Ábalos dimite como secretario de Organización del PSOE y le sucede Santos Cerdán

José Luis Ábalos conversa con Santos Cerdán en una reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva Federal del PSOE

José Luis Ábalos dimite como secretario de Organización del PSOE. Lo ha hecho en una carta remitida a Pedro Sánchez, en su calidad de secretario general, y al resto de la Ejecutiva del partido dos días después de que el presidente le comunicara que no continuaría al frente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y que tampoco seguiría siendo el puntal orgánico del partido a partir de octubre, que es cuando se celebra el 40º Congreso del PSOE -del que saldrá la nueva dirección- precisamente en Valencia, su tierra natal. Le sucederá Santos Cerdán, que ha sido hasta ahora la mano derecha de Ábalos como responsable de Coordinación Territorial.

"Empieza el baile", las 24 horas en las que Sánchez revolucionó el Gobierno

"Empieza el baile", las 24 horas en las que Sánchez revolucionó el Gobierno

Según ha informado Ferraz en un comunicado, "en la misiva, Ábalos ha destacado la lealtad y el sentido del deber que durante cuatro intensos años ha venido realizando dentro del partido, y ha definido su marcha como una decisión madurada y necesaria desde el punto de vista personal y familiar". En la dirección federal esperaban su renuncia de forma inminente después de que Sánchez prescindiera de él con el objetivo de iniciar una nueva en el Gobierno y en el partido, que sufrirá una importante renovación en el próximo congreso.

"Ábalos ha reconocido asimismo, que estos años al frente de la secretaria han sido el mayor honor político de su vida, siendo consciente de que deja la dirección de un partido cohesionado en torno al liderazgo del secretario general y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Ha querido, además, dejar claro que el PSOE es hoy un partido más fuerte y más consciente de su rol hegemónico en la izquierda y mucho más capaz de movilizar a la sociedad para seguir transformando nuestro país", culmina el comunicado.

La salida de Ábalos tanto del Gobierno como de la dirección del partido ha impactado en las filas socialistas, que buscan explicaciones para la caída de uno de hombres del núcleo duro que hasta ahora tenía Sánchez. El desgaste acumulado es la que expresan en la dirección y en Moncloa. Su despedida en el ministerio al traspasar la cartera a su sucesora, Raquel Sánchez, ha sido fría y no ha acudido ningún dirigente ni ministro de peso. La mayoría estaban en las tomas de posesión de Félix Bolaños, el nuevo hombre fuerte del Gobierno, -a la que han acudido, entre otros, Cerdán y la vicesecretaria general, Adriana Lastra- o del nuevo titular de Exteriores, José Manuel Albares, que también tiene vinculación con el partido.

Ábalos, que en principio mantendrá su acta de diputado en el Congreso, fue uno de los dirigentes que apoyó a Sánchez en las primarias frente a Susana Díaz en 2017 desde el principio, a pesar de que no habían tenido mucha relación antes, pero rápido entró a formar parte de su equipo más cercano hasta que le nombró secretario de Organización en aquel congreso. Como uno de los pocos veteranos que Sánchez tenía entonces en su círculo más estrecho, fue el defensor de la posición del PSOE en la moción de censura contra Mariano Rajoy que presentó Pablo Iglesias y, después, la que impulsó con éxito Sánchez en 2018 para echarle de Moncloa.

La secretaría de Organización no será un puesto desconocido para Cerdán, que asumió buena parte de esas competencias, como el contacto con las federaciones, una vez que Ábalos se fue al Ministerio de Transportes, Agenda Urbana y Movilidad. A Cerdán le corresponderá ahora pilotar el proceso congresual que se puso en marcha en el Comité Federal del pasado fin de semana. Será, por tanto, el número tres del partido en el que fuentes de la dirección subrayan que Adriana Lastra, vicesecretaria general, seguirá teniendo "el mando en plaza".

Cerdán, que fue secretario de Organización del PSN, es una de las personas de la máxima confianza de Sánchez desde las primarias de 2017 en las que venció a Susana Díaz y fue uno de los responsables de la coordinación en la recogida de avales en las que el entonces exsecretario general consiguió más de 50.000 firmas sorprendiendo a sus rivales.

Etiquetas

Descubre nuestras apps