eldiario.es

9
Menú

Los toros se aferran a las fiestas vascas

Vitoria no tiene toros desde el pasado año -sí vaquillas- pero en Donostia están de vuelta y en Bilbao siguen institucionalizados. Azpeitia es una feria de referencia para los aficionados.

Entretanto, crece el sentimiento antitaurino y animalista: "Es vergonzoso que los derechos de los animales estén sometidas al juego político"

- PUBLICIDAD -
Torero embestido en plena faena

Torero embestido en plena faena EFE

Con la llegada de los grandes períodos festivos de las capitales de las tres provincias vascas se retoma también una polémica recurrente: tauromaquia sí o tauromaquia no. Las circunstancias y la tradición taurina no son ni mucho menos iguales en Vitoria, Donostia y Bilbao. En la primera, La Blanca recién terminada ha sido la segunda sin corridas, mientras que en las dos últimas, la fiesta y los toros aún no han decidido divorciarse aunque cada año parece crecer el malestar entre una creciente población animalista. Y Azpeitia sigue siendo un punto de referencia para los aficionados.

Vitoria no tuvo que prohibir la tauromaquia para que las corridas desaparezcan de sus fiestas patronales. Fue en 2017. Tras varios años de decadencia, el concurso público para la gestión de la plaza de toros de la capital vasca, el Iradier Arena, quedó desierto.  Los datos sobre los toros en Vitoria hablan por sí mismos. Desde que se inauguró el nuevo coso –que se puede aprovechar para otros eventos a diferencia del viejo-, la asistencia a las corridas cayó un 70%. Los festejos apenas reunían una media de 2.000 asistentes para un aforo próximo a los 10.000. El 7 de agosto de 2014 se batió todo un récord negativo de asistencia: 873 personas. El anterior concejal de Cultura, Iñaki García Calvo (PP), llegó a afirmar en 2014 que Vitoria, de ser una plaza de segunda medianamente reconocida pasó a tener carteles “terriblemente malos”.

Además, la oposición antitaurina ha ido creciendo de manera significativa, con manifestaciones regulares a la entrada del albero. En septiembre de 2015, asimismo, Vitoria fue declarada “ciudad libre de maltrato animal” tras una moción presentada por la coalición IU-Equo (Irabazi). Ya antes de los toros habían desaparecido los animales del circo y las carreras de burros del Día del Blusa. El edil de Irabazi, Oskar Fernández, ha insistido este 2018 en que la “etapa negra” del maltrato animal en Vitoria no se ha cerrado con el mantenimiento de las vaquillas y recortadores en el programa festivo. El máximo de asistencia este año han sido 2.679 personas a la suelta de vaquillas del día grande, el 5 de agosto. 

Las “Vaquillas Txiki”, una jornada con reses más pequeñas para animar la participación de los niños, apenas tuvo una asistencia de 718 personas, según los datos oficiales. Algunas voces criticaron que se "adoctrinase" en la tauromaquía a los jóvenes. Son las mismas críticas recibidas hace un par de años a la escuela de toreo para niños que se realizó de manera paralela a la última feria taurina de Vitoria.

Tras La Blanca llega la Semana Grande de San Sebastián. Tras los años de EH Bildu en el poder -2011-2015- los toros están de nuevo consolidados en el programa de la Aste Nagusia. Illunbe todavía recuerda el regreso de las corridas hace tres veranos con presencia del Rey emérito, Juan Carlos I, de su hija Elena y de su nieto Froilán. Donostia tiene una cartelera de toreros reconocidos dentro de la afición, pero también fuera del mundo de la tauromaquia por sus apariciones mediáticas. La reaparición de José Padilla tras su desgarro capilar, la actuación de Cayetano o la de Enrique Ponce son las que más expectación esperan.

El uso de publicidad taurina en los autobuses urbanos ‘dbus’ ha generado controversia entre el colectivo antitaurino de la ciudad. Las asociaciones animalistas pretenden desligar la asociación de ‘Donostia’ con ‘tauromaquia’. Por ello, los grupos Donostia Antitaurina Orain, Eguzki y Askekintza se manifestaron este sábado.  "Durante estos días se van a matar cruelmente torturando a 30 toros", clamaron para remarcar que, a su entender, apenas un 18% de los vecinos respaldan estos espectáculos con animales.

