La portada de mañana
Acceder
El Gobierno pide limitar los encuentros sociales
Calvente Vs. Podemos: la causa promovida por un exabogado del partido que ha puesto sus cuentas bajo la lupa judicial
La división de las derechas impide a Casado consolidarse como alternativa de Gobierno

La crisis del PP y Ciudadanos en Murcia amenaza la continuidad del Gobierno municipal en coalición

José Ballesta, alcalde de Murcia

La relación entre el Partido Popular y Ciudadanos como socios de Gobierno en Murcia pende de un hilo. El jueves 11 de junio, ambas formaciones dirimirán cómo continuará del Gobierno de coalición del municipio murciano. La situación se produce después de que Mario Gómez, primer teniente de alcalde y miembro de Cs, anunciara un plan de reactivación económica para la localidad de 70 medidas, consensuado con PSOE y Podemos-Equo.

Las consecuencias fueron inmediatas: el día que se anunció el acuerdo a tres bandas, el alcalde popular, José Ballesta, suspendió la junta de Gobierno que iba a celebrarse esa misma tarde por "la inestabilidad generada", tras el pacto entre Cs y partidos de la oposición. La polémica alcanzó las redes sociales cuando Rebeca Pérez, concejala de Movilidad Sostenible y Juventud del Ayuntamiento de Murcia, escribió el 7 de junio un hilo en Twitter denunciando "una de las situaciones más graves de traición y deslealtad" que había vivido, a raíz del acuerdo entre Cs, PSOE y Podemos-Equo.

La edil acusó a Gómez de haber "sobrepasado todas las líneas rojas, intentando romper el pacto de gobierno 'por la puerta de atrás'. Pérez llegó a pedir al portavoz de Ciudadanos que se dejara las "artimañas políticas" y que presentara una moción de censura en caso de querer gobernar con los socialistas y Podemos.

La relación entre José Ballesta y Mario Gómez comenzó con turbulencias desde que germinó el Gobierno en coalición el 15 de junio de 2019. Las negociaciones se apuraron hasta el último momento, y el saldo salió a favor de Ciudadanos, que consiguió colocar en diferentes carteras a los cuatro ediles obtenidos en los comicios del 26M. Ballesta consiguió repetir otros cuatro años como alcalde, pero con menos libertad que en la pasada legislatura, perdiendo votos en favor de otras formaciones.

La crisis de gobierno la ha capitalizado la áspera relación de Gómez con los populares, que consideran que se encuentran en un punto de "no retorno" con el concejal de Ciudadanos. De plantearse una reestructuración del Gobierno sin el apoyo de los naranjas, los número no cuadran. La mayoría absoluta con la que venían gobernando hasta hoy se sitúa en quince concejales, once del PP y cuatro de Cs. En caso de asociarse con Vox, con tres ediles en el Ayuntamiento, a Ballesta le faltaría un apoyo que le evite tener que plantear un gobierno en minoría.

Tras el acuerdo con los naranjas, parece difícil que PSOE o Podemos-Equo vayan a facilitar esta vía a los populares. La única opción que le resta al Gobierno municipal es encontrar algún edil que dé su brazo a torcer y permita la continuidad del Partido Popular al frente de Murcia, tal y como lleva haciéndolo desde hace 25 años.

Por lo pronto, una moción de censura desde Ciudadanos con apoyo de PSOE y Podemos-Equo parece descartada. Así lo hizo saber Jerónimo Moya, portavoz de la comisión gestora de Cs a nivel regional en una entrevista concedida a la 7 Región de Murcia. Moya, que reconoció saber del acuerdo de Gómez con los portavoces del PSOE y Podemos, negó que fuera a haber intento alguno de destitución del actual Gobierno.

Etiquetas
Publicado el
10 de junio de 2020 - 08:00 h

Descubre nuestras apps

stats