La Calle Pérez Galdós, escenario de la campaña #ConLaVozBienAlta contra la LGTBfobia

La Calle Pérez Galdós ha sido el escenario elegido por la última iniciativa de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), una campaña que, bajo el nombre #ConLaVozBienAltadenuncia los comportamientos homófobos que todavía hoy se sufre en todo el mundo, incluido nuestro país. Su punto fuerte es un vídeo, grabado con cuatro cámaras ocultas, que muestra a una pareja gay estadounidense recién aterrizada en Madrid.

Sin ningún conocimiento de español, han reservado por Internet una habitación en un hostal y, perdidos por Chueca, piden a diferentes personas que se encuentran por la calle (en su mayoría españoles) que les traduzcan las instrucciones que su propietario les ha enviado por e-mail. Todos se ofrecen a ayudarles y, aunque al principio la traducción va sobre ruedas, incluso piensan que se trata de una broma cuando leen cosas como que «Lo más importante es que no paséis por Chueca porque parecéis muy gays».

Las caras de los viandantes cambian de color a medida que leen la carta. Al llegar al final del texto todos reaccionan de la misma manera: se niegan a explicarles qué dice y les sugieren que se busquen un alojamiento alternativo. Sorprendidos, la pareja pide que les traduzcan todo y, aunque al principio se encuentran reticentes por el delicado contenido del correo electrónico, al final hacen de tripas corazón y, emocionados e indignados a partes iguales, toman aire y, con un nudo en la garganta, explican en inglés todas las advertencias que les hace el dueño del hostal, donde les dice que ni se les ocurra tener sexo en su hostal, que ni tan siquiera se besen, porque «les saca a hostias».

Las reacciones son muy emocionantes y, la mayor parte de ellos, no sólo les dicen que vayan con el escrito a la policía sino que algunos incluso se ofrecen a acompañarles a la comisaría para denunciarlo. Si estamos tan concienciados de que ese tipo de comportamientos son un delito y que 4 de cada 10 de homosexuales, transexuales o bisexuales son víctimas de este tipo de comportamientos en su día a día, ¿por qué tan sólo 1 de cada 10 de los que son discriminados, perseguidos, insultados o agredidos da el paso y denuncia?

Este vídeo con cámara oculta, en el que los turistas son actores pero los transeúntes son de carne y hueso, nos hace reflexionar sobre la importancia de denunciar los menosprecios, burlas, insultos, agresiones físicas o amenazas homófobas que sufrimos o presenciamos, porque solo gritando #ConlaVozBienAlta se podrá acabar con la LGTBfobia. Y tú, ¿qué harías su fueras testigo de un ataque homófobo?

Etiquetas
Publicado el
30 de septiembre de 2015 - 13:53 h

Descubre nuestras apps

stats