eldiario.es

Menú

Los compañeros del ertzaina fallecido: "Llevaba trabajando desde las siete de la mañana"

Kike Hernando, compañero del ertzaina fallecido 18 años y delegado del sindicato Esan, explica los pormenores de lo ocurrido tras los incidentes entre ultras del Athletic y del Spartak

"¿Dónde estaban los 500 ertzainas prometidos? Éramos 36 furgonetas. A 6 cada una, 216", lamenta el agente

32 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Los partidos vascos expresan su pesar por la muerte de un ertzaina en Bilbao

EFE

"Le podía haber pasado en otro sitio, pero le paso ahí,  trabajando. Llevaba desde las 7 de la mañana en el operativo". Quien habla es Kike Hernando, delegado del sindicato Esan y compañero durante de 18 años de Inocencio, el ertzaina fallecido el jueves a la noche en Bilbao tras sufrir un paro cardíaco durante las cargas policiales para contener los altercados provocados por ultras del Athletic y del Spartak de Moscú. Hernando acompañó a la familia en el hospital, especialmente al hermano del finado, también integrante de la misma escuadra de la Brigada Móvil, la unidad antidisturbios de la Ertzaintza, y que presenció 'in situ' cómo su hermano caía desplomado.

Hernando explica que el agente murió por causas "naturales". Fuentes médicas apuntan a un "tromboembolismo pulmonar masivo" a falta del informe definitivo de la autopsia. Está confirmado que no recibió el impacto de ninguna de las bengalas y objetos que volaron entre los radicales en los aledaños de San Mamés, cosa que sí los ocurrió a otros efectivos de la Policía vasca. Media docena han sido atendidos en sus mutuas. Eso sí, el compañero destaca la "tensión" y "estrés" de una situación que, a su juicio, no fue planificada o prevista de la mejor manera posible.

"Había falta de medios.  ¿De dónde salen los 500 ertzainas? Allí había 36 furgonetas. Por seis agentes cada una, 216 de Brigada Móvil. No 500", señala Hernando. Esan, como también Erne, van a exigir responsabilidades políticas al Departamento de Seguridad en sendas ruedas de prensa convocadas para este viernes. 

Una de las cuestiones que quieren poner encima de la mesa es quién estaba al frente de la mesa de crisis ante una situación de riesgo con ultras desplazados desde Rusia -los del Spartak son conocidos por su violencia- y con los antecedentes del sector más radical de Herri Norte, a los que se les decomisaron puños, porras extensibles y objetos arrojadizos contundentes. La consejera, Estefanía Beltrán de Heredia, se desplazó a medianoche al hospital de Basurto a acompañar a la familia. Horas antes ya habían acudido allí dos jefes de división de la Ertzaintza, a los que se sumó más tarde el jefe del cuerpo, Jorge Aldekoa.

Erne: Fue a causa de los "incidentes"

El principal sindicato de la Ertzaintza, Erne, ha ofrecido una rueda de prensa este viernes en Bilbao en la que ha vinculado la muerte del agente con los "incidentes" y con las "agresiones" sufridas por los uniformados movilizados. "Había una intencionalidad de confrontación entre aficiones y que ponía en riesgo la integridad del resto de los aficionados" y de los policías, subraya Erne.

La central carga duramente contra la "planificación" de este tipo de eventos por parte de la dirección política de la Policía vasca. "Los contigentes han de ser más numerosos", entiende Erne, que reclama también que la Brigada Móvil, como unidad especializada, esté bien dotada y formada y no sea destinada a "tareas de otra índole" como los traslados de presos.

Un herido ruso por una puñalada en la espalda

Por otro lado, el parte médico actualizado del resto de heridos de los altercados ha revelado que uno de los rusos hospitalizados presentaba una puñalada en la espalda, si bien no le provocó lesiones graves y fue dado de alta. Otro de los heridos también fue dado alta mientras que un tercero, igualmente ruso, continúa en observación de Urgencias con diversas laceraciones, heridas y un traumatismo craneoencefálico leve.

Uno de los otros dos atendidos, del que no se especifica su nacionalidad, fue tratado por un traumatismo craneoencefálico y una herida en el cráneo que se le suturó, y fue dado de alta voluntaria en contra del criterio de los médicos. Posteriormente llegaron al centro sanitario dos personas más, una de nacionalidad polaca, que presentaba fractura nasal con indicación quirúrgica que también fue dado de alta a petición propia para operarse en su país, y otro, de nacionalidad rusa, que presentaba una puñalada en la espalda con laceración y hematoma muscular, que tras ser atendido también fue dado de alta, informa Efe.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha