El coste total de los coches nuevos aumentará un 4% en 2021 por el ciclo de pruebas WLTP

Hasta los pequeños utilitarios se verán afectados por la nueva prueba de homologación.

Víctor Celaya

El 1 de enero del año próximo, el ciclo de pruebas WLTP pasará a ser la única norma de homologación de consumos de los automóviles que salgan al mercado. Al ser más estricto que el ciclo anterior, NEDC, se esperan alzas importantes en las mediciones, más reales, de emisiones de CO2, consumos, huella ambiental y TCO (coste total de propiedad, por sus siglas en inglés) de los coches, un hecho que interesa y preocupa de manera especial a los gestores de flota.

La firma Arval Consulting ha calculado en el 4% el incremento del TCO de las flotas y, por tanto, de las cuotas mensuales de renting, en un estudio centrado en turismos de gasolina y diésel y en los principales segmentos representados en las flotas de nuestro país. Uno de los aspectos clave del nuevo marco que conformará la norma WLTP es que, al acercarse más en sus resultados al uso del vehículo en la vida real, tendrá un impacto notable sobre el impuesto de matriculación.

En 2021 nos encontraremos con otro factor que podría encarecer en buena medida los coches, tanto los de particulares como los de empresa. El primero de enero comenzarán a conocerse las sanciones que impondrá la Unión Europea a los fabricantes que hayan superado durante el año en curso la media de 120 gramos de CO2 por kilómetro, y cabe esperar que más de uno recurra a repercutir la multa a sus clientes en forma de subida del precio de sus modelos.

La suma de ambas circunstancias permite adelantar que el último trimestre de este extraño 2020 puede ser un momento propicio para cambiar de vehículo. A las ofertas que las marcas están presentando para compensar las pérdidas derivadas del parón de la economía por la pandemia se suman el hecho de que en el tramo final del año suelen abundar los vehículos kilómetro cero y, ahora, este previsible aumento de las tarifas a la vuelta de tres meses.

Volviendo al estudio de Arval, en 2021 se prevé un aumento significativo de las emisiones medias de CO2 de los modelos diésel y gasolina, de acuerdo con un ciclo WLTP que afectará de forma particular a los primeros. La subida será de hasta un 36% (34 g/km más) en los coches de gasóleo durante el periodo 2018-2021 y de hasta un 30% (36 gramos más por kilómetro) en los de gasolina.

Las cifras por segmentos serían:

Por lo que se refiere al impuesto de matriculación, numerosos vehículos que hasta el momento estaban exentos de pago, al estar por debajo de las cifras exigidas de emisiones (120 g/km), ahora tendrán que tributar. Solo el 7% del total continuará disfrutando de la situación actual, cifra que hoy asciende al 36%. Además, muchos otros coches que ya lo pagaban saltarán de tramo impositivo con la entrada en vigor -en exclusiva- del WLTP.

En el segmento de los modelos pequeños, el 77% de los matriculados en 2020 están exentos de pago bajo la normativa NEDC-C o NEDC correlado -simulado-, la norma de transición que dejará de usarse el 31 de diciembre. El año próximo, ese porcentaje bajará al 15%, y el 22% que pagaba el primer tramo (4,75%) se convertirá en un 74%. El 1% que estaba en el segundo tramo (9,75%) pasará a un 10%.

En la categoría de coches medianos, solo el 6% podrá librarse del impuesto, por un 33% que lo hace en la actualidad. No habrá muchas diferencias en el primer tramo -el porcentaje de modelos afectados subirá del 48% al 52%-, pero en el segundo pasará del 13% al 30% y en el tercero (14,75%), del 6% al 13%.

En cuanto al segmento de los coches grandes, el 28% de los vehículos matriculados en 2020 están exentos de pago, proporción que en 2021 se reducirá al 6%. Como en los medianos, el mayor impacto se situará en el segundo tramo, que pasa del 19% al 35%, en tanto que el tercero aumenta del 2% al 11%.

Entre los coches de lujo, únicamente el 13% no paga este tributo, y la cifra descenderá aún más, al 6%. El segundo tramo caerá del 56% al 30%, mientras que el tercero y el cuarto aumentarán del 20% al 48% y del 1% al 21%, respectivamente.

Todo lo dicho va a traducirse en un aumento de la cuota mensual de renting, en una horquilla que Arval Consulting cifra en 18 euros para un utilitario de gasolina y hasta 51 euros en un vehículo diésel de lujo.

Esta sería el incremento de la cuota aplicando el valor WLTP al impuesto de matriculación en los distintos segmentos:

El estudio analiza, por último, la incidencia que tendrá la desaparición del ciclo NEDC en el TCO de los automóviles nuevos, que oscilará entre el 1% de subida de precio de un coche pequeño de gasolina y el 5% que le corresponderá a uno mediano con motor diésel. Aunque a primera vista un alza media del 4% pueda parecer razonable, advierte Arval, hay que tener en cuenta que estos cálculos se han realizado con base en el valor NEDC-C y que, en flotas de vehículos anteriores a 2010, el incremento puede llegar al 10% en algunos casos.

El aumento medio del TCO por segmentos es el siguiente:

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2020 - 16:08 h

Descubre nuestras apps

stats