Navarra Suma exige a Chivite romper con EH Bildu para negociar los presupuestos

El presidente de UPN y portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, en el Parlamento de Navarra.

Rodrigo Saiz


0

Navarra Suma, la coalición de UPN, PP y Ciudadanos en la comunidad foral, ha rechazado sentarse a negociar con el Gobierno de la socialista María Chivite los presupuestos del 2023, los últimos de la presente legislatura, si antes estos no “rompen” con EH Bildu, formación con la que han aprobado las cuentas en los tres cursos anteriores. El presidente de UPN y portavoz en el Parlamento de Navarra de la coalición de derechas ha anunciado que si no se produce esa ruptura en las próximas horas, su grupo ni siquiera acudirá a la reunión a la que ha sido convocado el miércoles con la consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz, para iniciar conversaciones con los grupos de la oposición en busca de un acuerdo necesario para la aprobación de los presupuestos en la Cámara Foral.

“Estamos en buena disposición, pero si no rompe con [EH] Bildu, no hay nada que hablar”, ha sentenciado Javier Esparza, quien el curso pasado se levantó a los diez minutos de comenzar el primer encuentro de la negociación con el Gobierno por el mismo motivo. “No vamos a compartir un acuerdo de presupuestos con EH Bildu”, ha añadido.

El presidente del partido regionalista navarro ha pedido a la presidenta de la comunidad foral que “rompa con las medidas radicales de [EH] Bildu” porque, según ha señalado “[EH] Bildu es sinónimo de más pobreza, de menos prosperidad, de menos empleo, de menos empresas, de menos dignidad, de menos democracia y de menos libertad”. Entre las medidas que el Ejecutivo foral acordó con la coalición abertzale para garantizar su apoyo a los presupuestos del 2022 se encontraban un complemento a las pensiones más bajas, la creación de una empresa pública que gestione las ambulancias o la gratuidad de las escuelas infantiles para las rentas inferiores a 18.000 euros, entre otros aspectos. Medidas “sociales”, según ha destacado la propia presidenta María Chivite, alejadas de cuestiones identitarias, que han posibilitado que el Gobierno pactara hasta en tres ocasiones las cuentas con EH Bildu.

Esparza ha recordado que en 2021 ya le ofreció al Gobierno de Navarra abstenerse y permitir así la aprobación de los presupuestos “que ellos quisieran” a cambio de que rompiera cualquier acuerdo con EH Bildu y renunciara a volver a negociar con la coalición abertzale. “Le ofrecí estabilidad política hasta 2023, pero nunca ha querido romper con ellos”, ha criticado el líder de la oposición. El Gobierno de Chivite rechazó entonces el ultimátum de Esparza, al que acusaron “chantaje”.

La consejera de Economía y Hacienda ha convocado a los dos grupos de la oposición, Navarra Suma y EH Bildu, a sendas reuniones para trasladarles más detalles del anteproyecto de presupuestos del 2023 en el que su departamento está trabajando. Por el momento el Gobierno foral ha dado a conocer que se tratará de un presupuesto “expansivo” que contará con un techo de gasto de 5.215,9 millones de euros, el dato más elevado de la historia, con un incremento del 9,4% (449 millones más) con respecto al presupuesto aprobado en el 2022.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats