La nevada deja en Tetuán una ciudad sin coches, deportes de alta montaña, muchas ramas rotas e infraestructuras dañadas

La nieve lo cubría hoy todo...para bien y para mal

El primer día de nieve, casi todas las fotografías que publicamos eran retratos amables y divertidos de una ciudad poco acostumbrada a convivir con nevadas del empaque de la que nos ha traído la borrasca Filomena. Hoy sábado, las fotografías de divertimento siguen llegándonos en tropel, pero también constatamos ya sucesos adversos ocasionados por el temporal que, sin duda, no serán los últimos de los próximos días.

 Ciudad de cuestas, ciudad de deportes de montaña

La complicada orografía de muchas partes de Tetuán, a veces ,es un serio problema, por ejemplo para personas mayores o con movilidad reducida. Pero, además de ser buenas para endurecer los glúteos, han servido en este extraño comienzo de año como improvisadas estaciones de esquí.

En la mañana del sábado hemos podido ver hacer snowboard en la calle de Serrallo, esquiar en Reina Mercedes y hasta presenciar grandes descensos en la impresionante cuesta de Pablo Iglesias.

Ciudad sin coches

Ver trineos por las calles de Bravo Murillo u Orense libres de coches ha sido hoy, para solaz de mayores y pequeños, la nueva normalidad. Bajo las luces de Navidad –ojo, que en algún lugar de la ciudad se han caído– gigantescos muñecos de nieve y vecinos compartían el espacio público que habitualmente pertenece a los coches. Los vehículos, aparcados en las orillas de las grandes vías de nuestro distrito, ni mirar al personal podían con la nieve tapándoles los ojos.

Por favor, mirad hacia arriba

Uno de los principales problemas de seguridad que está ocasionando la nevada, y que ya empezó a ponerse ayer de manifiesto, es el de ramas y árboles caídos por el peso de la nieve. Hay ya calles difíciles de transitar, cubiertas de ramas rotas y caídas. La fotografía de más arriba es de la calle Carolinas, cuyo pequeño arbolado se ha tronchado masivamente, pero la imagen se repite en muchas calles de la ciudad. El peligro de la nieve acumulada en árboles de mayor porte es, nos tememos, importante de cara a las próximas horas.

Ciudad averidada, ciudad hostil

El techo que el Ayuntamiento de Madrid construyó hace un par de años sobre parte de las pistas deportivas del Parque Rodríguez Sahagún se han venido abajo. Sin duda, van a ser muchas las infraestructuras que van a sufrir la tensión de una climatología extraña en estas latitudes (la cubierta del polideportivo GO Fit de Peñagrande ha corrido similar suerte, por ejemplo).

Ver a voluntarios quitar esta mañana la nieve de las casitas de las colonias gatunas de los descampados del distrito hacía pensar, irremediablemente, en las personas que viven en la calle o tienen casas precarias, sin calefacción o faltas de aislamiento. A este respecto, conviene decir que la Asociación Vecinal Cuatro Caminos Tetuán se ha ofrecido para ayudar a cualquier persona que puede encontrar dificultades asociadas a la borrasca.

Etiquetas
Publicado el
9 de enero de 2021 - 17:43 h

Descubre nuestras apps

stats