eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El progresivo distanciamiento entre PSOE y Ciudadanos

Los principales titulares del barómetro del CIS de Julio dado a conocer ayer son bien conocidos. El PSOE logra ponerse en primer lugar en la estimación de voto gracias sobre todo a la movilización de su electorado, que permanecía apático e indeciso desde la investidura de Rajoy (la intención de voto entre sus votantes de 2016 sube  nada menos que quince puntos respecto de Abril), a un importante aumento de las transferencias desde Podemos y, sobre todo, las confluencias, y a que ha sido capaz de darle la vuelta al fenómeno de la (leve) fuga de votos hacia Ciudadanos durante la crisis catalana: el porcentaje de votantes de Ciudadanos que expresan una voluntad de votar al PSOE es ahora el doble del porcentaje de votantes del PSOE que dicen que optarán por Ciudadanos. Es un barómetro cuya recogida de datos se hizo en un momento especialmente favorable para el partido de Sánchez, lo que explica que la “cocina” del CIS haya tenido que corregir a la baja los extraordinarios resultados obtenidos por el PSOE en los datos brutos.  

Querría sin embargo escribir de un proceso más de medio plazo (sería pretencioso llamarlo de largo), que creo particularmente relevante que para entender las dinámicas de competición política de la actualidad: la progresiva derechización demoscópica de Ciudadanos y su distanciamiento respecto del PSOE desde su plan frustrado de investidura de Pedro Sánchez en 2016. Visto con un poco de perspectiva, esta es una de las principales transformaciones sostenidas en el tiempo desde la aparición del nuevo sistema de partidos. Es supongo muy pronto para dar explicaciones definitivas de este proceso, pero mi hipótesis preferida es que los anclajes ideológicos clásicos (que son “atajos” que ayudan a los individuos a formarse opinión sobre las políticas públicas, actitudes, y prioridades) están más vivos de lo que muchos pensaban, y a los nuevos partidos les resulta difícil obviarlos, aunque sin duda les gustaría. Dicho de otra forma, es complicado sostener en el tiempo bajo un mismo paraguas partidista a votantes de tradiciones ideológicas diferentes.

De acuerdo a esta explicación, a Ciudadanos le estaría ocurriendo algo parecido a lo que le sucedió a Podemos en 2015. Ambos partidos entraron en la competición electoral renegando de las etiquetas izquierda y derecha, en buena medida porque eso limitaba sus opciones de crecimiento en determinados electorados que ellos consideraban susceptibles de atraer a su causa. Durante un tiempo esa estrategia puede funcionar, pero la acción de sus rivales, que obligaron (a Podemos primero, a Ciudadanos después) a posicionarse en cuestiones que hacen difícil acomodar a gente con ideologías diferentes, hace que al final todos acaben con una etiquetas ideológica determinada. Con estas etiquetas, los partidos alienan a parte de tus potenciales votantes, pero hay que recordar que sin ellas sus simpatizantes están perdidos, pues necesitan disponer de unas “guías” que les hagan tener una idea sobre qué es y a qué aspira su partido ante el surgimiento de nuevos temas en la agenda. Vivir sin una marca ideológica es costoso, y quizá imposible. 

Seguir leyendo »

¿Estamos a favor de la globalización económica?

Una de los rasgos fundamentales de la pasada crisis económica, tanto en España como en Europa, ha sido sus marcadas consecuencias políticas. En ese sentido, esta crisis ha sido diferente. Como ya hemos analizado en anteriores posts, la Gran Recesión de 2008 no solo ha producido malestar económico, sino un descontento generalizado con la representación política que, entre otras cosas, ha hecho volar por los aires los sistemas de partidos de muchos países de nuestro entorno, incluido el nuestro.

Entre los debates que han seguido a la crisis económica y política, uno de los más pronunciados es el del surgimiento de un nuevo eje de competición entre partidarios de la globalización y aquellos que se oponen a ella. Este eje juntaría dos cosas: por una lado, la creación de sociedades abiertas y cosmopolitas frente al nativismo; por otro lado, la integración económica internacional. En el norte de Europa (y países del Sur como Italia) ha sido muy pronunciado el debate y la tensión alrededor de la inmigración. En España esta faceta ha permanecido mucho más reducida. En cambio, el segundo aspecto de la globalización y la tensión entre integración en la economía internacional y sus estructuras y la pérdida de control político sobre la economía ha sido mucho más relevante.

En este post me quiero centrar específicamente en este aspecto económico de la globalización: ¿estamos a favor de la globalización económica? ¿podemos hablar de que ésta suponga un nuevo eje de competición política?

Seguir leyendo »

La primera vuelta en el PP: anatomía breve

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, en la cena del Grupo Popular.

La primera fase de la elección del nuevo presidente del PP celebrada esta semana pasará a la historia de este partido y seguramente de nuestra democracia. Después de más 40 años, los afiliados de esta formación podían pronunciarse por primera vez de manera directa sobre la identidad de la persona que querían que rigiera a partir de ahora los destinos del principal partido de la oposición. En este breve post se analizará tanto el sistema de elección utilizado algunas de las claves explicativas del resultado registrado el pasado domingo. Además, se especulará sobre lo que puede pasar en el Congreso a celebrar de aquí dos semanas.

Las reglas del juego: "Para quedarte donde estás tienes que correr lo más rápido que puedas"

En el último congreso del partido, celebrado en Madrid en febrero de 2017, se adopta un cambio fundamental en el método de elección del líder del partido. Desde entonces queda consagrado un método de elección de doble vuelta según el cual los militantes que se hubieran inscrito para participar en el proceso electoral podrían elegir de forma directa al presidente del partido. Según reza el artículo 35.2 de los Estatutos, si alguno de los candidatos obtenía más del 50% del total de los votos válidamente emitidos, con una diferencia de al menos 15 puntos sobre el resto de candidatos y era el más votado en la mitad de las circunscripciones sería proclamado  como candidato único a la Presidencia del partido. De no ser así, se procederá a una segunda vuelta en que los compromisarios en el Congreso elegirán al presidente del partido de entre los dos candidatos más votados.

Seguir leyendo »

El “mundo de la cultura y el espectáculo” y las elecciones

Durante el periodo que duran las campañas electorales en nuestro país, se da un fenómeno curioso. Además de intentar concitar el apoyo ciudadano y de distintos sectores–como por ejemplo las trabajadoras autónomas- , los partidos se lanzan a la búsqueda del soporte de lo que se consideran personalidades relevantes de la sociedad y que conllevan notoriedad a la candidatura. ¿Qué grupos de prestigio buscan los partidos? En esta entrada respondo a esta pregunta. Para ello utilizo como fuente todas las noticias durante la campaña electoral de uno de los principales diarios españoles de los últimos 25 años (desde 1993 hasta hoy).  

¿Qué grupos de prestigio buscan los partidos? Especialmente buscados son los que se suelen clasificar como los del “mundo de la cultura y el espectáculo”. Dicho mundo, y a tenor de los que suelen firmar los manifiestos con los que se hace constar el apoyo a los partidos, suele estar compuesto por actores y cantantes (los más conocidos), pintores, escritores, directores de cine, teatro y/o danza, académicos, galeristas, bailarines, diseñadores y muchos otros creadores de distintas artes y disciplinas.

Algún lector considera que los componentes que incluyo en mi concepción del “mundo de la cultura y el espectáculo” está sesgada pues no incluyo, por ejemplo, a cocineros. Y están en lo cierto. El concepto de cultura es muy amplio y varía con el tiempo. La gastronomía es cultura y lo que hacen muchos de nuestros cocineros es arte. Pero, si bien estamos acostumbrados a ver que una actriz muestre sus simpatías por un partido, rara vez sabemos que piensan hacer algunos de los cocineros estrellados del país.

Seguir leyendo »

¿La población española destaca por su aceptación de la inmigración extranjera? Categóricamente “Sí”

El caso del buque Aquarius y el aumento temporal del flujo de migrantes en el Mediterráneo asociado con el verano ha puesto el asunto de la inmigración irregular en el centro del debate público en todos los países europeos. La respuesta de los gobiernos y la población a estos flujos migratorios asimismo han diferido sustancialmente. Los medios de comunicación ofrecen indicaciones anecdóticas pero recurrentes de que en algunos países la población acoge a los migrantes con solidaridad y en otros países la población los trata con hostilidad forzándoles a vivir en la clandestinidad. ¿Cómo podemos caracterizar a España a este respecto? ¿La población española es comparativamente más solidaria (u hostil) hacia los inmigrantes que la de otros países de nuestro entorno? Para responder a esta pregunta, he compilado resultados de encuestas realizadas por cuatro organizaciones distintas con larga tradición en la realización de estudios demoscópicos y con cuatro indicadores muy distintos. En ocasiones se utilizan resultados de una sola encuesta para demostrar la posición relativa de un país, pero estos resultados pueden estar afectados por el tipo de muestreo realizado o la formulación de las preguntas. Utilizando cuatro fuentes muy distintas y cuatro indicadores aludiendo a aspectos también diferentes obtenemos una descripción mucho más representativa y fiable de las actitudes de los españoles hacia la inmigración en perspectiva comparada.

