Un chicle pegado en el escaño de Marcos de Quinto obliga a sustituir su butaca durante un Pleno del Congreso

El diputado Marcos de Quinto (Cs), durante la celebración de un Pleno en el Congreso.

El pasado 10 de septiembre el diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto se encontró un chicle pegado sobre su escaño en el Congreso durante el inicio del primer Pleno ordinario tras las vacaciones de verano. De Quinto advirtió de ese hecho al secretario general de su grupo parlamentario, Miguel Ángel Gutiérrez. Y este reclamó la ayuda de uno de los ujieres que presta asistencia a sus señorías durante el desarrollo de los plenos del Congreso, tal y como relata a eldiario.es un portavoz de esta formación. A partir de ahí, se puso en marcha el protocolo oficial para sustituir el escaño al portavoz de Economía de Albert Rivera.

Diputados que fotografían a otros diputados en zonas restringidas: una situación no regulada por el Congreso

Diputados que fotografían a otros diputados en zonas restringidas: una situación no regulada por el Congreso

La sesión había comenzado a las tres de la tarde y el asiento del diputado no fue sustituido hasta que finalizó el Pleno. En el hemiciclo se debatieron asuntos como la toma en consideración del proyecto de ley elaborado por el PSOE para regular la eutanasia o la reforma del Estatuto de Autonomía de Murcia.

La burocracia siguió su curso durante la tarde y poco antes de las 19 horas, el responsable de ujieres transmitía una nota interna solicitando una nueva silla para De Quinto. El motivo de la solicitud que se adjuntaba en esa nota rezaba así: "Chicle pegado".

El escaño de Marcos de Quinto está ubicado en la cuarta fila del hemiciclo y rodeado de diputados de su misma formación política. A su derecha se sienta Juan Carlos Girauta y a la derecha de Girauta hay un pasillo que lleva a la zona donde se ubican otros grupos políticos.

La sustitución de escaños es habitual cuando se producen desperfectos o desgaste pero nunca se había reportado antes una incidencia similar, según aseguran fuentes parlamentarias. El hemiciclo es un lugar restringido a diputados y ujieres durante los plenos pero también recibe excursiones cuando no hay debates. Antes de cada Pleno, los servicios de limpieza del Parlamento se encargan de revisar que todo esté en su sitio para acoger a los parlamentarios.

Los escaños que se retiran acaban en manos de una empresa contratada por el Congreso que se encarga de repararlos para devolverlos a su uso habitual. Antiguamente el Congreso contaba con una brigada propia de carpinteros para reparaciones menores pero ese servicio se encuentra externalizado en la actualidad.

El episodio del chicle en el escaño de Marcos de Quinto, cuya autoría se desconoce, se produce en medio de un clima enrarecido en la Cámara y solo unos días antes de que la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, dirigiese una reprimenda pública a los parlamentarios. El motivo en este caso fue la difusión de una fotografía por el alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, en la que Pablo Iglesias y Albert Rivera compartían un café en una zona restringida, solo para uso de los parlamentarios. Batet recordó a sus señorías que no está permitido realizar fotos en el interior del hemiciclo ni en los espacios reservados para que sus señorías puedan departir alejados de los focos y objetivos de la prensa.

En Ciudadanos restan importancia al episodio del chicle, que se solventó con la sustitución del escaño tan pronto como terminó el Pleno de ese día. Fuentes oficiales del Congreso también rebajan la relevancia de un incidente que, según señalan, no ha sido transmitido a la presidencia de la Cámara.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats