El Congreso aprueba abrir una comisión de investigación sobre la Operación Kitchen

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy (i), y el exministro de Interior Jorge Fernández Díaz.

Una amplia mayoría del Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves la creación de una comisión de investigación sobre la Operación Kitchen, la pieza separada del caso Villarejo que investiga el supuesto espionaje del Gobierno de Mariano Rajoy al extesorero del PP, Luis Bárcenas, y la supuesta destrucción de pruebas contra el partido, con la utilización de fondos reservados, y por la que están imputados el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, y su mano derecha en el ministerio, el exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez. La votación se ha saldado con 206 síes, 88 noes y 54 abstenciones.

El texto registrado por PSOE y Unidas Podemos, los dos grupos que conforman el Gobierno de coalición, solicita que la Cámara investigue "la utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior, con la finalidad de favorecer intereses políticos del PP y de anular pruebas inculpatorias para este partido en casos de corrupción, durante los mandatos de gobierno del Partido Popular".

Durante el debate de la iniciativa, que se ha producido este jueves en la Cámara Baja, el PSOE ha tratado de vincular la Kitchen con la dirección actual del PP al considerar que "cuando era diputado por Ávila", el hoy líder de los populares, Pablo Casado, "era vicesecretario general del PP de Rajoy y Cospedal", por lo que "no es ajeno a esta trama". "Todavía no ha dado explicaciones", ha criticado Felipe Sicialia, el portavoz socialista que ha defendido la creación de la comisión de investigación. Por todo ello, Sicilia ha acusado al PP de "usar el Estado, primero para financiarse ilegalmente y después para tapar la corrupción".

"Pedimos una investigación para ver si en Interior, con Jorge Fernández Díaz al frente, se destruyeron pruebas y para tapar 10 años de corrupción generalizada e institucionalizada del PP. Cabe preguntarse cuántas investigaciones se han impedido, cuántas investigaciones se habrán obstruido por esa estructura que montó el Gobierno", ha señalado.

Sicilia ha acusado al PP de tenerlo "todo muy bien ideado". "Primero, la financiación ilegal. Luego, una trama corrupta para desprestigiar al adversario y seguir usando al Gobierno para financiarse. Y después otra trama para tapar las pruebas", ha sostenido. Y al final, ha zanjado, "cambian la ley para reducir los plazos de investigación. "Empiecen a demostrar que no son una trama, sino un partido político", ha concluido.

Echenique: "El PP usó las instituciones para cobrar mordidas"

El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha definido la Kitchen como "uno de los mayores ataques a la democracia". "Ya sabe todo el mundo que el PP usó las instituciones para financiarse, cobrar mordidas, acudir dopado a las campañas y pagar sobresueldos a sus dirigentes", ha explicado. "Sabemos que se montaron unas cloacas desde Interior para calumniar y difamar a los adversarios, llenar horas de tertulia para amañar las elecciones y alterar la formación de gobiernos democráticos en España", ha continuado. Para concluir: "Kitchen es una vuelta de tuerca más. Es utilizar esas mismas estructuras para destruir pruebas, sabotear juicios y encubrir a personas".

Echenique ha recordado que, supuestamente, "se utilizaron 70 agentes, arrastrando por el fango a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado". "Y quién sabe también si se utilizó a determinados jueces", ha añadido. "Ahí tenemos a la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, quien fue condenada a 15 años y no ha entrado en prisión. Algo que pudo ser determinante para el silencio del extesorero. Ayer, el Consejo General del Poder Judicial en funciones nombró con carácter vitalicio a uno de los jueces que dejó en la calle a la mujer de Bárcenas", ha señalado.

El portavoz del grupo confederal ha avanzado que pedirán la comparecencia de Pablo Casado "como máximo responsable del partido que se dedicó a estas actividades". "Tenemos derecho a que se depuren responsabilidades para que nunca más vuelva a ocurrir", ha añadido. Echenique ha señalado al final de su intervención que, "si se constata que esto era una política del PP" se tendría que "aplicar la Constitución" y, en concreto, "el artículo 22.2 que dice que "las asociaciones que persigan fines o utilicen medios tipificados como delito son ilegales".

El turno en contra de la propuesta lo ha utilizado el PP. La encargada de hacerlo ha sido la diputada gallega Ana Vázquez, quien ha calificado de "broma" la iniciativa y ha esgrimido el caso de los ERE de Andalucía o la condena a Echenique por no pagar la Seguridad Social de la persona que lo atendía. "Esto es como si ponen al zorro a cuidar de las gallinas", ha dicho.

El PP considera que la iniciativa busca "silenciar a la oposición"

Vázquez ha esgrimido la crisis sanitaria, social y económica generada por la pandemia como escusa para no investigar la Kitchen. El PP ha sostenido que se abre esta comisión "para tapar la farsa" de la gestión de la pandemia del Gobierno actual. "Pretenden silenciar a la oposición, al PP", ha dicho. Para añadir que el actual "es el Gobierno más miserable, que intenta tapar 56.000 mil muertos con 56.000 euros supuestamente defraudados". "El PP no va a permitir lecciones de honradez y de moralidad porque son ustedes los que carecen de ellas", ha concluido.

En las réplicas de los proponientes, se han esgrimido argumentos similares a los planteados en el primer turno. Sicilia ha asegurado que el PP tiene "una oportunidad" y les ha pedido que "dejen de utilizar a la Policía para tapar sus vergüenzas; de usar y bloquear al CGPJ; y de justificar la corrupción. Si tan patriotas son, en lugar de pedir el carné de militante a Jorge Fernández, expliquen la Kitchen". El hoy portavoz socialista también ha anticipado que su grupo llamará a declarar al ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez.

Echenique ha acusado al PP por su parte de querer extender la máxima de que "todos son iguales" porque "ya han abandonado el deseo de transmitir que no son corruptos". "Intentan decir que todos somos iguales, la diferencia entre su partido y el mío es que tienen un montón de gente en la cárcel y todas las denuncias falsas que han presentado contra mi formación han sido archivadas. Antes de hablar de denuncias falsas sobre financiación lávense la boca con jabón", ha zanjado.

Vázquez, en su turno de oposición, ha insistido en recordar los casos de corrupción del PSOE que se han juzgado y los supuestos que investiga la justicia sobre Podemos, pero inmediatamente después ha reclamado el derecho a la presunción de inocencia. "Centrémonos en lo importante, con un virus que amenaza vidas y mata la economía", ha reiterado. La diputada ha terminado dirigiéndose directamente a su propia bancada: "Señores de PP, somos un gran partido, hemos sacado a España dos veces de la crisis y lo vamos a hacer una tercera vez con Pablo Casado al mando".

La mayoría de grupos, a favor

En el turno de fijación de posiciones la mayoría de los grupos parlamentarios se han mostrado a favor de la constitución de la comisión de investigación. El portavoz de EH Bildu, Oskar Matute, ha recordado que la Kitchen es "una pieza de un sumario que tiene 20 piezas, que abarca todo el corolario de corrupción del Estado español y que sufren los ciudadanos". "Es una saga", ha dicho. "Primero la Gürtel y ahora la kitchen. Algún día habrá que investigar a los corruptores, a los que ponen la pasta", ha pedido. "Solo quien confunde patria con partido entiende que tiene que tener la policía a su servicio. Es como la mafia", ha sentenciado, para calificar de "patriotas de bolsillo" a los implicados, por "coger lo que es de todos".

Por parte del PNV, Aitor Esteban ha convenido que "las comisiones de investigación deberían ser una excepción", para sentenciar: "Pero esta es inevitable". Esteban ha recordado la "confesión de parte" realizada por el ex número dos de Interior con Jorge Fernández. En su opinión, la tarea de la comisión es "evitar que puedan reproducirse conductas similares". Eso sí, se ha mostrado pesimista: "No me hago ilusiones porque la comisión servirá para embarrar la pista".

Esteban ha aprovechado buena parte de su turno para alertar de una "crisis institucional" donde se "identifica la ideología con el Estado" que se ha extendido a otra crisis, la territorial, que ha "puesto en duda", ha dicho, "la objetividad del Poder Judicial". En opinión del portavoz del PNV, la justicia "ha perdido toda su credibilidad en cuanto a su independendencia" debido al "bloqueo para la renovación de órganos, a fiscales que intentan imponer sus tesis y a nombramientos que siguen a una relación cuasijérarquica con el poder político".

En este sentido, ha considerado que la bronca política por la ausencia del rey Felipe VI en la entrega de despachos judiciales en Barcelona es "el último episodio de Lesmes", al que ha acusado de "cargar públicamente contra el Gobierno" en "otro ejemplo de falta de neutralidad". "O el rey le llamó y le autorizó para hacer público el supuesto malestar, lo cual supondría un desafío inédito e inconstitucional al Gobierno; o no lo hizo, y Lesmes violó la confidencialidad y utilizó al jefe del Estado para zaherir al Gobierno y generar un ataque institucional sin precedentes utilizando al jefe del Estado".

Para Esteban, "lo más clamoroso es el silencio del rey". "La Casa Real podría cerrar la polémica y pedir serenidad, señalando que el funcionamiento ha sido el constitucionalmente fijado, por lo que no hay reproche; y advirtiendo que la Jefatura del Estado no es patrimonio de ninguna posición. Pero no lo ha hecho. Ha callado y ha alimentado una polémica artificial".

Ciudadanos reclama al PP "admitir errores y pedir perdón"

Desde Ciudadanos, Edmundo Bal ha querido posicionarse entre el PP, el PSOE y Unidas Podemos. "La principal preocupación de Ciudadanos es la gestión de la pandemia bajo el lema salvar vidas y salvar empleos. Pero los españoles siguen teniendo entre sus preocupaciones los partidos y la corrupción", ha arrancado, para arremeter contra los partidos proponentes por "no ver la corrupción propia".

Bal ha dicho que el PP le hace "un flaco favor a la democracia" y les ha conminado a "admitir errores y pedir perdón". "Luego Casado seguramente no tendrá nada que ver y veremos qué pasa con Rajoy", ha dicho, para concluir que "no se puede utilizar la etiqueta PP solo para colgarse medallas".

Los partidos independentistas catalanes han tratado de vincular la Operación Kitchen con la situación en Catalunya. Así, la portavoz de Junts, Miriam Nogueras, ha considerado que el exministro Fernández Díaz y la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría "orquestaron la 'operación Catalunya' para difamar a los líderes independentistas". Nogueras también ha cargado contra el actual Gobierno que, dice, "no es creible" planteando la comisión de investigación. "El sistema político español funciona de esta manera, a veces gesticulan, otras veces lloran un poquito, y PP y PSOE se tapan las vergüenzas mutuamente".

Gabriel Rufián, de ERC, ha añadido que "en todo que tiene que ver con los robos, casi siempre es mal día" para el PP, y ha recordado que el objeto de investigación es "un cuerpo parapolicial que se dedica a espiar para destruir pruebas". "Bienvenida sea una comisión de investigación", ha dicho Rufián que, dirigiéndose a los diputados del PP, les ha dicho que "no son un partido político, son una maquinaria de corrupción".

Vox habla de la "prostitución de la instituciones"

Vox, que se ha abstenido, ha acusado a los grupos proponentes de conseguir "el único objetivo que buscan con esta comisión de investigación, arrastrar al PP al fango". "Es donde ustedes se sienten cómodos, del caos es de donde sacan rédito político. Cuanto peor le va a España mejor le va a ustedes. Han convertido este Parlamento en un campeonato de la corrupción. Su forma de entender la política ha llevado a una absoluta degradación", ha señalado la diputada Macarena Olona.

Así, aunque ha considerado que desde que se levantó el secreto de sumario de la Kitchen las informaciones conocidas "son gravísimas" y demuestran la "prostitución de las instituciones del Estado" por parte del PP, Olona ha rechazado apoyar la creación de la comisión de investigación al entender que PSOE y Unidas Podemos "carecen de legitimidad para presentar esta comisión y su único objetivo es castigar en el hígado al PP y para ello no les importa llevarse por delante las instituciones del Estado".

Etiquetas
Publicado el
1 de octubre de 2020 - 11:02 h

Descubre nuestras apps

stats