La portada de mañana
Acceder
El incremento de la transmisión asoma a España a una segunda ola
Las 'amistades peligrosas' de Juan Carlos I
Análisis - ¿Un buque de carga abandonado en Beirut? Más frecuente de lo que parece

Opinión

El Rey Felipe, Letizia y un país en la mochila

Los reyes reanudan en Murcia su gira autonómica

0

No sé quién está detrás de la campaña de lavado de imagen de la Casa Real, pero sea quien sea parece un infiltrado de los partidarios de la III República. 

Mientras siguen apareciendo noticias de las presuntas corruptelas del Rey Emérito, Juan Carlos I, -y su prestigio sigue arrastrándose por las alcantarillas de la decepción y las estaciones de aguas residuales parecen los jardines de Versalles en comparación con su vida privada, que no íntima-, los actuales monarcas o quienes les aconsejan siguen empeñados en perder adeptos, fieles y súbditos en cada viaje que hacen.

Sin duda, la monarquía vive las horas más difíciles de su historia moderna y sólo podrán dar un giro a su triste trayectoria de los últimos años si empieza a hacer justo lo contrario de lo que está haciendo. Solo pidiendo perdón, devolviendo el dinero que pulula por paraísos fiscales, convirtiendo la Casa Real en el Palacio de Cristal y, principalmente, dando ejemplo de compromiso con las instituciones podrán seguir los Borbones viviendo de los españoles unas cuantas generaciones más.

Pero si siguen rodeándose solo de bufones y pactos de silencio con los medios de comunicación más importantes sin exigir al Rey Emérito un acto de humildad, aclarando primero y devolviendo después a las arcas públicas todos los millones que ha manejado sin conocimiento de la Hacienda Pública; si siguen paseando por las comunidades autónomas como si fueran ‘Ken y Barbie’; si siguen sin dar explicaciones de lo que ha ocurrido en palacio mucho me temo que la futura Princesa de Asturias no llegará a reinar.

Lo único bueno de todo esto es que la sociedad española está reaccionando y si desde Casa Real se piensa que el silencio y el tiempo harán que el Río Real vuelva a su cauce se equivocan.

Sus Majestades visitan Murcia y Cieza y seguro que habrá vítores, banderitas y Vivan los Reyes. Por cierto, la última vez que vinieron los dos por esta Región, Letizia preguntó: "¿El color este marrón del Mar Menor es normal?". No Majestad, ni el color marrón es normal, ni lo que está ocurriendo con la Casa Real tampoco. Ambos están presuntamente llenos de ‘mierda’.

Si Labordeta levantara la cabeza.

Etiquetas
Publicado el
7 de julio de 2020 - 10:16 h

Descubre nuestras apps

stats