El 57,3% de las mujeres mayores de 16 años que viven en España ha sufrido algún tipo de violencia machista en su vida

Un cartel contra la violencia machista.

Agresiones físicas, psicológicas, acoso, 'stalking', violaciones, abuso, tocamientos, violencias cotidianas, insultos o conductas incómodas... Más de la mitad de las mujeres que superan los 16 años y que residen en España -el 57,3%, 11,7 millones- ha sufrido violencia durante su vida por el hecho de serlo. Una de cada cinco la ha sufrido en los últimos doce meses. Así lo señala la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019 hecha pública este jueves por el Ministerio de Igualdad, la sexta que se hace en España y la operación estadística de más envergadura que se hace en nuestro país sobre violencias machistas.

"Es la cifra de la desigualdad, la cifra de una brecha que nos divide como sociedad y que tenemos el deber de cerrar", ha añadido la ministra de Igualdad, Irene Montero, durante la presentación. El dato es llamativo, ha subrayado Montero, porque atiende a otras violencias "que pasaban desapercibidas y que están en la parte sumergida del iceberg". "La encuesta confirma que la violencia se extiende muchísimo más allá de la pareja o expareja, que no es un violencia episódica sino estructural, producida principalmente por hombres cercanos a las mujeres".

El estudio, prolijo en datos, muestra una violencia que cobra distintas formas e intensidades, pero que lejos de ser puntual o excepcional, se constituye como central en la vida de las mujeres. La encuesta constata más prevalencia de la violencia entre las mujeres jóvenes que en las mayores: la sufren el 71,2% de las que tienen entre 16 a 24 años, y el 68,3% de entre 25 y 34 años, frente a, por ejemplo, 42,1% de las que tienen más de 65.

¿Por qué? Por un lado, es la primera vez que este estudio recoge algunos tipos de violencia (como el acoso sexual y el acoso reiterado) y que mide, por tanto, el impacto de violencias cotidianas o digitales, que pueden afectar en distinta medida en función de grupo de edad. Por otro, la conciencia social ha aumentando y eso ha hecho a las mujeres de generaciones jóvenes más proclives a detectar y hablar de las violencias que sufren. "Sufren o perciben más violencia, tienen más conciencia: cuentan más lo sucedido a personas de su entorno, en las jóvenes lo hace el 84,8% frente al 72% de las que son más mayores. Algo hemos hecho bien", ha explicado la Delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell. La ruptura colectiva del silencio funciona.

Los datos sobre violencia y acoso sexual son contundentes. El 13,7% de las mujeres han padecido agresiones sexuales. El 6,5% (1,3 millones) han sufrido violencia sexual en algún momento de sus vidas por parte de alguien que no era su pareja o expareja. El 2,2% de las mujeres (casi medio millón de mujeres) ha sido violada en algún momento de su vida. El 99,6% de los agresores sexuales eran hombres, fundamentalmente hombres conocidos para las mujeres.

Más del 80% de las mujeres que han sufrido una agresión sexual relata que esta fue cometida por un hombre que sí conocían, un dato que desmonta el imaginario tan fuertemente asentado de que los agresores son hombres desconocidos que asaltan repentinamente a las mujeres. Otro resultado que ahonda en lo erróneo de ese estereotipo es que las mujeres refieren la casa como escenario principal de esas agresiones.

La mayor parte de la violencia sexual no se denuncia, solo lo hace el 8% de las mujeres que la sufren. La encuesta profundiza en los motivos: en el caso de las violaciones, el 40,3% no lo hizo por vergüenza, el 40,2%, por ser menores de edad, el 36,5% relata el miedo a no ser creída como razón principal para no denunciar, y el 23,5%, el miedo al agresor. El motivo más mencionado por las mujeres para no acudir a la justicia en el caso de la violencia sexual en general es que eran menores, seguido de que no le concedieron suficiente importancia. Y es que, antes de los 15 años, el 3,5% de las mujeres ya ha sufrido violencia sexual.

El acoso sexual aparece también como un tipo de violencia extendida que relatan el 40% de las mujeres. El 75,2% de quienes lo han sufrido afirma que les ha sucedido en más de una ocasión frente al 24,1% que relata que se trató de una vez.

Violencia en la pareja

La macroencuesta indaga en la violencia que los hombres ejercen a sus parejas o exparejas. El 32,4% de las mujeres ha sufrido violencia física, sexual o psicológica (una o varias de estas categorías al mismo tempo) por parte de sus parejas o exparejas en algún momento de su vida. La violencia psicológica incluye el control, el miedo, la violencia económica o emocional. El 14,2% experimentó violencia física y/o sexual en el contexto de una relación sentimental o posteriormente.

El 21,7% de las mujeres que han sufrido violencia física, sexual, emocional o que han sentido miedo de alguna pareja, actual o pasada, ha denunciado alguna en la policía o en el juzgado. Rosell ha insistido en que la violencia machista es un problema "estructural y oculto" en la medida en que buena parte sigue sin trascender y tampoco llega al sistema judicial. Por eso, ha dicho, no debe cuantificarse o pensarse la violencia solo con el número de denuncias en la mano.

Miedo y vergüenza son las rémoras que la mayor parte de las mujeres que no denuncian esgrimen como sus razones para no acudir al sistema.

Etiquetas
Publicado el
10 de septiembre de 2020 - 10:55 h

Descubre nuestras apps

stats