El siguiente gráfico indica la posición relativa de España a este respecto entre los países europeos. Combina los resultados de preguntas incluidas en un Eurobarómetro reciente y las dos últimas oleadas de la Encuesta Social Europea. El primer indicador revela el porcentaje de población que considera que la inmigración de personas procedentes de fuera de la Unión Europea como “es más bien un problema”. Un valor más bajo indica mayor tolerancia con la inmigración. El segundo indicador revela la media de apoyo en una escala 0-10 a la afirmación de que “los inmigrantes hacen [el país] un mejor sitio para vivir”. Un valor más alto indica mayor tolerancia. Por tanto, los países más tolerantes en Europa se encuentran en el cuadrante inferior derecho y los más intolerantes en el cuadrante superior izquierdo. Entro los más intolerantes encontramos a Hungría, Italia y Chipre. Entre los más tolerantes encontramos en un lugar destacado a Suecia, seguida de otros dos países escandinavos (Dinamarca y Finlandia). En dicho cuadrante también aparece España con niveles de tolerancia (o apoyo, según se mire) similares o incluso mejores que Alemania y los Países Bajos. Por tanto, la evidencia indica claramente que España destaca entre los países europeos por su alto grado de aceptación de la población inmigrante.

C:\fakepath\Grafico_1.jpg

Seguir leyendo »

Los españoles quieren mudarse a Galapagar

Nota: La autora del post y todos los editores de Piedras de Papel lamentamos que la publicación de éste haya precedido en pocas horas a la noticia del nacimiento prematuro de los hijos de Irene Montero y Pablo Iglesias, a los que les deseamos lo mejor en estas duras circunstancias.

Seguir leyendo »

¿Es todavía la política cosa de hombres?

¿Cuánto sabe de política el ciudadano medio? ¿Sirve para algo estar informado? Si:  quienes saben más de política están más interesados, y participan más en ella. Sin embargo, muchos estudios muestran que los hombres parecen saber más de política que las mujeres, tanto en los Estados Unidos ( aquí) y europeos ( aquí) incluyendo España ( aquí). Sorprendentemente, estas diferencias aparecen desde muy temprana edad ( aquí). 

¿Y eso por qué? ¿Sigue siendo la política cosa de hombres? La explicación más recurrente conecta con la socialización en roles de género. Hoy en día niños y niñas siguen creciendo con la idea de que la política es cosa de hombres. Un modelo que se trasmite no solo a través de los valores familiares que se inculcan a los niños sino también en la escuela, en los medios de comunicación, en las redes sociales, incluso en el mercado de los juguetes y el ocio que se les ofrece.

Mientras que a las niñas se les trasmite el valor de la empatía e interconectividad con los demás, a los niños se les enseña la importancia de valores como la asertividad, el interés personal y la independencia. Todo ello se traduce en expectativas concretas respecto al distinto papel de hombres y mujeres en la sociedad. Estos roles de género se filtran en nuestras relaciones en el trabajo, en el hogar, en la escuela, y contribuyen a crear dinámicas y procesos sociales que desempeñan un papel fundamental a la hora de perpetuar las desigualdades y diferencias de género existentes. Y ello independientemente de los cambios sociales y económicos de las últimas décadas.

Seguir leyendo »

La culpa en política

En política, culpar significa atribuir la responsabilidad por algo que no salió bien. La psicología social caracteriza la asignación de responsabilidades como un comportamiento sesgado. Esto significa que no somos neutrales a la hora de señalar quién es el responsable de qué: tendemos a exonerar a quienes identificamos como “los nuestros” - sea el partido, la raza, o la nación – y a señalar como responsables a quienes no se encuentren entre esos grupos de referencia.  

Estos sesgos de grupo lastran el funcionamiento de la democracia porque debilitan el mecanismo que disciplina a los gobernantes, que consiste en identificar primero al responsable de los resultados de las políticas y luego castigarle o premiarle en las urnas. Si de entrada falla la identificación de la responsabilidad, entonces los políticos dejan de cosechar lo que siembran, porque se produce un cortocircuito entre lo bien o mal que lo hacen y su resultado en las urnas.

En la asignación de responsabilidades no sólo influyen los sesgos de grupo. También es importante el conocimiento sobre qué nivel de gobierno o qué instituciones están implicadas en cada política. En España, como en cualquier sistema de gobierno descentralizado, esta tarea es más complicada porque distintos niveles de gobierno – nacional, regional y local –participan en el diseño, financiación y provisión de las políticas públicas. De hecho, comparando los datos publicados por el CIS en el Barómetro Autonómico del 2012 con datos de una encuesta realizada durante la última semana de Mayo de 2018 puede observarse (ver Gráfico 1) que en la actualidad los ciudadanos se equivocan más (y no menos) en la asignación de responsabilidades a los gobiernos autonómicos. Esto ocurre porque para todas las políticas el gobierno central es percibido como más responsable que en 2012[1]. 

Seguir leyendo »

¿Quién tiene ministerio de cultura?

Ministerios de cultura en 24 democracias maduras.. Compilado con datos de la Wikipedia. @AlbertoPenades @PiedrasPapel

Si su país es federal y se encuentra entre las primeras democracias avanzadas (voy a llamar así a los países que ya eran democracias cuando España hizo la transición) notará que no tiene ni ministra ni ministro de cultura y no lo ha tenido nunca. Es una prueba de tornasol inapelable para el federalismo entre las democracias más maduras, siete de un total de 24 países. Sí y solo sí es federal, no es cultural;  no basta el truco de descentralizar. Eso es lo que revela una lectura paciente de la Wikipedia. En todos los demás casos hay un ministerio de alto nivel con el nombre de "Cultura" en la puerta. Que además, menos en griego, japonés y hebreo, que no usan el abecedario, se dice siempre igual: o cultura o kultur, o cosa muy parecida, hasta en finés. Alcanzo a distinguir que los griegos usan el equivalente a "civilización" (la palabra tiene la raíz "polis"), pero lo pasamos por cultura. 

Los federales son estos:

A veces se intenta contraponer una especie de modelo anglo, en el que "lo de la cultura" se refiere más al patrimonio y a las artes, a un modelo gálico, que toma el asunto como algo más, digamos, espiritual, pero de mucha contundencia política. En Francia, el Ministerio de Cultura lo introdujo De Gaulle, y se lo entregó a Malraux, en su momento más nacional. En España, con este pico de mantel se hace un argumento anglófilo y anti-estatalista que suele resonar a la derecha del centro.

Seguir leyendo »

El PP y ‘El adversario’

El escritor francés Emmanuel Carrère en una imagen de archivo

[ Spoiler: este post no es sobre las “primarias” del PP ]

En el año 2000 Emmanuel Carrère publicó una novela que recuerda mucho a la evolución del Partido Popular en relación con la corrupción. Se trata de El adversario, la historia de un hombre que se pasó cerca de veinte años mintiendo a familiares y amigos, fingiendo ser un médico de prestigio aunque en realidad no tenía trabajo y se pasaba los días vagando por el bosque, parkings o cafeterías esperando a que llegase la hora de volver a casa para seguir con su ejemplar vida familiar. Hasta que un día de enero de 1993, agobiado por la fuerza de la verdad, decidió matar a sus propios padres, a su mujer y a sus dos hijos. En esa lenta y solitaria construcción de la mentira así como en la consecuente decepción, creo, hay algo en común con el PP.

El adversario pertenece a un género en auge, el de novela sin ficción o novela testimonio, en el que se hace uso de los recursos de la literatura para narrar hechos reales. Un género híbrido que para muchos nace con Truman Capote y su A sangre fría, pero que para los más entendidos se origina con Operación masacre del argentino Rodolfo Walsh. La novela sin ficción cuenta en su nómina, entre otros, con autores como el propio Carrère, Delphine de Vigan, Leila Guerriero, la Nobel Svetlana Alexiévich, o el reciente galardonado Jorge Volpi. En España podríamos hablar de firmas como Javier Cercas, Sergio del Molino o, con su último libro, Miguel Ángel Hernández. Todos, aunque desde diferentes perspectivas, comparten el objetivo de hechizarnos con su pluma para –capturada nuestra atención–mostrarnos que en ocasiones la realidad puede superar a la ficción.                                               

Seguir leyendo »