Prueba del Kia Sorento Hybrid, un SUV monumental en varios sentidos

Kia Sorento Hybrid.

El Sorento fue, allá por 2002, el primer todocamino de una nueva era de Kia definida por modelos más ajustados a los cánones europeos y que ha situado a la marca en una posición de fuerza en los mercados del Viejo Continente. Cuatro generaciones después, el coche ha alcanzado un nivel de sofisticación tecnológica -y también de diseño- que lo convierten en una de las alternativas más refinadas entre los SUV equipados con siete plazas que se pueden adquirir en España.

En pleno temporal Filomena, hemos tenido la ocasión de conducir el nuevo Sorento en su versión híbrida y de probar a fondo sus aptitudes sobre firme cubierto enteramente por nieve y hielo, como puede apreciarse en las imágenes. Dentro de unas semanas está prevista la comercialización de una variante híbrida enchufable que contará con 265 CV, tracción total y autonomía en modo eléctrico estimada en 68 kilómetros.

El full hybrid dispone de un sistema de propulsión integrado por un motor de gasolina Smartstream 1.6 T-GDi y otro eléctrico que entregan en conjunto 230 caballos y 350 Nm de par máximo, más una batería de 1,49 kWh de capacidad. Asociado a una transmisión automática de seis velocidades, puede tener dos o cuatro ruedas motrices y su consumo medio se sitúa entre los 6,7 y los 7,4 litros/100 km, según versiones, en ciclo WLTP.

La unidad de pruebas, de tracción 4x4, correspondía al acabado más lujoso de los dos disponibles, Emotion (49.973 euros), además de incorporar un Pack Luxury (3.600 euros) que añade estacionamiento remoto, head-up display, asientos delanteros con ajuste eléctrico y ventilados, función de memoria en el del conductor, estribos laterales, pedales deportivos y tapicería en piel napa.

Con todo este equipamiento a cuestas, el Sorento se acerca a las dos toneladas de peso y, sin embargo, el buen trabajo del sistema híbrido le permite registrar consumos que podemos considerar contenidos para un vehículo de estas proporciones y 4,81 metros de longitud.

Durante la toma de contacto celebrada en octubre obtuvimos una media de 8,5 litros/100 km en un recorrido que incluía algún puerto de montaña y que cubrimos a ritmo ligero para calibrar las reacciones del coche. En la prueba, limitada por la tormenta de nieve caída sobre Madrid, que hemos completado días atrás, el consumo ha rondado los 8 litros/100 km, aunque ha transcurrido casi enteramente por ciudad y en condiciones mucho más complicadas de lo habitual, por lo que no debe considerarse en absoluto concluyente.

Acerca del comportamiento en carretera, solo podemos remitirnos a las impresiones que nos dejó la ascensión al alto de Navafría en octubre, donde nos sorprendió gratamente la relativa agilidad de este vehículo mastodóntico. Apuntamos entonces varios factores que debían de favorecer esa cualidad, entre ellos la presencia de las baterías de alto voltaje pegándolo al suelo y equilibrando su reparto de masas.

Nos referíamos también al cambio accionado manualmente con las levas del volante como aliado perfecto para lanzar al Sorento de curva en curva sin perder en ningún momento la compostura. En su modo convencional, la transmisión automática se maneja mediante un mando giratorio que sustituye a la palanca de cambios tradicional y que despeja considerablemente la zona de la consola central.

Junto a él encontramos el selector de programas de conducción -Eco, Sport y Smart- que, en los modelos que lo incorporan, da acceso además al Terrain Mode, gracias al cual se adapta la tracción a la circulación por nieve, barro o arena. Los días pasados hemos podido hacer un uso intensivo de este modo off road, cuya eficacia ha sido destacable teniendo en cuenta que la unidad de pruebas montaba neumáticos convencionales de los ahora denominados de verano.

Hasta siete pasajeros con todas las comodidades

Del sofisticado interior del Sorento Hybrid en acabado Emotion destacamos la luz ambiente en siete colores a elegir, la pantalla del navegador de 10,25 pulgadas y el cuadro de instrumentos de 12,3, que presenta como gran novedad que sus dos esferas muestran, cuando tenemos intención de adelantar y accionamos el intermitente, la imagen captada por los retrovisores exteriores, como si de monitores de ángulo muerto se tratara.

El nuevo Sorento no solo ha crecido por fuera, sino que también ha visto incrementarse su distancia entre ejes en 35 milímetros con el fin de ofrecer más espacio (93 mm) para las piernas de los pasajeros de la segunda fila de asientos. Estos disponen de reposabrazos y portavasos, tomas USB y cortinillas laterales, y pueden deslizarse y abatirse apretando un botón para facilitar el acceso a la tercera hilera.

Casi el mismo nivel de comodidad disfrutan los ocupantes de la sexta y séptima plazas, al tener a su disposición asientos de la misma calidad que los demás, asidero para favorecer la entrada y salida, portavasos, puertos USB y mandos propios de climatización. Estas plazas pueden plegarse accionando unos pulsadores situados en el maletero, con lo que se habilita una superficie de carga plana.

El maletero gana 45 litros respecto al modelo precedente y se mueve, en esta versión híbrida que conlleva una mínima merma de capacidad, entre los 1.996 litros si solo desplegamos dos asientos y 179 cuando se utilizan los siete. Haciendo uso de las cinco plazas habituales, el volumen disponible alcanza unos imponentes 813 litros que permiten cargar lo habido y por haber.

Terminamos con una mención al abundante equipo de seguridad que atesora el Sorento, con elementos como los frenos multicolisión, el airbag central entre las plazas delanteras -y los laterales de tipo dual-, y el aviso de cinturones en los siete asientos, con pretensor en los de la segunda fila y anclajes Isofix en los de la tercera. El control de crucero adaptativo cuenta ahora con funciones de curva y stop & go, y es novedad en la gama un dispositivo anticolisión para la salida del aparcamiento en línea.

Etiquetas
Publicado el
26 de enero de 2021 - 15:16 h

Descubre nuestras apps