La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni

Miguel Bosé fue accionista de una sociedad panameña abierta a través de un banco privado suizo

Miguel Bosé, durante un concierto en Medellín (Colombia). EFE/Luis Eduardo Noriega A./Archivo

El cantante y negacionista de la pandemia de la Covid-19 Miguel Bosé fue accionista de una sociedad panameña abierta a través de una entidad de banca privada suiza, la Union Bancaire Privée (UBP) de Ginebra. Se trata de una información que han publicado El País y La Sexta en el marco de los Pandora Papers, una investigación periodística del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que revela a partir de este domingo los secretos financieros de altos mandatarios internacionales, empresarios, artistas o deportistas, y en la que participa elDiarioAR, periódico hermano de elDiario.es en Argentina.

El nombre del cantante se imprimió en los certificados de acciones de la sociedad offshore Dartley Finance en 2016, mientras él residía en Panamá, país en el que fijó su residencia durante dos años y en el que nació. La compañía, que sigue activa, ya existía desde 2006, pero hasta entonces se controlaba a través de acciones al portador, un instrumento que permitía no registrar el nombre del dueño real de la firma, informa 'El País'.

En el caso de Bosé, la documentación es parte de los archivos internos del despacho Alemán Cordero Galindo y Lee (Alcogal). Los bancos suizos utilizaron durante años las sociedades en jurisdicciones opacas como herramientas para garantizar el anonimato de sus clientes. En el año 2006, Suiza encontró la forma de esquivar la directiva europea que obligaba a sus bancos a informar de todas las cuentas de sus clientes extranjeros o imponerles importantes retenciones. Fue en ese año 2006 cuando el banco suizo UBP inscribió a Dartley Finance, la sociedad de la que fue accionista Miguel Bosé.

Suiza aplicó esa norma solo a las personas físicas y no a las sociedades: así, en la práctica, las personas reales podían crear una sociedad pantalla para ocultar su identidad, una práctica que provocó el crecimiento exponencial de las sociedades panameñas abiertas desde Suiza entre 2005 y 2006.

Durante diez años, Dartley Finance no tuvo accionistas reales y estuvo controlada a través de acciones al portador. Este tipo de documento se prohibió en Panamá en 2015 debido a su uso en esquemas de defraudación o de ocultación de bienes. A partir de ese año despachos como Alcogal se han visto obligados a certificar los beneficiarios de cada sociedad en Panamá y a hacer aflorar sus nombres reales. El documento que elimina las acciones al portador de Dartley Finance y las asigna a Miguel Bosé Dominguín es del 24 de agosto de 2016, según la citada información incluida en el trabajo periodístico 'Los papeles de Pandora'.

Etiquetas
Publicado el
3 de octubre de 2021 - 21:13 h

Descubre nuestras apps

stats