eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Demasiado bonito para que sea verdad

Una querella de un ministro o de una presidenta de una Comunidad Autónoma como Madrid, que es mucho más que un ministro, le proporciona a un medio de comunicación un certificado de calidad de manera inmediata.

De generalizarse lo ocurrido en el máster cursado por Cristina Cifuentes, todo el sistema educativo -no solamente el universitario- se vendría abajo y, en consecuencia, la sociedad española entraría en un proceso de descomposición imparable e irreversible

59 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Comparecencia de Cristina Cifuentes ante la dirección de su partido tras el escándalo de su máster.

Comparecencia de Cristina Cifuentes ante la dirección de su partido tras el escándalo de su máster. Sofía Pérez

No me creo que Cristina Cifuentes se vaya a querellar contra Raquel Ejerique e Ignacio Escolar por la información aparecida estos últimos días en eldiario.es acerca de su título de máster. He visto esta mañana su intervención desde el monitor de plasma en el que anunciaba de manera tajante que iba a querellarse, he visto como sus compañeros de partido recibían el anuncio con una ovación cerrada y he visto después que el director de eldiario.es daba por buena la presentación de la querella en entrevista en Al Rojo Vivo.

No me creo, a pesar de todo ello, que Cristina Cifuentes dé el paso. Sería demasiado bonito para que acabara siendo verdad. Yo me alegraría mucho por Raquel e Ignacio y por eldiario.es si la presidenta cumpliese su palabra y se querellara. Pero no creo que vaya a hacerlo.

Una querella de Cristina Cifuentes sería La Primitiva. La mayor parte de los lectores de eldiario.es o no habían nacido o eran muy jóvenes en los primeros años de la democracia, pero los que ya éramos mayores en los años ochenta nos acordamos perfectamente de lo que supuso para Pedro J. Rámirez y El Mundo la querella del ministro del Interior, José Barrionuevo. Nunca podremos saber qué habría pasado si no se hubiera activado aquella querella, pero sí sabemos lo que pasó: el aumento espectacular de las cifras de circulación del periódico y la notoriedad que alcanzó su director. Ni el Pedro J. ni El Mundo de antes de la querella eran, ni de lejos, los que empezaron a ser después de ella.

Una querella de un ministro o de una presidenta de una Comunidad Autónoma como Madrid, que es mucho más que un ministro, le proporciona a un medio de comunicación un certificado de calidad de manera inmediata. Opera como un amplificador que hace que la voz del periódico, de su director y de sus redactores se oiga donde antes no se oía.

Y en este caso es, además, gratis. Sobre todo porque la información que se ha transmitido y que motiva la querella, no es que sea verdad, sino que no puede no serla. El riesgo para los periodistas o para eldiario.es es cero.

He sido profesor de Derecho Constitucional ininterrumpidamente desde 1966 hasta 2014. He sido profesor emérito con la misma carga docente durante tres años. Y continúo como profesor honorario, con dos créditos en el plan docente, que se traducen en 20 horas de clase al año en el máster de Derecho Constitucional. He sido además durante veinte años director del Departamento de Derecho Constitucional y Coordinador del Máster, además de Rector de la Universidad durante cuatro años. Y puedo asegurarles a ustedes que lo que escribió Lina Gálvez hace unos días, “ El sacrificio de aprobar un máster”, acerca de que “la huella administrativa no puede perderse, entre otras cosas, porque es la base para las acreditaciones oficiales de los títulos”, o lo que dijo Javier de Lucas en Hora 25 en el mismo sentido, va a misa, como vulgarmente se dice.

No hay que haber ido a la Universidad para saber que las cosas no pueden ser como Cristina Cifuentes dice que han sido. Ningún Estado en el que sus universidades operaran de esa manera podría sobrevivir. De generalizarse lo ocurrido en el máster cursado por Cristina Cifuentes, todo el sistema educativo -no solamente el universitario- se vendría abajo y, en consecuencia, la sociedad española entraría en un proceso de descomposición imparable e irreversible. Las cosas no pueden ser así.

Lo más grave no ha sido lo que ha ocurrido y que ha sido descubierto por Raquel Ejerique, sino que, una vez descubierto, se están dando las explicaciones que se están dando, por Cristina Cifuentes, por el rector y por los profesores de la Rey Juan Carlos. Eso indica que la corrupción ha penetrado en dicha Universidad de manera alarmante.

Pero de ahí a presentar una querella hay un buen trecho. De Cristina Cifuentes sabíamos que era presuntamente corrupta, pero no nos imaginábamos que podía ser rematadamente tonta. Es lo que acreditará si activa la querella.

Por eso no creo que lo acabe haciendo. Sería una estupidez demasiado grande. Lo siento por Raquel e Ignacio, pero hay cosas que son demasiado bonitas para que puedan ser verdad. Yo no brindaría hasta que me hubiera sido notificada la querella.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha