La portada de mañana
Acceder
El rechazo de Sánchez a tocar el pacto de la reforma laboral abre la vía Ciudadanos
Arde un árbol en la Amazonía para que coma un cerdo de macrogranja en España
Opinión - 'Entre el oasis catalán y la omertá', por Neus Tomàs

Cospedal se niega a declarar en la comisión de Kitchen y aduce los recursos contra el archivo de su imputación

La exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal en su comparecencia ante la comisión de Kitchen

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal se ha negado a declarar esta mañana ante la comisión del Congreso de los Diputados que investiga el espionaje a Luis Bárcenas con fondos reservados. Cospedal ha aducido que el archivo de la causa contra ella que dictó el juez Manuel García Castellón en julio está recurrido, entre otros, por la Fiscalía Anticorrupción, pero también por las acusaciones populares que ejercen PSOE y Unidas Podemos en la pieza separada del caso Villarejo. En dos ocasiones, Cospedal ha vinculado ambos recursos de las representaciones procesales de los dos partidos para excusarse de contestar a una sola pregunta de las que le han hecho los distintos portavoces parlamentarios.

La que fuera secretaria general del PP entre 2008 y 2018 ha asegurado que tenía intención de declarar la primera vez que fue llamada a declarar ante la comisión, el pasado 2 de junio, y que así se lo había trasladado a la presidenta de dicha comisión. El juez García Castellón decidió firmar el auto de imputación de Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, ese mismo día, mientras declaraba este último y horas antes de que lo fuera a hacer su mujer, nueve meses después de que Anticorrupción solicitara que pasaran a tener condición de investigados.

“Yo venía a declarar y no declaré porque ustedes me suspendieron la comparecencia. Ahora no declaro porque la Fiscalía ha recurrido. No es excusa, es que PSOE y Podemos son quien ha hecho que yo tenga que mantener, entre otros, esa posición”, ha dicho María Dolores de Cospedal sobre los recursos contra el auto de archivo y su comparecencia de hoy en el Congreso. Las cámaras de TVE captaron aquel día a la ex número dos del PP indignada porque había acudido al Congreso sin conocer que su comparecencia había sido suspendida, pese a que todos los medios habían informado por la mañana de esa decisión. Cospedal ha dicho hoy que recibió un correo electrónico diez minutos antes de la hora a la que estaba fijada su comparecencia.

Antes de que comenzaran a preguntar los portavoces, Cospedal ha dicho que se acogía a su "derecho constitucional a no declarar". El primer turno de preguntas ha sido para el portavoz socialista, Felipe Sicilia, le ha reprochado que prefiera "pasar el bochorno de no declarar" a que puedan aparecer nuevos audios de Villarejo u otros indicios que la dejen en el futuro por mentirosa. Como la mayoría de portavoces, y ante la negativa de Cospedal a declarar, Sicilia se ha dedicado a repasar los numerosos indicios contra la ex número dos del partido que obran en la causa judicial.

En el caso del portavoz socialista, Sicilia ha puesto especial atención en la figura del comisario Andrés Gómez Gordo, acusado de efectuar parte de los pagos con fondos reservados al chófer de la familia Bárcenas y que entró en la operación parapolicial siendo el "jefe de seguridad" de Cospedal en Castilla-La Mancha, pese a que su puesto formal era el de director de Documentación y Análisis de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. "Era una figura que a usted le servía para otra cosa: para pagar a Sergio Ríos con los fondos reservados", ha dicho Sicilia.

Cospedal se ha limitado a mirar en silencio a los portavoces, aunque en alguna ocasión, como en el turno del portavoz de Unidas Podemos, Ismael Cortés, ha evitado atenderle en la mayor parte de su intervención y se ha dedicado a escribir en un papel. Cortés ha leído la anotación de la agenda de Villarejo en la que el comisario escribió: "Cospe. Apoyo a tope en todo. Me envía a José L. Orti con 100 y promete 50 más el lunes. Quedo en informarla".

El Partido Popular, por su parte, ha comenzado a preparar este jueves el terreno para la comparecencia de Mariano Rajoy del próximo lunes. El portavoz de los conservadores, Luis Santamaría, ha atacado a la presidenta de la comisión, la socialista Isaura Leal, y a los servicios jurídicos de la cámara por permitir a los portavoces reclamar a los comparecientes explicaciones de cuestiones que desbordan el marco de la comisión. Santamaría ha calificado la actitud de la presidenta y de sus asesores jurídicos de "pantocrática y silente" en dos ocasiones, al tiempo que ha criticado igualmente a Leal por la forma en que se desconvocó e informó a Cospedal de ello el 2 de junio.

Pese a haber sido crítico con ella en otras comparecencias, el portavoz del PP no se había referido así antes a la presidenta de la comisión. Después ha llegado el turno del portavoz de Vox, José María Figaredo, quien ha solicitado a la presidenta que no consten en acta las afirmaciones de Santamaría respecto a los miembros del servicio jurídico de la Cámara.

Precisamente a la próxima comparecencia de Rajoy ha hecho referencia el portavoz del Grupo Parlamentario Plural, Josep Maria Pagés i Massò, quien se ha preguntado "en qué situación" queda Rajoy, que no ha estado imputado, y por tanto tampoco pendiente de recurso, después de que Cospedal haya aludido a esa circunstancia como motivo para no contestar.

Las únicas intervenciones de Cospedal han sido para, al término de los turnos de los portavoces, precisar alguna cuestión que consideraba. Ha ocurrido con el portavoz de EH Bildu, Oskar Matute. "Yo no he dicho en esta comisión que tenga amnesia o que no sepa nada. No estoy amnésica ni nada por el estilo", ha dicho Cospedal, antes de insistir en que si no declaraba era por motivo de su situación procesal. 

 

 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats