Pamplona recuerda a cuatro víctimas de ETA con placas en el lugar donde fueron asesinadas

La primera placa se ha colocado en el lugar en el que el 26 de noviembre de 1977 ETA asesinó a su primera víctima en Pamplona, el comandante jefe de la Infantería Armada, Joaquín Imaz.  EFE/ Jesús Diges

El Ayuntamiento de Pamplona ha colocado las primeras cuatro placas de las más de 20 que va colocar en recuerdo de las víctimas de ETA en los lugares de la ciudad en los que fueron asesinadas. Las primeras víctimas a las que se les ha dedicado una placa han sido Joaquín Imaz Martínez, Carlos Sanz Biurrun, Alfredo Aguirre Belascoáin y Francisco Miguel Sánchez.

El Parlamento de Navarra exige por unanimidad que se investiguen los audios en relación a la muerte de Mikel Zabalza

El Parlamento de Navarra exige por unanimidad que se investiguen los audios en relación a la muerte de Mikel Zabalza

La primera placa se ha colocado en el lugar en el que el 26 de noviembre de 1977 ETA asesinó a su primera víctima en Pamplona. El comandante jefe de la Infantería Armada, Joaquín Imaz, fue tiroteado cuando se dirigía a su coche, aparcado en la Plaza de Toros. En la calle Arrieta, frente al número 11, una placa recuerda desde esta mañana ese asesinato.

En el acto, al que han acudido representantes del Ayuntamiento de Pamplona, Gobierno de Navarra y Parlamento foral, la hija de Joaquín Imaz, María del Carmen Imaz, ha dado su agradecimiento "a todos aquellos que han hecho posible que el recuerdo de mi padre permanezca aquí", recoge Europa Press. "Precisamente aquí, hace más de 43 años cayó asesinado por la espalda por miembros de la banda terrorista ETA, los mismos que hoy son los socios del Gobierno tanto foral como nacional. Qué pena Navarra, qué pena España, qué pena y qué vergüenza. En nuestras manos está cambiar esto, que los navarros volvamos a ser los que éramos, que recuperemos todo esto que nos están quitando, que estamos perdiendo. ¿Dónde ha quedado la Navarra que todos conocíamos? Pero está en nuestras manos cambiarlo, tanto aquí en Navarra como en el resto de nuestra preciosa y querida España. Que Dios nos ayude", ha señalado.

Por su parte, el presidente de ANVITE, José Ignacio Toca, ha destacado que "estas placas no solo cumplen la función de homenajear y recordar a las víctimas mortales de atentados de ETA en Pamplona, también en su conjunto tienen el cometido de recordarnos una época y unas circunstancias de nuestra historia reciente que algunos están empeñados en tratar de diluir". "No puede ser que unos olviden y que los más jóvenes incluso no lleguen a saber que ETA mató en las calles de sus ciudades y pueblos hasta hace escasos diez años", ha señalado.

Por eso, ha anunciado que iniciarán gestiones para que en el resto de municipios navarros en los que hubo atentados mortales de ETA se coloquen también placas en recuerdo de las víctimas.

El alcalde de Pamplona ha destacado que este es "el momento de recordar a las personas asesinadas por ETA y a sus familias", de las que ha destacado su "enorme dignidad". Además, ha recordado a las personas que en momento no pudieron recibir el reconocimiento que en la actualidad tienen y ha reclamada "verdad, memoria, dignidad y justicia" para las víctimas.

Después del acto en la calle Arrieta, los participantes se han traslado a la calle Juan de Labrit, 25, donde murió asesinado a tiros el 8 de octubre de 1979 el policía nacional Carlos Sanz Biurrun. Dos terroristas le dispararon varios tiros a bocajarro, poco antes de las tres de la tarde, cuando cerraba su vehículo tras haberlo aparcado en la zona.

La hermana de Carlos Sanz, Maria Sanz, ha dedicado unas palabras de agradecimiento y ha recibido también una réplica de la placa.

Por último, se ha recordado en la Bajada de Javier número 16 al joven de 13 años Alfredo Aguirre Belascoáin y al policía nacional Francisco Miguel Sánchez. Ambos murieron asesinados el 30 de mayo de 1985 tras explotar una bomba colocada en una bolsa de basura que se depositó junto al portal del edificio. La hija de Francisco Miguel, Verónica Miguel, ha sido la que ha recibido la placa en honor a su padre, al que ha dedicado también unas breves palabras.

También han recibido la réplica de la placa Carmen Belascoáin, madre de Alfredo Aguirre, y Luis Aguirre, hermano de la víctima.

En las placas colocadas consta el nombre de la víctima y la leyenda "Fue asesinado (o asesinada) por la banda terrorista ETA el día (fecha del atentado). Verdad, memoria, dignidad y justicia". En los tres actos, al igual que en los que llevarán a cabo durante los meses de marzo y abril, se ha realizado una ofrenda floral en honor de las víctimas y se ha guardado un minuto de silencio en su recuerdo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats