Abajo la 'economoral'

El BCE acaba de rechazar la ley griega antidesahucios porque supone un "riesgo moral" y socava la "cultura del pago". Idénticos argumentos a los empleados aquí para abortar nuestra propia ley antidesahucios o una ley de segunda oportunidad que no sean el timo de la estampita. Disfrazadas como lo más "in" del pensamiento económico moderno vuelven a la vida propuestas extraídas del más puro "paleoliberalismo" para privar de la sanidad, del seguro de desempleo o de una triste beca a quien no sea nacional, o carezca de certificado de penales. Estos días, Luis Garicano, el máximo gurú del paleoliberalismo, se pasea por España señalando con su dedo racional y acusador a los pueblos y territorios que aspiran a tener trenes o carreteras por encima de sus posibilidades; que casualmente siempre son aquellos que menos van a votar a Ciudadanos según las encuestas.

La ciencia económica es una de las grandes perdedoras de la crisis. Ha sido suplantada por una mezcla entre superchería y pseudociencia, la 'economoral'. La ciencia y la política económicas han caído en una etapa dominada por el pensamiento mágico y milagroso. El país, los debates públicos y los medios se han llenado de economoralistas predicando a diario sobre justos y pecadores, premios y castigos, buenos y malos.

No puede haber alternativa a la 'austerocracia' dominante sin rebelión ante la "inquisición económica" predicada a diario desde los púlpitos de las nuevas catedrales catódicas y digitales. El debate económico debe ocuparse de las cuestiones sobre la eficacia y la eficiencia, no de prevenir o evitar supuestos "riesgos morales". La economía era la ciencia que versa sobre la asignación de los recursos escasos, no sobre la asignación de la moral.

Hay que acabar con la hegemonía de la 'economoral'. Los ciudadanos y los académicos debemos reclamar la vuelta a una discusión sobre alternativas económicas donde dejen de imperar los juicios de Dios. La política económica debe ser liberada de las cadenas del pensamiento único. Urge recuperar un debate económico donde todas las opciones vuelvan a estar abiertas y se afronte la realidad tal y como es, no como conviene que parezca a quien pague o mande.

Lo único que parece confirmado en esta crisis es que todo cuanto estábamos tan seguros de saber no era tan seguro. Lo único que realmente hemos aprendido, después de varias décadas de intentar gobernar la economía y asegurar el crecimiento, es que todas las soluciones pueden funcionar y todas pueden estar equivocadas.

El equilibrio presupuestario no resulta ni necesariamente bueno, ni deseable. El control del déficit no es una ley sagrada. Lo privado no es mejor que lo público, igual que el mercado no funciona siempre mejor que el Estado como mecanismo para la asignación de recursos. Más mercado y menos Estado no aseguran más libertad y lo contrario tampoco. Bajar los impuestos no representa una decisión beneficiosa o deseable siempre. La desigualdad no es justa y no hay que elegir entre bienestar social y crecimiento económico. La riqueza no gotea hacia abajo de manera natural y espontánea. Bajar los salarios no mejora siempre la competitividad. El gasto público supone un instrumento tan válido como el gasto privado. El Estado puede y debe tener empresas y estas pueden funcionar tan bien o mal como las privadas. En la vida real los mercados fallan y la intervención pública puede corregir esos fallos.

Ya hemos tenido suficientes ejercicios de fe. Reclamemos una era de "renacimiento" para la economía. La austeridad apenas ha aportado un dogma moralista que solo sirve para justificar infligir dolor a millones en beneficio de unos cientos de privilegiados para quienes nunca rigen sus leyes. Abramos las ventanas de la 'economoral'. Dejemos que entre un poco de luz y aire fresco para no acabar ahogándonos en nuestras propias supercherías. Hay que recobrar la libertad de pensamiento para poder así recuperar la libertad de decisión.

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2015 - 18:38 h

Descubre nuestras apps

stats