La particular vuelta a la fase 2 del barrio pamplonés de Mendillorri: "Los únicos perjudicados somos los hosteleros"

Una calle del barrio de Mendillorri vacía a causa del brote de coronavirus

El barrio de Mendillorri, en Pamplona, se ha convertido en los últimos días en una especie de barrio fantasma: al caminar por sus calles durante una tarde soleada de un miércoles de julio cuesta cruzarse con gente, especialmente joven, y muchos de los bares y comercios tienen la persiana bajada. Una estampa muy distinta a la de cualquier otra tarde de verano, en la que es común encontrarse a los más jóvenes del barrio aprovechar las vacaciones de verano para acudir con la cuadrilla de amigos a las terrazas o parques del barrio.

La crisis del coronavirus: mapas y gráficos de su expansión en Navarra

La crisis del coronavirus: mapas y gráficos de su expansión en Navarra

La razón de la pérdida de vida social de este barrio pamplonés de poco más de 13.000 habitantes según el último censo no es otra que el brote de coronavirus que ha dejado ya 122 positivos y varios cientos de personas aisladas a la espera de que se le realice una prueba PCR o de conocer el resultado de la misma, y que ha obligado al Gobierno de Navarra a devolver a una fase 2 particular al barrio de Mendillorri durante los próximos 15 días, que podrán prorrogarse o anularse en función de la evolución de la pandemia. En su mayoría los positivos son jóvenes, ya que el origen del brote se encuentra en un ámbito de ocio nocturno en el entorno de una cuadrilla de amigos. De hecho, el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea va a realizar desde este miércoles y durante los próximos días pruebas PCR a todos los jóvenes de entre 17 y 28 años que viven en este barrio, ya que representan el 93% de los afectados por este brote. Serían pruebas a unos 2.400 jóvenes, según ha señalado la consejera de Salud, Santos Induráin.

"Están todos confinados, están siendo muy responsables", cuenta Olga, propietaria del bar Castillo de este barrio, que ha notado como durante los último días "no ha venido casi ningún chaval a tomar nada". Lo mismo ha notado Elena, del restaurante Ostargi situado a un par de manzanas del bar Castillo, que considera que los hosteleros "hemos sido los únicos perjudicados con el retroceso de fase", explica.

Vuelta a la fase 2 pero sin restricciones de movilidad

Y es que la decisión tomada por el Ejecutivo navarro en forma de Orden foral que ha sido firmada ya por la consejera de Salud no supone un retroceso a la fase 2 a todos los efectos. De hecho, solo se toman de esta las medidas relacionadas con los aforos en la hostelería y comercio, los horarios de ocio nocturno y en el número máximo de personas por grupo para actividades de ocio. Así, se limita la ocupación en la hostelería y la restauración al 50% del aforo máximo permitido en el interior de los locales, sin poder utilizar la barra, y al 75% en las terrazas. Además, estos establecimientos deberán cerrar a las 00:00 horas.

"Ya estaba siendo un año muy complicado para nosotros y este es otro revés más, no sé cómo lo vamos a superar. La mayoría de los bares de aquí, somos bares de barrio, pequeños, que vivimos mayoritariamente de la barra y los 'pintxos'", lamenta Olga, mientras enseña su pequeño bar, que durante los próximos días será más pequeño si cabe por la limitación al 50% de aforo. "Si es la forma para acabar con el brote, bien, pero lo vamos a pasar muy mal".

Olga, al igual que Elena seguirá trabajando con el mismo horario, aunque cuentan que muchos de sus compañeros de oficio han optado por cerrar unos días o reducir el horario. "Por el momento seguiremos igual, pero se nota muchísimo que hay muy poca gente estos días, le ha entrado el miedo a la gente del barrio", señala Elena.

Las limitaciones de aforo también se aplican a los comercios minoristas, que de igual forma tendrán que limitar su aforo del 50% del máximo permitido. Se fijan también límites para equipamientos culturales y bibliotecas (50% del aforo en ambos casos, y 25% en el espacio de las bibliotecas para público infantil), academias y centros privados de enseñanza y formación (50%), así como para los lugares de culto (50% del aforo), que afectará también al aforo de las ceremonias nupciales y otras celebraciones sociales y religiosas. 

En cuanto al deporte al aire libre, el aforo se reduce a grupos de un máximo de 10 personas. Ese mismo número de personas queda determinado también para la actividad en instalaciones y centros deportivos, sin que se pueda, en ese caso, superar el 50% de su aforo máximo. No podrán utilizarse los parques infantiles al aire libre y en las actividades de ocio y tiempo libre destinadas a la población infantil y juvenil, se limitará la actividad al 50% del aforo con un máximo de 15 personas por grupo. En cuanto a las guarderías y escuelas infantiles, su aforo se reduce al 50% de su capacidad máxima.

"Sí que se nota que hay muchos menos jóvenes por la calle, muchos están confinados en sus casas, un vecino mío lo está", cuenta Ane. "A mí no me afecta, la verdad, no hago mucha vida de barrio, trabajo por el centro y hago más vida por allí, aquí solo vengo a dormir, pero considero que era una medida necesaria ya que el brote crece cada día más", añade. Ane, como tantos otros vecinos de este barrio pamplonés, cruza los dedos para que las restricciones no vayan a más y que los jóvenes "sean responsables y se queden en casa estos 15 días", ya que apunta "una limitación de la movilidad sí sería muy perjudicial para el barrio y muy difícil de controlar".

Eso mismo preocupa al departamento de Salud de Navarra, que califica el brote de de “inicio de transmisión comunitaria", lo que le ha llevado a tomar estas medidas restrictivas que por el momento solo afectan a los aforos durante los próximos 15 días, pero que podrían ir a más, en caso de que el brote siguiera en crecimiento.

Etiquetas
Publicado el
22 de julio de 2020 - 22:30 h

Descubre nuestras apps

stats