“Es vergonzoso, además, que estas prácticas estén sometidas al juego político”, han denunciado. Y es que el cambio de alcaldía en 2015 supuso un giro en materia de tauromaquía en San Sebastián. EH Bildu, sin embargo, gobierna en Pamplona, donde el toro es elemento esencial de San Fermín.

Y existen lugares en el territorio vasco donde esta tradición sigue arraigada con fuerza. Azpeitia, por ejemplo, pasa por ser 'La Meca' del toreo en Euskadi. Este pequeño municipio también gobernado por la formación abertzale llena su 'Bombonera', de 3.500 asientos. Las entradas vuelan. Los organizadores de las corridas azpeitiarras ofrecen desde una presentación del ganado unos días antes hasta un paseo por los corrales para elegir a los toros que se matarán. Una opción que no existe en ninguna feria de España, lo que atrae a taurinos de muchos lugares.

Publicidad taurina en autobuses 'dbus'

Publicidad taurina en autobuses 'dbus' Askekintza

El ciclo festivo de las capitales lo cierra a partir del 18 de agosto Bilbao. Marijaia efectuará su salida el mismo día que la plaza de toros de Bilbao abrirá sus puertas. Aste Nagusia cuenta en su programa con nueve corridas por cada uno de los nueve días de festejos. Personalidades y cargos institucionales colman los palcos de Vista Alegre pero también se ha dado una reacción por parte de los colectivos animalistas. El Colectivo Antitaurino y Animalistas de Bizkaia (CAAB) lanzó una convocatoria de manifestación para el día 25 de agosto delante de las puertas de la plaza de toros. Bajo la premisa de “Bilbao antitaurina” han pedido a las organizaciones que se movilicen para “dar una respuesta social contundente” y “hacer una gran manifestación” para que “escuchen alto y claro” las reivindicaciones del colectivo. 

El grupo municipal de Udalberri en Bilbao ha denunciado subvenciones “solapadas”: “Aunque se niegue desde el Ayuntamiento, existan asignaciones económicas para estas actividades. Suelen ser de alrededor de 20.000 euros de dinero público de toda la población bilbaína”. 

Fue en Bilbao, concretamente en la Plaza Unamuno, donde el pasado 28 de julio, un grupo de activistas antiespecistas llevaron a cabo una manifestación contra el maltrato animal y el uso de estos en las sociedades de consumo. Se trata de una acción que no se relaciona con ninguna práctica reivindicativa común: es silenciosa, totalmente pacífica y peculiar en lo estético. El colectivo que lo lleva a cabo es ‘Anonymus For The Voiceless’ y la acción se conoce como “El cubo de la verdad”. Es, en muchos aspectos, una perfomance artística que está creada para despertar la incertidumbre y la curiosidad de los viandantes que pasan por delante de la manifestación. Vestidos de negro, con máscaras y dispuestos en forma cuadrada, los activistas se mantienen con un dispositivo electrónico en sus brazos donde se emiten vídeos con material sensible con el objetivo de causar inquietud entre la población que se acerca a contemplarlo.

Este tipo de acciones se realizan alrededor del mundo en más de 300 ciudades del mundo con el objetivo de acabar con cualquier perjuicio en los seres vivos, fomentando una conciencia animalista. También persigue cambios positivos en la manera de concebir el medio natural, la salud, el consumo de carne, pescado y derivados animales y, por tanto, la ética vegana. En el Estado español, esta original acción ha llegado a ciudades como Barcelona, Madrid, Tarragona o Palma.

Performance de activistas antiespecistas en Bilbao

Performance de activistas antiespecistas en Bilbao EcuadorEtxea

En cifras

Según datos oficiales que pone sobre la mesa ‘Avatma’, nos encontramos ante “la decadencia de los toros en España”. Si en 2007 hubo 3.651 festejos en plaza, en 2017 hubo 1.553. Las populares corridas de toros disminuyeron de 953 en 2007 a 387 en diez años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha