eldiario.es

9
Menú

TECNOLOGÍA

¿Por qué se quema el Samsung Galaxy Note 7?

"Se produce un sobrecalentamiento de la batería al entrar en contacto el ánodo con el cátodo, un error muy poco común", dice Samsung

Es la segunda vez que detiene la producción del nuevo phablet en menos de dos meses

Samsung deja de fabricar el Galaxy Note 7

21 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Un Samsung Galaxy Note 7 quemado

Un Samsung Galaxy Note 7 quemado REDDIT / CRUSHADER

Es un miércoles cualquiera en el aeropuerto de Louisville, en Kentucky (EEUU). Un vuelo de la compañía Southwest Airlines está a punto de despegar hacia Baltimore cuando el avión comienza a llenarse de humo. Brian Green se levanta de su asiento, mete su mano en el bolsillo y saca un Samsung Galaxy Note 7 prácticamente en llamas. Se está quemando. Había pedido un recall (un móvil de sustitución) de su antiguo Galaxy Note 7 hacía poco, pero este arde igual.

Eso ocurrió el día cinco de octubre. Este fin de semana pasado, un hombre de Houston, Texas, comía junto a su mujer y su hija en casa cuando el recall empezó a arder. Lo había cambiado a finales de septiembre.  Contaba a The Verge que su hija jugaba regularmente al Minecraft en el móvil y que no se imagina lo que habría pasado si el teléfono hubiese autocombustionado durante uno de esos ratos.

El sábado, otro señor en Kentucky dormía cuando su Galaxy Note 7 comenzó a arder. "Temí por mi vida", le dijo al diario local WKYT. Su teléfono, un  recall que tenía desde hacía poco, le llevó al hospital por inhalación de humo. La misma noche,  un hombre dormía en su casa de Virginia cuando a las 5:45am su dispositivo de sustitución se incendiaba. Antes de eso, el viernes,  una niña de 13 años de Minnesota entraba en pánico al ver cómo su teléfono ardía espontáneamente. ¿Adivinan qué? También era un terminal de reemplazo.

Samsung Galaxy Note 7 quemado

Samsung Galaxy Note 7 quemado YOUTUBE

Finalmente,  la empresa emitió un comunicado el viernes en el que aseguraban que investigarían lo ocurrido. Pero este fin de semana otro terminal ha explotado en Taiwán, un caso que se suma a los anteriores de EEUU y Corea del Sur.

Y es que al principio fueron 24. Después, 35. Luego perdimos la pista del número de unidades afectadas. Samsung detuvo provisionalmente las ventas del Galaxy Note 7 a principios de septiembre cuando comenzaron a conocerse estos problemas y ordenó sustituir los terminales por otros nuevos. Desde entonces, la multinacional surcoreana ha retirado 2,5 millones de teléfonos del mercado porque se quemaban. Ha dado igual: al parecer, los móviles de sustitución también arden.

Este lunes, Samsung ha decidido parar la producción. Un día después, la compañía pide a todos los usuarios que no enciendan sus dispositivos Galaxy Note 7, como recoge la BBC. "Porque la seguridad de los clientes continúa siendo nuestra máxima prioridad, Samsung pedirá a las operadoras y distribuidoras que paren las ventas e intercambios del Galaxy Note 7 mientras la investigación tiene lugar". Además añaden que "los clientes con un Galaxy Note 7 original o uno de reemplazo deben apagar y dejar de usar el teléfono y hacer uso de las soluciones disponibles". Horas más tarde, Samsung ha anunciado que detiene de forma definitiva la producción del phablet.

¿Por qué se queman?

"Hemos detectado un problema en las células/celdas de las baterías", dijo Samsung poco después de que salieran los primeros casos de teléfonos quemados en septiembre. Las celdas a las que se refiere la compañía componen la batería de ion de litio del teléfono y su misión es la de transportar energía eléctrica al sistema a través de reacciones químicas. Actualmente, la mayoría de teléfonos móviles del mercado utilizan este tipo de baterías.

Samsung explicaba el pasado miércoles que "se produce un sobrecalentamiento de la celda de la batería al entrar en contacto el ánodo con el cátodo, que es un error muy poco común en el proceso de fabricación". Al cargar un teléfono se produce una reacción electroquímica reversible o, lo que es lo mismo, los iones positivos en el cátodo (el polo negativo) y los iones negativos del ánodo (el polo positivo) se mueven en el mismo sentido, generando calor. En una palabra: energía.

Según el portal especializado Phys.org, "estos dos extremos o conductores nunca han de tocarse, por lo que los fabricantes insertan separadores para mantenerlos aparte". Cuando se tocan, explotan. Así explica Samsung que sus Galaxy Note 7 se quemen, por lo que todo se debería a un fallo de fábrica de la batería.

Lynden Archer, una investigadora de la Universidad de Cornell de Nueva York, explicaba en The Verge que "ha habido cierta carrera armamentística en la que cada empresa fabricante de smartphones quiere obtener el máximo de la vida de la batería". Una de las obsesiones de Samsung ha sido la de ahorrar al máximo posible el tiempo de carga de sus teléfonos. El modelo S6, por ejemplo, se recarga en apenas una hora.

"Esta moda genera cada vez más una tendencia a la sobrecarga, así, estos modelos con fallo se están volviendo cada vez más comunes", continúa Archer. No todas las baterías son idénticas, pero es una práctica común entre los fabricantes de smartphones forzar a todas por igual en los test que se realizan antes de lanzar el producto al mercado. O lo que es lo mismo, que exploten es un resultado de que los fabricantes disminuyan al máximo posible el margen de error a aplicar en ellas.

Samsung: "Los terminales de sustitución son seguros"

Según Samsung, desde el 19 de septiembre hasta el 28 de septiembre, "el 90% de los usuarios de Galaxy Note 7 que se han acogido al programa de sustitución en Europa han escogido el reemplazo por otro y el 3% han elegido uno alternativo".

José Luis Arranz, director de Comunicación de Samsung España, explica en declaraciones a eldiario.es que la multinacional está todavía analizando los nuevos incendios reportados y añade que "la compañía no tiene identificados que los casos publicados sean de equipos de reemplazo".

Admite que "se detectaron problemas en los nuevos terminales, pero los de reemplazo son seguros". Y es que a Samsung "no le consta" que se hayan producido explosiones en los recall. La compañía esgrime que los terminales no están en su poder,  con lo cual "no pueden saber si son de los viejos y ni siquiera si son Galaxy Note 7".

Un Samsung Galaxy Note 7 quemado

Un Samsung Galaxy Note 7 quemado Youtube

El director de comunicación de Samsung asegura que el fallo detectado con la primera remesa "estaba solucionado" y que "con las modificaciones que se hicieron en la fabricación de los siguientes no tendría que haber ningún problema". Insiste en que "se ha abierto una investigación y que se ha decidido 'modular' la producción para determinar si existe algún problema añadido", algo que según Arranz no podrán saber hasta tener en su poder los terminales que han explotado.

Preguntado sobre la posibilidad de que las baterías del Samsung Galaxy Note 7 sean ejemplo de cómo a veces las compañías llevan al extremo los componentes para ofrecer el máximo rendimiento, el portavoz de Samsung afirma que "todos los fabricantes intentamos dar la mejor tecnología". Sin embargo, no puede concretar a qué obedece esta nueva remesa de casos de baterías que explotan.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha