eldiario.es

9

Cruz Roja cuadruplica las entregas de pañales y alimentación infantil

La organización humanitaria ha entregado en lo que va de año 461 lotes de pañales y alimentación infantil frente a los 63 repartidos el pasado año.

Son 150 las familias alavesas que reciben estas ayudas destinadas para bebés de cero a 18 meses de forma periódica.

La demanda de lotes de alimentación infantil y pañales registrada por la Cruz Roja de Álava se ha cuadruplicado este año. La organización humanitaria instauró este programa de ayuda para bebés de cero a 18 meses el pasado 2012. Durante ese ejercicio entregaron 63 lotes. Este 2013  han sido 461 los kits de potitos, leches infantiles y material higiénico que han cedido a los perceptores.

Hay familias que han necesitado una ayuda puntual pero otras 150 de las beneficiarias reciben periódicamente estas prestaciones. Los responsables de la entidad vaticinan que las peticiones subirán aún más durante el 2014 y por ello en los últimos días han hecho un llamamiento a la sociedad alavesa para que sigan contribuyendo con sus donaciones. Lo hacía la propia presidenta de la entidad tras la firma de un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Vitoria cuando insistía sobre todo en la necesidad de pañales para los pequeños. "Lamentablemente  la situación de crisis se prevé que perdure. La gente que ha pasado de cobrar algún tipo de prestación como Renta de Garantía de Ingresos, desempleos, subsidios o Ayudas de Emergencia Social y se le haya extinguido va a reclamar estas ayudas", explica Txomin Ondarre Díez, director de Intervención Social de Cruz Roja Álava.

Los solicitantes llegan a la asociación alavesa por dos vías. Por un lado acuden a iniciativa propia bien “porque han oído que tenemos ayudas, bien porque creen que podemos ofrecerles algún tipo de ayuda. A estas personas les exigimos la presentación de una documentación como vida laboral, el padrón, la declaración de renta y certificado en el caso de que cobren ayudas de las administraciones. Una comisión se encarga de valorar los casos y de pedir, si se necesitara, documentación adicional. También se realiza una entrevista para obtener datos de otro tipo”, detalla Ondarre. Por otro lado, reciben derivaciones de las trabajadoras sociales de base de las instituciones a las que no les piden documentación porque “entendemos que la valoración ya se ha realizado por los servicios públicos”.

La ONG recoge también otros artículos relacionados con el mundo del bebé. "Desde sillas, carros de paseo, sillas de coche, ropa o calzado, aunque sean de segunda mano", detallan. Los donantes pueden acercarse hasta los locales de la sede en la calle Portal de Castilla para entregar los enseres o bien cederlos a establecimientos colaboradores que gestionan de forma voluntaria las recepciones.

La vergüenza de los padres

La relación diaria de los agentes de la Cruz Roja con familias en situación de vulnerabilidad les hace conocedores directos de la difícil situación por la que atraviesan muchos hogares de la provincia. El impacto de la crisis socioeconómica ha hecho que muchas personas, que hasta hace poco se encontraban en contextos socioeconómicos seguros, hayan entrado a formar parte de los colectivos atendidos por la organización humanitaria, al  tiempo que ha agravado la situación de quienes ya vivían situaciones de pobreza o exclusión social. Según se desprende de sus explicaciones la vergüenza que sienten los progenitores por verse obligados a solicitar ayudas humanitarias para acceder a un plato de comida se soslayan cuando es un bebé el que depende de ese sustento.

Los responsables de Cruz Roja consideran importante difundir y resaltar también el lado positivo de estas historias. Recuerdan el caso de un joven de 30 años que era autónomo y se quedó en situación de vulnerabilidad al dejarle sus clientes unas deudas que no podía asumir. Tenía mujer, una hija  y otra en camino. "Al principio tenía vergüenza de pedir y decía que tenía dos manos para trabajar y que eso era lo que buscaba y puso todo su empeño en conseguirlo.  Mientras tanto necesitó de nuestra ayuda. Le dimos alimentación infantil y gestionamos la derivación a otra asociación para recibir alimentación de personas adultas. Le ofrecimos participar en nuestro Plan de Empleo para jóvenes e inició el itinerario y finalmente encontró trabajo  por su cuenta", relata Txomin Ondarre. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha