eldiario.es

9

Así era Mary Somerville, la mujer que motivó la acuñación de la palabra 'científico'

De clase alta, pudo estudiar con relativa facilidad aunque de forma medio clandestina debido a que no se consideraba adecuado para una dama adquirir conocimientos

Mary Somerville retratada por Thomas Phillips

Mary Somerville retratada por Thomas Phillips

El término ‘científico/a’ se acuñó para definirla; a su muerte fue honrada como ‘La Reina de la Ciencia del Siglo XIX'. Y sin embargo poca gente conoce a Mary Somerville, escritora, erudita, amiga de algunos de los principales científicos de su época, autora de bestsellers de divulgación y madre de seis hijos.

Nacida en la mansión familiar en las tierras bajas de Escocia en 1780 la historia de Mary Somerville es diferente a la de otras mujeres científicas de su época; de clase alta pudo estudiar con relativa facilidad aunque de forma medio clandestina debido a que no se consideraba adecuado para una dama adquirir conocimientos.

Su primer esposo tampoco atendió sus intereses, pero al fallecer le dejó una herencia con la que ella desarrolló sus estudios; posteriormente se casó con un primo lejano que la admiraba intelectualmente y apoyó siempre sus esfuerzos científicos.

Que fueron considerables: se dedicó a las matemáticas, la física y la astronomía sirviendo por ejemplo de traductora de obras de Laplace al inglés; y no sólo las tradujo, sino que las hizo más legibles y las convirtió en libros muy vendidos en la época junto a otros libros de divulgación y de texto escritos por ella que se usaron durante décadas.

Además mantuvo intensa correspondencia con múltiples sabios de la época que admiraban su intelecto y su gentileza personal. Fue tutora de Ada Lovelace, estuvo en el grupo de astrónomos que predijeron la existencia de Neptuno a partir de las perturbaciones orbitales de Urano. La palabra ‘científico’ (en este caso científica) fue creada por William Whewell para designarla a ella; antes se usaba ‘hombre de ciencia’, cosa que en su caso era obviamente errónea.

Murió con 92 años de edad, con numerosos premios y aceptada en gran número de academias científicas de todo el mundo y habiendo sido la primera firma en la petición que John Stuart Mill elevó al Parlamento británico para pedir el derecho a voto de la mujer. Una vida plena, intensa y hoy, ay, poco conocida. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha