Sobre este blog

Piedras de papel es un blog en el que un grupo de sociólogos y politólogos tratamos de dar una visión rigurosa sobre las cuestiones de actualidad. Nuestras herramientas son el análisis de datos, los hechos contrastados y los argumentos abiertos a la crítica.

Autores:

Aina Gallego - @ainagallego

Alberto Penadés - @AlbertoPenades

Ferran Martínez i Coma - @fmartinezicoma

Ignacio Jurado - @ignaciojurado

José Fernández-Albertos - @jfalbertos

Leire Salazar

Lluís Orriols - @lluisorriols

Marta Romero - @romercruzm

Pablo Fernández-Vázquez - @pfernandezvz

Sebastián Lavezzolo - @SB_Lavezzolo

Víctor Lapuente Giné - @VictorLapuente

Luis Miller - @luismmiller

Lídia Brun - @Lilypurple311

Sandra León Alfonso - @sandraleon_

¿Falta cultura de pacto en España?

España se parece más a Europa tras las últimas elecciones locales y autonómicas. Al menos, en lo que a su sistema de partidos se refiere. La aparición de nuevos partidos políticos ha aumentado la fragmentación del voto, y la consecuencia de ello es que en la mayoría de ciudades y comunidades autónomas la formación de gobiernos pasa por pactos de investidura o de coalición entre distintos partidos. Aunque este nuevo escenario representa un cambio en profundidad del mapa de representación política en España, lo que aquí hasta ahora era una excepción, en los países de nuestro entorno era la norma. Además, no parece que ello vaya a cambiar en el medio plazo, pues los gobiernos de coalición son cada vez más predominantes en el panorama político europeo, mientras los de un solo partido languidecen (ver Gráfico 1).

Gráfico 1. Frecuencia de gobiernos de coalición y gobiernos de un solo partido en 17 democracias occidentales (1944-2009)

Fuente: Hobolt, S. and Jeffery A. Karp; Electoral Studies 29 (2010) pág. 301

Hemos leído y oído mucho sobre los peligros que supuestamente encierra un sistema político más fragmentado; y hemos leído y oído algo menos sobre sus posibles virtudes. La amenaza para muchos se concreta en la inestabilidad política asociada al nuevo escenario político, y para justificarlo alegan la falta de cultura de pacto en España. Sin embargo, estos argumentos son cuestionables si atendemos a la evidencia empírica. Sobre la inestabilidad no me detendré en este post y me remitiré a los análisis que muestran que los gobiernos de coalición son más estables que la alternativa de gobierno en un entorno fragmentado, que son los gobiernos en minoría. En las próximas líneas me dedicaré a justificar por qué es discutible decir que no existe cultura de pacto en España.

En primer lugar, el término “cultura” es opaco, por lo que no resulta fácil contrastar empíricamente si hay o no cultura de pacto a menos que concretemos qué entendemos por “cultura”. Si nos estamos refiriendo a la práctica o la experiencia de los partidos y la opinión pública con dicho tipo de gobiernos, el argumento no es muy sostenible: aunque de intensidad menor que en otros contextos, existe tradición de pactos en España, tanto en las comunidades autónomas como en los ayuntamientos. Si por “cultura política” se entiende el conjunto de actitudes y creencias que son comunes al conjunto de la población española, no he podido encontrar nada en los datos de encuesta comparados que insinúe que los ciudadanos en España tengan especial antipatía por los gobiernos de coalición. De hecho, más bien al contrario: los españoles valoran mejor los gobiernos de coalición que los gobiernos de un solo partido, como se refleja en el Gráfico 2. Un 52% considera que lo mejor para la democracia es un gobierno formado por dos o más partidos, mientras que un 33% piensa que lo mejor para la democracia son los gobiernos de un solo partido[1]. En promedio, los europeos se muestran algo más favorables que los españoles a los gobiernos de coalición (los porcentajes son de un 64% a favor de los gobiernos de coalición y un 19% a favor de los gobiernos de un solo partido), pero tanto en España como en el conjunto de países europeos el apoyo a los gobiernos de más de un solo partido es mayoritario.

Gráfico 2. Preferencias sobre tipos de gobierno

Fuente: European Social Survey 2012

De hecho, un vistazo a los datos del CIS sobre qué pensaban los ciudadanos sobre los pactos de investidura entre CiU, PNV, Coalición Canaria y el gobierno del PP en 1996 (no he encontrado datos para los del PSOE en 1993) muestra que éstos contaban con el apoyo de la mayoría de la población (en torno al 40% estaban a favor del pacto[2]). Y cuando se ha preguntado a la opinión pública sobre la futura composición del gobierno antes y después de las elecciones, en la mayoría de casos los ciudadanos han optado en mayor medida por gobiernos en coalición que por gobiernos en minoría[3]. Una excepción es el año 2004 (datos de la postelectoral), cuando los ciudadanos preferían un gobierno central del PSOE en minoría a gobiernos de coalición del PSOE con la izquierda (IU, ERC, BNG, CHA) o con los nacionalistas (CC y CiU).

Un tercer motivo por el que es cuestionable decir que no existe cultura favorable a las coaliciones es que muchos ciudadanos han optado por nuevas formaciones en las pasadas elecciones. Un rasgo que ha diferenciado claramente a la opinión pública española de su entorno europeo es precisamente la desconfianza hacia los políticos (¡en niveles solo superados por Bulgaria, Ucrania y Kosovo![4]). Esa desafección política se ha proyectado fundamentalmente hacia los viejos partidos, y esto al final se ha traducido en una ampliación de la oferta política con la aparición de nuevos partidos. Me resulta extraño, por contradictorio, pensar que los ciudadanos quieren una mayor oferta política pero a la vez son reacios a que haya pactos entre distintos partidos. A no ser que pensemos que los ciudadanos son profundamente miopes e ignoran que si aumenta la fragmentación serán necesarios los pactos para formar gobiernos.

En definitiva, el argumento de la falta de cultura de pacto en España no parece sostenible a la luz de los datos de opinión pública. La prueba de fuego de la cultura del pacto en España no recae en ciudadanos, sino en los partidos políticos. Los partidos tradicionales se han socializado durante las últimas legislaturas en un contexto definido por la confrontación, y los nuevos se han aupado políticamente en una división entre viejos y nuevos. Todos ellos deberán repensar el modelo de relaciones interpartidistas para facilitar los acuerdos. Y para ello cuentan con una ciudadanía favorable a las nuevas formas de gobierno.

---

[1] European Social Survey 2012. Ante la pregunta de cómo de importante es un gobierno de coalición para la democracia, y cómo de importante es un gobierno de un solo partido para la democracia (en una escala de 0 al 10 donde 0 es nada importante y 10 extremadamente importante), la media para los gobiernos de coalición en España era de 7.97, y de 7.59 para los gobiernos de un solo partido.

[2] Barómetro de Mayo 1996 del CIS.

[3] Post-electoral Andalucía 2012, Pre-electoral Galicia 2005, Post-electoral País Vasco 2005, Pre-electoral Galicia 2001, Post-electoral Cataluña 1999. Las excepciones son el País Vasco en el 2001 (opción favorita gobierno en minoría PNV-EA, post-electoral 2001).

[4] ESS 2012.

Sobre este blog

Piedras de papel es un blog en el que un grupo de sociólogos y politólogos tratamos de dar una visión rigurosa sobre las cuestiones de actualidad. Nuestras herramientas son el análisis de datos, los hechos contrastados y los argumentos abiertos a la crítica.

Autores:

Aina Gallego - @ainagallego

Alberto Penadés - @AlbertoPenades

Ferran Martínez i Coma - @fmartinezicoma

Ignacio Jurado - @ignaciojurado

José Fernández-Albertos - @jfalbertos

Leire Salazar

Lluís Orriols - @lluisorriols

Marta Romero - @romercruzm

Pablo Fernández-Vázquez - @pfernandezvz

Sebastián Lavezzolo - @SB_Lavezzolo

Víctor Lapuente Giné - @VictorLapuente

Luis Miller - @luismmiller

Lídia Brun - @Lilypurple311

Sandra León Alfonso - @sandraleon_

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats