén, ha llevado a CERMI Madrid a activar las alarmas sobre la situación que viven en las aulas los alumnos con discapacidad de la región. Además de trasladar a su familia y entorno su más sentido pesar, solicitan a las autoridades una investigación urgente sobre lo sucedido y piden al futuro Gobierno de la Comunidad de Madrid un mayor esfuerzo para la integración del alumnado con discapacidad en la educación ordinaria.

El centro de educación secundaria en el que estudiaba la joven, de titularidad pública y dependiente de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, es un centro de referencia para la región en la integración de alumnos y alumnas con discapacidad motórica. A pesar de sus buenas referencias, cuenta con denuncias previas de vulneración de los derechos del alumnado con discapacidad.

Los niños y niñas con discapacidad son, según numerosas investigaciones, más vulnerables y muestran mayor riesgo de sufrir bullying o acoso escolarbullying al ser más susceptibles de exponerse de manera sostenida a acciones y comentarios negativos por parte de sus compañeros, que pueden variar desde la intimidación o maltrato psicológico a la agresión física.

En muchos casos se minimizan o ignoran los casos de acoso escolar, especialmente de este colectivo, circunstancia que puede acarrear severas consecuencias como el abandono escolar, el déficit en las habilidades sociales y en la atención, ansiedad, depresión, trauma psicológico y físico o llegar al suicidio, como ha ocurrido lamentablemente en esta ocasión. Por ello, es necesario involucrarse con esta problemática y que los centros cuenten con apoyos especializados que les permitan establecer esquemas de prevención y de atención inmediata.

Decisiones como la desaparición en el 2012 de la figura del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid y los recortes acometidos en los centros, han supuesto un retroceso en los derechos del alumnado con necesidades educativas especiales. Para CERMI Madrid «es necesario involucrarse con esta problemática y comprender sus mecanismos».

Un largo camino por recorrer para educación inclusiva

Nueve años después de la aprobación de la Ley de Orgánica de Educación, en la que se incluye la Inclusión en el ordenamiento jurídico, no se han producido cambios efectivos en la Comunidad de Madrid en la atención educativa de alumnos con necesidades educativas especiales. Según CERMI Madrid: «Educar en la diversidad significa ejercer los principios de igualdad y equidad a los que todo ser humano tiene derecho, lo que conlleva desarrollar unas estrategias de enseñanza-aprendizaje que personalicen la enseñanza en un marco y dinámica de trabajo para todas las personas».

Es en esa batalla en la que se encuentra inmerso CERMI Madrid, que seguirá luchando para mejorar las condiciones educativas del alumnado con discapacidad y ofrecer una respuesta educativa desde el paradigma de la inclusión, basado en la igualdad de oportunidades, no discriminación y principios básicos de equidad.

Una educación inclusiva que ofrezca «a todo el alumnado las oportunidades educativas y las ayudas necesarias para su progreso académico y personal. La inclusión no puede reducirse a una simple cuestión curricular, organizativa o metodológica; la inclusión es más que todo eso, es una manera distinta de entender la educación a través de los medios y apoyos necesarios que la faciliten».

«Creemos firmemente que, partir de hoy, el futuro Gobierno de la Comunidad de Madrid debe hacer un esfuerzo mayor para incluir plenamente en la educación ordinaria al alumnado con discapacidad, ya que son personas que se encuentran en una clara desventaja en comparación con el alumnado sin discapacidad», explican desde CERMI Madrid.

Etiquetas
Publicado el
26 de mayo de 2015 - 11:17 h

Descubre nuestras apps

stats