Las futbolistas que rechazan ser convocadas con la selección: “Lamentamos tener que llegar a este extremo para avanzar”

Selección española de fútbol.

Alberto Ortiz


14

Las quince jugadoras que han rechazado ser convocadas por la selección española de fútbol han publicado este viernes un comunicado en el que explican sus motivos y aclaran que en ningún caso se trata de una renuncia a la selección sino una medida para pedir un “proyecto profesional” y se reviertan situaciones que afectan su “estado emocional y personal” así como a su “rendimiento”: “Lamentamos que en el contexto del deporte femenino tengamos que llegar a este extremo (...) para conseguir avanzar en un proyecto profesional potente y ambicioso para el presente y para futuras generaciones”.

Las jugadoras desmienten de este modo que su decisión se trate de una renuncia, como había dado a entender la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) esta semana al hacer pública una comunicación privada de las jugadoras a la institución para rechazar su convocatoria. “En ningún caso hemos renunciado a la Selección Española de Fútbol, tal y como señala en su comunicado oficial la RFEF”, matizan, para criticar que la Federación haya hecho público el email.

“Las jugadoras lamentamos, en primer lugar, que la RFEF haya hecho pública, de forma parcial e interesada, una comunicación privada, con información que afecta a nuestra salud —que es parte de nuestra intimidad—, remitida en respuesta a la petición de la propia Federación de conocer quiénes de nosotras queríamos no ser convocadas. Comunicación de la que, por cierto, no hemos recibido respuesta en forma”, lamentan.

De este modo, las jugadoras salen al paso del comunicado publicado el jueves por la Federación en el que cargaba duramente contra ellas y afirmaba que únicamente regresarían al equipo “si asumen su error y piden perdón”. El comunicado aseguraba que habían renunciado: “La Real Federación Española de Fútbol comunica que, a lo largo del día de hoy, ha recibido 15 correos electrónicos de 15 jugadoras de la selección absoluta femenina de fútbol, casualmente todos con la misma redacción, en los que manifiestan que la actual situación generada les afecta ”de forma importante“ en su ”estado emocional“ y en su ”salud“ y que, ”mientras no se revierta“, renuncian a la selección nacional de España”.

Las 15 futbolistas aclaran que lo que han solicitado es “no ser convocadas” hasta que se reviertan esas situaciones que las afectan emocional y personalmente. “Queremos una apuesta decidida por un proyecto profesional en el que se cuiden todos los aspectos para sacar el mejor rendimiento a un grupo de jugadoras con las que consideramos que se pueden conseguir más y mejores objetivos”, explican.

Estas situaciones a las que aluden las futbolistas están relacionadas con la gestión del actual seleccionador, Jorge Vilda, según lo que ha trascendido en los últimos meses en los medios de comunicación, pero el grupo afirma en su comunicado que en ningún momento han pedido su cese. “Entendemos que nuestro trabajo no es en ningún caso elegir dicho cargo, pero sí expresar de forma constructiva y honesta lo que consideramos puede mejorar el rendimiento del grupo”, añaden.

El comunicado de la RFEF aludía expresamente a este extremo y daba por sentado que las jugadoras pedían la destitución del cuerpo técnico: “La RFEF no va a permitir que las jugadoras cuestionen la continuidad del seleccionador nacional y de su cuerpo técnico, pues tomar esas decisiones no entra dentro de sus competencias. La Federación no va a admitir ningún tipo de presión”. 

“No vamos a tolerar el tono de infantilización”

Las jugadoras vuelven a desmentir este extremo y cargan contra las acusaciones y el tono de la carta. “¿Alguien puede pensar que, a ocho meses de un Mundial, un grupo de jugadoras de máximo nivel, que es lo que nos consideramos, se plantean esta decisión, como se ha dado a entender públicamente, como un capricho o un chantaje?”, apuntan en su carta para responder a un comunicado que sienten que no solo las ataca sino que además las infantiliza: “Por último, pero no menos importante, no vamos a tolerar el tono de infantilización con el que la RFEF concluye su comunicado”.

La nota ha sido compartida en sus redes sociales por las jugadoras Ainhoa Vicente Moraza, Patri Guijarro, Leila Ouahabi, Lucía García, Mapi León, Ona Batlle, Laia Aleixandri, Claudia Pina, Aitana Bonmatí, Andrea Pereira, Mariona Caldentey, Sandra Paños, Lola Gallardo, Nerea Eizaguirre y Amaiur Sarriegi, que según varios medios eran las 15 que habían enviado esta solicitud. También ha compartido el comunicado Alexia Putellas, actual Balón de Oro, que no habría enviado la carta a la Federación pues se encuentra lesionada de gravedad, pero que ha mostrado de esta manera su compromiso con sus compañeras a través de las redes.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats