La portada de mañana
Acceder
Una amplia mayoría de españoles reclama explicaciones al rey emérito
El PP de Feijóo abraza la conspiración en su asalto a la Moncloa
OPINIÓN | 'Noche en el museo', por Antón Losada
Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

La guerra en Ucrania y el fascismo: caso Roman Zozulya

Nunca me ha gustado el fútbol, pero soy completamente consciente de que no solo mueve cantidades ingentes de dinero, sino que revoluciona a las masas como nada en este mundo. En un país y en un mundo, donde la gente no profundiza y se deja llevar por la información básica y superficial que obtiene de forma inmediata, sin someterla a juicio de ningún tipo, simplemente por pereza debida a la inacción de sus mentes acostumbradas a tragar sin masticar, el patriotismo se reduce a colgar las banderas de su país en los balcones de sus viviendas cada vez que su equipo nacional de fútbol gana algún campeonato.

En cualesquiera otra ocasiones, esas mismas personas, avergonzadas de su historia o simplemente inconscientes de ella, consideran el hecho de mostrar orgullosos su bandera o proclamar su nacionalidad ante el mundo como acto de fascismo. Sin embargo, esas mismas personas, que se autoproclaman antifascistas se quejan de que los extranjeros les quitan el trabajo, pero llaman fascistas a aquellos que intentan proteger y luchar por la unidad nacional de su patria.

Nunca me ha gustado el fútbol, pero no pude sentir vergüenza ajena e indignación más profunda al ver qué tipo de bienvenida recibía el ucraniano Román Zozulya en su nuevo equipo. Es curioso, cuán sencillo es gobernar las mentes llenas de idealismos equivocados e ideas falsas divulgadas por los más interesados. Nadie se pregunta por la situación actual real de Ucrania, un país que está a tan solo 3.000 kilómetros de España, que lleva varios años en guerra encubierta, que ya ni sale en los medios de comunicación y, por tanto, no existe para muchos.

Crimea se separó tan fácilmente de Ucrania, sin ningún tipo de oposición ni intervención de la comunidad internacional, justificándolo los responsables y los partidarios con que siempre había sido territorio ruso, que sus habitantes nunca se sintieron identificados con Ucrania, país al que pertenecía, sin embargo, nadie, en ningún momento tuvo en cuenta la opinión de la población nativa de la península, los tártaros.

Lo mismo pasa con las regiones ucranianas que están en guerra en este preciso momento. Así es. Aunque no salga en los medios de comunicación, las regiones de Lugansk y Donetsk siguen en guerra. Cada cierto tiempo los rebeldes que comenzaron el conflicto al decidir separarse de Ucrania asesinan cruelmente a la población civil, esas personas autoproclamaron su propio gobierno llamado República Popular de Donetsk y de Lugansk, respectivamente, y emiten documentación perfectamente válida y aceptada con sellos de sus nuevas entidades recientemente creadas, y lo más importante, por todo el territorio ucraniano siguen llegando citaciones para todo aquel menor de 55 años que haya hecho servicio militar para participar en la zona de la operación antiterrorista.

Cualquier ucraniano tiene amigos o familiares que han muerto en aquella trágica y oscura zona. Muchos de los que reciben las referidas citaciones huyen de Ucrania porque no quieren morir y es comprensible. El gobierno no toma medidas efectivas para acabar con ese conflicto y al estar involucrada Rusia es complicado tomar cualquier medida, y mientras los gobiernos se pasan la pelota, para no tomar decisiones, muere gente inocente. La falta de material y de formación militar en Ucrania hace que solo los más fuertes y valientes sobrevivan, los demás huyen. Polonia se negó a aceptar a los refugiados sirios porque ha recibido cantidades de refugiados ucranianos.

Hay quien considera a esos refugiados cobardes, por huir de su país que los necesita. Pero mi pregunta es: ¿cuántos jóvenes españoles irían a defender a su país en caso de que Cataluña fuera separada del territorio español y anexada a Francia, mientras que Extremadura y Castilla y León se rebelasen contra el Gobierno español para separarse y ser independientes?

Muchas personas consideran que el caso de Lugansk y Donetsk se asemeja o directamente equivale a la situación del País Vasco y de Cataluña, que desean la independencia, pero ni mucho menos. Les animo a que se informen sobre las razones históricas de esas dos regiones ucranianas, su pasado, su estatus cultural dentro de Ucrania y el dinero que se mueve ahí y de dónde proviene. Les daré una pista a aquellos que luchan contra el fascismo y las multinacionales: el fútbol y las minas.

Así mismo, volviendo al tema del futbolista ucraniano Román Zozulya, fue atacado por sus supuestas ideologías neonazis y fascistas. ¿Por qué? Porque llevaba una camiseta con el escudo de Ucrania y por salir en algunas fotos vestido con el atuendo militar y portando armas.

He de decir que si aquellos ultras que lo atacaron, tan antifascistas como se proclaman, tuvieran algún amigo ucraniano, en cualquier zona del país, verían que fotos con uniformes militares y armas llenan las redes sociales de Ucrania. ¿Por qué? Porque Ucrania está en guerra, porque las citaciones siguen llegando a los hogares ucranianos y el conflicto se sigue llevando las vidas de los inocentes. Y en cuanto a las camisetas con el escudo de Ucrania, los mercadillos de souvenirs de todo el país están llenos de esos trastos. Algunos ni siquiera lo llevan por ningún tipo de principio, sino porque el escudo de Ucrania es un símbolo bonito, porque seguramente tiene orígenes paganos, porque su popularidad se asemeja a la popularidad del trébol en la cultura celta. Y los colores de la bandera llamada “nacionalista” roja y negra son colores históricos de la libertad y la sangre derramada para conseguir esa libertad que es exactamente lo que hizo ese país, Ucrania, a lo largo de todos sus años de historia, para conseguir su independencia, que están minando ahora unas cuantas personas desde dentro. Y todo ello por desconocimiento, por ignorancia, por falta de capacidad analítica, porque las mentes prefieren la inacción antes que la acción, porque es más fácil decir que Zozulya es fascista e intentar perjudicar su carrera profesional, en lugar de profundizar un poco más en sus raíces, en su historia, abrir la mente y sentir un poco de empatía por un país en guerra, aunque no salga en la televisión.

Y, además, ¿cuántos de aquellos que critican abiertamente y al mismo tiempo el fascismo y la cobardía ante los actos militares, llegan a sus casas después de un día duro de trabajo y se ponen a jugar a la Playstation a matar? Algunos tienen la suerte o la desgracia hoy en día de jugar a una guerra real. Quizás solo sea envidia lo que sienten los ultras del Rayo Vallecano.

Es injusto que la carrera de un deportista tenga que depender de las opiniones injustificadas de los fans de un equipo. Pero el fútbol mueve las masas. Y si Zozulya pudo salvar su vida de la guerra, no sería justo perderla a mano de unos ignorantes.

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats