La portada de mañana
Acceder
La sexta ola y la nueva variante abren incógnitas sobre la Navidad
Estalla la guerra del vino entre Euskadi y La Rioja
'Cosas que no se recuerdan sobre la Ley Mordaza', por Rosa María Artal

Voto por correo en Madrid: solicitudes hasta el 25 de abril y refuerzo de la plantilla de Correos

Papeleta de voto por correo

Los ciudadanos empadronados en la Comunidad de Madrid ya pueden solicitar el voto por correo para participar en las elecciones a la Asamblea autonómica. Como ya sucedió en los comicios estadounidenses, entre el entorno trumpista; en nuestro país algunos perfiles en redes sociales vinculados a la derecha han iniciado una campaña de desprestigio contra esta forma de emitir el voto. Los profesores universitarios de Derecho Constitucional consultados por elDiario.es desmienten las acusaciones y aseguran que el sistema español de participación electoral por vía postal es fiable. 

Las peticiones de voto por correo para el 14-F triplican las de las últimas elecciones catalanas

Las peticiones de voto por correo para el 14-F triplican las de las últimas elecciones catalanas

Para reforzar el sistema y con la maquinaria electoral ya puesta en marcha de cara a los comicios del 4 de mayo, Correos ha propuesto a los sindicatos incrementar sus efectivos y aumentar con 735 contratos de refuerzo el número de trabajadores que van a estar volcados en este asunto tanto en las oficinas postales como en el reparto. 

La ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General (LOREG) establece que el servicio de Correos gestionará el voto por correspondencia. Con el procedimiento electoral ya abierto en las elecciones madrileñas, los electores empadronados en la Comunidad tienen hasta el el día 24 de abril (inclusive), 25 si lo hacen telemáticamente, para solicitar en Correos el certificado de su inscripción en el censo electoral autonómico. Esta petición se puede realizar tanto presencialmente en cualquier oficina como a través de la web del servicio postal. Si el elector opta por este último caso, que reduce los desplazamientos a las sedes físicas de Correos, necesita "acreditar su personalidad mediante firma electrónica", expone la empresa pública en una nota de prensa

En caso de que se opte por acudir de forma presencial a solicitar el voto, los ciudadanos deben acreditar su identidad ante el empleado de la oficina postal presentando el documento original del DNI, pasaporte o carnet de conducir. Teniendo en cuenta la situación de emergencia sanitaria en la que se encuentra el país, Correos ofrece la posibilidad de solicitar cita previa a través de su web o su app. 

Una vez que la Delegación Provincial de la Oficina del Censo Electoral en Madrid reciba la solicitud, este órgano "comprobará la inscripción, realizará la anotación correspondiente en el censo, a fin de que el día de las elecciones no se realice el voto personalmente, y extenderá el certificado solicitado", recoge la Loreg.

A partir de ese momento la oficina del censo electoral remitirá por correo certificado al elector, entre el 14 y el 27 de abril, "las papeletas y los sobres electorales, junto con el certificado mencionado en el párrafo anterior, y un sobre en el que figurará la dirección de la mesa donde le corresponda votar", indica la ley electoral. Esta documentación debe ser recibida personalmente por el elector previa acreditación de su identidad. Si no estuviese en su domicilio, debería recogerla personalmente en la oficina postal correspondiente. 

Papeletas custodiadas en cajas de seguridad

Desde la empresa pública defienden que todos los sobres "con los votos por correo admitidos, además de la papeleta, incluyen el certificado de inscripción en el censo, lo que garantiza la identidad del votante y del proceso". Tras recibirlos, Correos los envía "a la unidad de reparto adscrita al colegio electoral" y son custodiados "en las cajas de seguridad hasta su posterior entrega durante el día de las elecciones en las mesas electorales correspondientes".

La Loreg confiere a esta compañía la responsabilidad de conservar esta documentación hasta la fecha electoral, realizar un seguimiento de los sobres que reciben y su remisión a las juntas electorales correspondientes cuando termine el procedimiento electoral. Fuentes oficiales de Correos explican que cuando se abran los colegios el próximo 4 de mayo "un primer equipo de empleados de la empresa postal entregará los votos en custodia en las mesas electorales distribuidas en los locales electorales de toda la Comunidad".  Posteriormente "otro grupo de empleados hará llegar a las mesas electorales aquellos votos por correo que pudieran recibirse durante el transcurso de la jornada", añaden las fuentes consultadas.

A pesar de que la hemeroteca no recoge casos de pucherazo gestionados por correo postal y los expertos consultados avalan su funcionamiento. Una campaña en redes sociales ha tratado de desprestigiar esta vía de participación electoral. Entre los perfiles de la derecha que instigaban esta teoría de la conspiración, se encuentran Alfonso Ussía y Marcos de Quinto. Como gran parte del discurso de la extrema derecha, esta argumentación fue explotada previamente en EEUU, el expresidente Donald Trump se abonó a ella en las semanas previas a los comicios que se celebraron en su país en noviembre. 

Para el catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Valencia Carlos Flores el sistema español de voto por correo es "perfectamente fiable". "Nunca ha habido un problema mínimamente significativo en las votaciones por correo en nuestro país", apunta, para añadir posteriormente que lo que sí se ha producido es "un flujo de rumorología en torno a las posibilidades de fraude al respecto". "Rumorología de naturaleza cuasi-conspiranoica, sin base alguna", aclara. 

De una forma parecida se posiciona el catedrático en Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo Miguel Angel Presno, que también ratifica la fiabilidad del sistema. "Hay una serie de medidas garantistas que si no hacen imposible el fraude, lo dificultan mucho y diría que es imposible que tal cosa ocurra de manera suficientemente importante como para alterar unas elecciones en las que votan millones de personas", apunta. 

En las elecciones catalanas celebradas en plena pandemia el pasado 14 de febrero, el voto por correo se disparó. Se triplicaron las peticiones para participar en las elecciones a través de esta vía, pasando de las 78.876 solicitudes realizadas hace tres años a las 284.706 recibidas para los últimos comicios. En las elecciones generales de 2019 celebradas en el mes abril 207.772 residentes (4,38%) participaron de forma postal, en los comicios autonómicos celebrados un mes después la cifra fue parecida, con 200.608 papeletas gestionadas por Correos.   

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2021 - 23:17 h

Descubre nuestras apps

stats