eldiario.es

9

Nueva sesión del Circo PISA

El sesgo económico de la educación que aporta la OCDE, a través de PISA, pretende hacernos olvidar que hay otros muchos aspectos importantes que carecen de interés para esta macroprueba

Clase de español para extranjeros en el Instituto Goya.

ZARAGOZA

Otro año más, fiel a su cita trianual, acaba de aterrizar en el planeta el Circo PISA. Ayer, día 3, la OCDE hizo públicos los resultados del Informe 2018, correspondiente a las pruebas realizadas durante ese año a jóvenes de 15 años de más de 79 países. La maquinaria expansiva, perfectamente engrasada, que la organización económica supranacional pone en marcha periódicamente, vuelve a ocupar los titulares de los principales medios informativos del mundo entero. Tendrá, durante un par de semanas, aproximadamente, el foco mediático instalado sobre esas cuatro letras, para más satisfacción de su impulsor y corrector, el grupo editorial británico Pearson.

Las siguientes líneas no pretenden ofrecer valoración sobre los avances o retrocesos que los países participantes –o las propias CCAA, en el caso español- han conseguido este año. Habrá en este mismo medio, expertos mucho más preparados para valorar picos y valles de cada curva resultante, estudios comparados entre sí o lecturas que analicen evoluciones de varios ejercicios. Mi intención es seguir alertando de lo que PISA –y la propia OCDE, como inductora de la prueba internacional- pretenden con tal proliferación de medios.

Es nuestro deber de educadoras/es alertar de los peligros que para cualquier grupo social tiene la excesiva dependencia de condicionantes económicos. También en la educación, por supuesto. PISA es, sin tapujos, la tapadera neoliberal para introducirse en uno de los escasos sectores no totalmente colonizados aún por el neoliberalismo triunfante, la educacion pública. Y a este objetivo seguirá dedicándose con múltiples recursos, en los próximos años.

Como recuerda Enrique Díez, el sesgo económico de la educación que aporta la OCDE, a través de PISA, pretende hacernos olvidar que hay otros muchos aspectos importantes que carecen de interés para esta macroprueba: el desarrollo artístico, la reflexión crítica, la educación emocional, la participación cívica, la convivencia… Ninguna de estas facetas que tanto interés, esfuerzo y compromiso de las y los docentes suponen, tiene la menor trascendencia en los análisis internacionales para la OCDE. Todo se circunscribe a analizar resultados en las competencias científica y matemática. (Este año, para el caso español, se excluye la competencia  lectora, ante fallos detectados en la realización o valoración de  esas pruebas).

El objetivo de PISA es ofrecer a los gobiernos de los países participantes una información orientada a cambiar la escuela para mejorar el crecimiento y la competitividad económica.  Y es que cualquier otra cuestión sería extraña, viniendo de una de las tres organizaciones internacionales –junto con el FMI y el Banco Mundial- que más empeño está poniendo en la introducción y asimilación de las ideas neoliberales en cualquier lugar del mundo.

Ninguna de las pruebas de PISA están orientadas a diagnosticar si es mejor una educación comprensiva que otra tradicional basada exclusivamente en la transmisión de conocimientos

Ninguna de las pruebas de PISA están orientadas a diagnosticar si es mejor una educación comprensiva  que otra tradicional basada exclusivamente en la transmisión de conocimientos; ninguna prueba de las realizadas valora las ventajas de un sistema educativo democrático sobre otro impuesto desde un estado sin libertades personales reconocidas (algunas provincias de China han participado en esta edición).

La OCDE necesita que la educación estandarice sus niveles (creando competencias medibles) para optimizar su gasto (no se habla en términos de inversión educativa ¿por qué?). Vista así la educación, poco importa, por tanto, el modelo pedagógico a seguir y si se procura o no el desarrollo integral del alumnado como persona y como ciudadano. Cada vez menos se verá la educación como un derecho inalienable de la persona; cada vez más como un bien de consumo, asequible según la disponibilidad personal, familiar o gubernamental. Ninguna de las pruebas analizadas sugiere las diferencias que supone educar en medio urbano o área rural, en zona suburbial o emplazamiento de élite. Ninguna de las preguntas realizadas a estos/as jóvenes sirven para valorar su imaginación o creatividad, su capacidad crítica o sus deseos de transformar el mundo de manera justa. PISA busca medir el rendimiento estudiantil, no atender sus necesidades de mejora.

Conviene, por tanto, que cuanto antes nuestras políticas se centren en lo verdaderamente importante, al margen de que la OCDE lo considere o no fundamental: eliminar normas nocivas para el sistema -como la actual LOMCE-, aumentar de forma sustativa la inversión educativa -similar a  la que realizan los principales países europeos- construir consensos duraderos, formar adecuadamente al alumnado en ciudadanía crítica…

PISA también  está entrando en la moda de los mercados navideños. Se ha convertido ya en un clásico al que dirigentes educativos anhelantes esperan con impaciencia, a modo de regalo prenavideño. Pocos o ninguno/a se fijan en que el resto de la comunidad educativa permanece absolutamente al margen de lo que estos días se diga, escriba o reflexione sobre el OCDE, PISA o Pearson. Algo querrá decir tal falta de interés ¿o no?

Los tiempos cambian a un ritmo vertiginoso y pocas cosas se mantienen duraderas al cabo de unos años. Estas fechas de inicio de diciembre servían a una célebre marca de turrones españoles –hasta no hace demasiado tiempo- para ir anunciándonos la proximidad de las Navidades y el inicio de una larga lista de compras y deseos pendientes. Desde hace unos años, desde que la economía ha adquirido rango protagonista exclusivo, diciembre se viste de “Circo PISA”. Ahora sólo falta saber si cada tres años Olentzero, Reyes Magos, Papa Noel, o cualquier otro mito cultural benefactor traerá carbón o el regalo ansiado a gobiernos y administraciones educativas. La OCDE ayudará en la elección.

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha