El alcalde socialista de Leganés premia el apoyo de Ciudadanos con dos gerencias y una vocalía en empresas públicas

El alcalde de Leganés, Santiago Llorente, durante un mitin el pasado mes de mayo.

El alcalde de Leganés, Santiago Llorente, del PSOE, se ha situado en el punto de mira de la oposición municipal desde que el pasado mes de junio logró formar gobierno con Más Madrid-Leganemos y el apoyo de los tres concejales de Ciudadanos, quinta fuerza política en este municipio madrileño en el que los de Rivera hicieron caso omiso al veto que la dirección nacional impuso al PSOE de Pedro Sánchez.

El Ayuntamiento de Leganés ofreció empleos temporales a parados a los que luego no contrató

El Ayuntamiento de Leganés ofreció empleos temporales a parados a los que luego no contrató

Los portavoces de ULEG, PP y Unidas Podemos-IU acusan al regidor de "enchufismo", "nepotismo" y de estar "devolviendo el favor" a los de Rivera a base de "prebendas y "chanchullos" con nombramientos en empresas públicas que conllevan sustanciosos sueldos que rozan los 55.000 euros anuales. Se trata de las gerencias de LG Medios, que se ocupa de la comunicación de eventos del municipio, y de EMSULE, la empresa municipal del suelo, que han recaído en Jesús Monroy Sánchez y Agustín Andrés Pérez Barba, dos afiliados de Ciudadanos "sin ninguna preparación ni experiencia para estos cargos", según denuncian al unísono estos grupos de la oposición.

En este municipio del sudoeste de Madrid, de 189.000 habitantes, los socialistas lograron en las pasadas municipales diez concejales; la ULEG y el PP obtuvieron cuatro cada uno; Podemos-IU y Cs, tres cada uno; Más Madrid-Leganemos (Errejonistas ), dos, y Vox uno. Gracias al apoyo de los tres ediles del partido de Rivera, el gobierno del PSOE y Leganemos cuenta desde entonces con mayoría absoluta para sacar adelante cualquier propuesta o iniciativa, como se ha demostrado con estos nombramientos.

Según relata Carlos Delgado Pulido, portavoz de la ULEG, este verano, "con agosticidad", el alcalde fue preparando el terreno y convocó una Junta General de Accionistas de la empresa pública de Comunicación LG Medios en la que "sorprendentemente se cambiaron los estatutos para que dejara de ser obligatorio que el que fuera nombrado gerente tuviera titulación, aunque fuera media". "Eliminaron ese requisito y para dejarlo en alguien que acreditara experiencia. Eso ya nos hizo sospechar".

Poco después, Llorente convocó a los consejos de administración tanto de LG Medios como de la empresa municipal del suelo de Leganés, EMSULE, para nombrar a dos gerentes. En esas reuniones se aprobaron las únicas propuestas presentadas: la de Jesús Monroy Sánchez, y la de Jesús Andrés Pérez Barba, respectivamente, ambos del partido de Rivera, con sueldos de 54.000 euros brutos anuales. El coste total, según lo cifra el PP, supone " 432.000 euros para las arcas municipales al final del mandato".

Monroy Sánchez concurrió en las últimas elecciones municipales como número 6 en las listas de Ciudadanos de Leganés y Pérez Barba se presentó por la de Aranjuez, aunque curiosamente también fue entre 2011 y 2015 cargo de confianza del exregidor de Alcorcón, David Pérez, del PP, pese a pertenecer a Ciudadanos.

Fuentes del Gobierno municipal aseguran que no hay nada irregular ni reprochable en estos nombramientos ya que "ningún otro grupo municipal presentó candidatos para dichos cargos, como se les insistió".

La versión de ULEG, PP y Unidas Podemos es que renunciaron a presentar candidatos ante la "pantomima" organizada en ambos consejos de administración dado que cualquier otra propuesta estaba destinada al fracaso. "Para blanquear el proceso, el PSOE y Leganemos montan una farsa diciendo que cada grupo propusiera sus candidatos para gerentes, cuando se sabía que era inútil porque desde el principio estaba ya claro a quién se iban a dar los cargos", explica Delgado.

A juicio de la oposición estos nombramientos deberían hacerse por concurso público para que cualquier aspirante acredite formación o titulación adecuada en base a sus méritos, experiencia y capacidad, requisitos que las mismas fuentes del gobierno municipal creen que ostentan tanto Monroy Sánchez como Pérez Barba. Ambas propuestas quedaron aprobadas con los votos a favor de PSOE y Más Madrid Leganemos y los propios de Ciudadanos.

"Monroy es guardaespaldas y monitor deportivo, no tienen ninguna titulación pero les ha servido como excusa el hecho de que está colaborando con una radio local para asegurar que tiene experiencia en los medios de comunicación", señala el portavoz de ULEG.

Este grupo municipal lamenta que una de sus primeras decisiones como gerente de LG Medios fuera dejar de grabar las ruedas de prensa que celebran en el Ayuntamiento todos los grupos políticos y que habitualmente se cubrían. "Monroy decidió que se censuraban. Una especie de dictadura norcoreana con una empresa de comunicación que pagamos todos los vecinos", lamenta Delgado. Esta empresa de comunicación cuenta con un presupuesto anual de más de medio millón de euros y se encarga también de insertar anuncios municipales en la prensa local fundamentalmente. En ella trabajan dos diseñadores, un fotógrafo, un técnico audiovisual y una administrativa, "todos con buenos sueldos", afirma Delgado.

Con muchas de las apreciaciones hechas por el portavoz de ULEG coincide Miguel Ángel Recuenco, del PP, que no duda en afirmar que "esos nombramientos son el pago del PSOE al apoyo que Ciudadanos dio a la investidura del alcalde". "El acuerdo bajo cuerda entre el PSOE, Leganemos y Ciudadanos es lamentable, vergonzoso y ruin. Lo único que les importa es llenarse los bolsillo a costa de los vecinos”, añade Recuenco. "Se trata de un caso de nepotismo descarado y el pago con dinero de los contribuyentes por el apoyo de Ciudadanos a la investidura".

"Monroy, que tendrá un sueldo de 54.000 euros al año, no cuenta con la más mínima preparación académica para desempeñar su nueva tarea ni tampoco atesora experiencia previa relevante en nada relacionado con la comunicación ni con la gestión pública", afirma el edil popular, que recuerda que en la etapa en la que el PP gobernó el Ayuntamiento, entre 2011 y 2015, el gerente de LG Medios "no sólo no cobró ni un solo euro, sino que además le ahorró 4,5 millones al Consistorio por su acertada gestión financiera".

Recuenco también carga contra el nombramiento de Pérez Barba en EMSULE en donde denuncia que "se vuelve a la época del despilfarro socialista, como ocurrió años atrás, en los que la gestión del PSOE provocó que la empresa acumulase pérdidas por valor de 150 millones de euros". "Son enchufados, carecen de preparación académica y su experiencia para estos cargos, en los que manejarán presupuestos millonarios, es nula", zanja.

Desde Unidas Podemos-IU se unen al coro de críticas. "Aquello que los militantes del PSOE gritaban tras las elecciones del 28A de con Rivera, no, con Rivera, no, aquí es con Rivera sí, con Rivera, sí", asegura Óscar García, portavoz adjunto del grupo municipal. "Nos parece vergonzoso que se utilice el dinero de las vecinas y vecinos de Leganés para pagar favores políticos. Los gerentes van a costar más de 400.000 euros en esta legislatura. Un dinero que se podría utilizar para realizar mantenimiento de los colegios o construir equipamientos en los barrios nuevos (Leganés Norte, Arroyo Culebro,....)". "O ir destinados a rehabilitar los antiguos (San Nicasio, Centro,.....). Al final, se ha convertido en un pago en diferido del apoyo que Ciudadanos dio al PSOE en el pleno de investidura", afirma García.

Un imputado de Cs, vocal del consorcio urbanístico

A estos dos nombramientos se suma un tercero, el del portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, José Manuel Egea Cáceres, como vocal del consorcio urbanístico Leganés Tecnológico (Legatec), pese a estar imputado por un presunto delito "contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social". La querella, según publicó eldiario.es, fue presentada por la Fiscalía a petición de Hacienda, contra Construcciones Roleda SL, una de las empresas en las que participaba Egea que están siendo investigadas. El caso sigue abierto.

La ULEG ha sido excluida del consejo de administración del consorcio a pesar de ser el principal partido de la oposición en Leganés. El grupo ha impugnado este nombramiento presentando un escrito ante la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid y ante el propio ayuntamiento. "Es indignante que se excluya al principal partido de la oposición, que siempre ha estado presente en ese consorcio. Este nombramiento solo busca asegurarse el apoyo de Egea cuando se someta a votación cualquier decisión", afirma Delgado.

En su defensa sale también el portavoz del grupo morado. "Lo lógico hubiera sido que se hubiera nombrado como vocal a miembros de la oposición, en concreto a un miembro del principal partido de la oposición, que en este caso es ULEG. O también, y como nosotras propusimos, que cada grupo municipal pudiera poner un vocal con voz, pero sin voto, cosa que el gobierno local también ha rechazado", dice García.

Ante todos estos hechos, el portavoz de ULEG adelanta que está ultimando una denuncia ante la Fiscalía contra los miembros que participaron en la reunión de los consejos de administración de las citadas empresas municipales donde se designó a esos cargos públicos pertenecientes a Ciudadanos. "Nuestra denuncia es por 'administración desleal' porque entendemos que con los nombramiento de esos gerentes se están usando recursos municipales de empresas públicas para premiar o hacer componendas políticas, actuando de mala fe y sin mirar el interés público".

"Aquí hay un contubernio político-empresarial con Ciudadanos a cambio de prebendas descaradas", asegura. "El día de la investidura, Ciudadanos ya nos sorprendió a todos votando a favor del alcalde, justo en el momento en el que Rivera no paraba de hablar de la 'banda de Sánchez'. Con el tiempo hemos visto que ese apoyo no era gratis y ahora podemos decir que en Leganés tenemos a 'la banda de Santi' [nombre de pila del alcalde] que está formada también por Ciudadanos, grupo que desde entonces ocupa una estructura de poder aquí muy importante", sentencia Delgado.

Por su parte, Óscar García afea a los socialistas que "públicamente hablen de Unidas Podemos-IU como socios preferentes, mientras la realidad local aquí nos indica que prefieren pactar con Ciudadanos, un partido –recuerdan– que en la Comunidad de Madrid y en otras comunidades pacta y gobierna con el PP y Vox". "No sabemos si asistiremos a más pagos a Ciudadanos en forma de gestos hacia el ladrillo", concluye.

Etiquetas
Publicado el
3 de octubre de 2019 - 21:40 h

Descubre nuestras apps

stats