eldiario.es

9

INTERNACIONAL

El truco de Amazon con los trabajadores de su cadena de supermercados: les sube el sueldo, pero recorta su jornada

Whole Foods es la cadena de supermercados que Amazon compró en 2017, que posee alrededor de 500 establecimientos en Estados Unidos

En noviembre de 2018, la empresa subió el salario mínimo de sus empleados a 15 dólares la hora, pero ahora reduce las horas de trabajo en este sector

A través de un correo electrónico, uno de los trabajadores de administración de la cadena califica los recortes como una "decisión directa de la dirección regional"

Amazon compró la cadena de supermercados Whole Foods el 16 de junio de 2017.

Amazon compró la cadena de supermercados Whole Foods el 16 de junio de 2017. Flickr / Philip Pessar

Amazon ha decidido fijar el salario mínimo de todos sus empleados en 15 dólares la hora en respuesta a la presión pública y el exhaustivo escrutinio que se ha hecho del pago a sus trabajadores de almacén. La medida entró en vigor el pasado 1 de noviembre e incluye a las personas que atienden en la cadena de supermercados que adquirió en 2017, Whole Foods.

Los empleados de esta franquicia que cobraban por debajo de 15 dólares la hora aseguraron que su sueldo fue actualizado para llegar a esa cifra. Otros miembros de la plantilla vieron que su salario aumentó un dólar por hora, mientras que los jefes de equipo recibieron dos dólares más. No obstante, desde que se oficializó el incremento salarial, algunos trabajadores de Whole Foods han revelado a The Guardian que notan una rebaja generalizada en los horarios y los turnos en muchas de las tiendas, acompañada de la anulación de este aumento.

"Pasé de trabajar 30 horas semanales a 20", dijo uno de los empleados de un Whole Foods del estado de Illinois. Los trabajadores entrevistados para escribir este artículo se mostraron reacios a hablar directamente por miedo a las represalias.

Este empleado explicó que una vez que se instauró el mínimo de 15 dólares la hora, aquellos que trabajaban a tiempo parcial en la tienda de Illinois vieron su horario reducido de 30 horas a 21 por semana, mientras que los que están contratados a jornada completa pasaron de trabajar 37,5 a 34,5 horas. También proporcionó los planes previstos desde el pasado 1 de noviembre hasta finales de enero de 2019. En ellos, se observa que las horas que trabajaban sus compañeros de departamento se redujeron significativamente. Sin embargo, el porcentaje de horas de trabajo del grueso de la tienda se mantuvo prácticamente igual.

"Tenemos que trabajar más rápido para cumplir con la misma carga de trabajo en menos tiempo", aseguró el trabajador de Illinois. El responsable de su departamento justificó los cambios del horario como "el resultado directo de la dirección del equipo regional", según comunicó en un correo electrónico presentado por este empleado.

En Maryland, otro trabajador de Whole Foods aseguró que la administración regional está obligando a las tiendas a reducir en cuatro horas las jornadas a tiempo completo, a 36 horas semanales. "Este ajuste deja al aumento salarial sin efectividad, ya que la gente está perdiendo más de lo que ganaban y tenemos que apoyarnos en los turnos completos", dijo.

"En mi tienda, todos los empleados a tiempo completo trabajan entre 36 y 38 horas semanales ahora mismo. Si quieren optar a las 40 horas, lo que hacen es coger un poco del tiempo pagado de cada semana para rellenar esas dos o cuatro horas que les faltan. O sea que, en realidad, hacen el mismo trabajo", dijo otro de los miembros del personal de Whole Foods, esta vez de una tienda de Oregon.

El presupuesto laboral y los recortes en los turnos de Whole Foods coincidentes con el aumento del salario mínimo tienden a asemejarse a los cambios que realizó Amazon poco después de incrementar el sueldo de sus trabajadores de almacén. Esa jugada se ganó un elogio generalizado, pero hay que mencionar que Amazon recortó las bonificaciones y los planes de adquisición de acciones que proporcionaron una paga extra para los empleados.

Algunos miembros del personal de Whole Foods aseguran que los recortes han desencadenado problemas derivados de la falta de personal. "Lo hemos notado en las colas, que son más largas, la necesidad de pedir apoyo para las cajas y el embolsado y en que los clientes no reciben la ayuda adecuada por parte de ciertos departamentos porque no hay suficiente personal cubriendo los turnos, y eso que somos una tienda grande", explicó otro trabajador de California. "Prácticamente todas las personas de nuestro equipo se han quejado por la reducción de la jornada. Algunos han tenido incluso que buscar otro trabajo porque no llegan a fin de més", añadió.

En septiembre de 2018, varios trabajadores de la cadena de supermercados organizaron el grupo Whole Worker para formar un sindicato y otorgar a los empleados recursos para organizarse desde que Amazon arrasó con todo. Whole Foods respondió formando a su administración para enfrentarse a las acusaciones del sindicato, poco después de que el grupo hiciera público un email dirigido a todos sus empleados estadounidenses.

"Hay muchos miembros del equipo que trabajan actualmente en Whole Foods cuya remuneración total es menor incluso que la que era antes de que se oficializara el incremento salarial, precisamente por la reducción de jornadas", dijo a The Guardian un portavoz de Whole Worker por correo electrónico.

Whole Foods no contestó a ninguna de las llamadas que hizo este periódico sobre esta cuestión. Amazon tampoco respondió a ninguna pregunta.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha