La portada de mañana
Acceder
El PP intenta enterrar la investigación judicial de las primarias de Mañueco
Los cuatro nuevos debates que plantea ómicron frente a la pandemia
OPINIÓN | ¡Paguen más!, por Esther Palomera

Por imperativo ético

Concentración Sevilla contra la Manada

Por favor, no entrevisten, no conversen, no escriban sobre la familia ni sobre las bondades de los integrantes de 'la manada'; y no lo hagan, en aras de un imperativo ético, en aras de la reparación, del reconocimiento y de la  memoria de las mujeres agredidas.

Ciertamente las mujeres somos un pueblo sometido pero no les estamos sugiriendo cambiar la historia, sino como cubrirla; les estamos apuntando que feminicen al sujeto ético, que intenten, por una vez, que la ética no esté al servicio del mercado capitalista ; les estamos pidiendo  que no den pábulo a la humillación de las mujeres violadas y violentadas, les estamos diciendo que no todo vale, que nunca más podrán protestar contra el machismo si defienden los mecanismos que hacen posible el poder y las estructuras patriarcales.   

Quizás sería un éxito de audiencia y de un consumo morboso; ustedes probablemente alegarían libertad de expresión pero, como saben, la libertad de expresión puede ser políticamente correcta pero no es neutra: que los depredadores se lucren con su crimen normaliza la violencia contra las mujeres y lanza un mensaje de humillación, ignominia y  vergüenza hacia las víctimas.

No pretendemos acallar disidencias pero ustedes contribuyen a la representación social de las violencias. Ni siquiera les pedimos una mirada feminista sobre el derecho a la verdad y a la memoria, sólo que no denigren a la joven de Madrid ni a tantas mujeres violadas y violentadas que forman parte de nuestra memoria colectiva.

Las redes están llamando a un boicot preventivo ante eventuales entrevistas con los depredadores, quizás esto sea disuasorio para ustedes, quizás es el único lenguaje que entienden, porque les boicotearemos a ustedes y a sus anunciantes, pero me gustaría plantearles una opción ética, no capitalista: no les entrevisten, no conversen con sus familias ni con sus vecinos, no publiquen, no den voz ni paguen a nadie que normalice  la afrenta de la violencia contra las mujeres. 

Las palabras expresan lo conveniente y lo dañino, lo justo y lo injusto; les animo a conquistar el lenguaje de la verdad, el lenguaje de las mujeres, la fuerza del espíritu de las mujeres que se ha manifestado durante milenios, a que hagan público un espacio nuevo y sostenible espacio, otro impulso, otra energía que permita transformarnos en una sociedad más igualitaria.

El silencio invisibiliza los efectos de la violencia y la impunidad de los agresores, pero preferimos que no los convoquen, que no creen contextos de violencia y humillación, que no ultrajen a las víctimas, ni a la joven de Madrid ni a tantas mujeres que forman parte de la memoria colectiva, no jueguen a la banalidad del mal, no acompasen el concepto de in-justicia. Muchas mujeres no se los perdonaremos.  Y no estamos solas.

Etiquetas
Publicado el
26 de junio de 2018 - 20:38 h

Descubre nuestras apps

stats