eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El futuro posible

Imaginad que dejamos de sufrir la muerte súbita y frecuente del decreto-ley, y que unos y otros tienen que turnarse en el hemiciclo para discutir cada punto de cada cambio

40 Comentarios

El Gobierno dice adiós a una legislatura que acaba superando la desesperanza

El Gobierno dice adiós a una legislatura que acaba superando la desesperanza EFE

Imaginad, por un momento, que el 20D se produce la magia de las urnas honrándose a sí mismas y redistribuyendo el poder de tal manera que nunca más sea absoluto para nadie, y que unos y otros tengan que pactar y vigilarse y pactar y vigilarse hasta que la ciudadanía, puesta en pie, reciba el buen gobierno debido.

Imaginad que estos, por fin, dejan de achincharse (alimentarse con nuestra sangre e incrustarse, pegajosos, en las instituciones) y pasan a ser como los demás, pasan a tener que rascarse ellos solos. Imaginad que dejamos de sufrir la muerte súbita y frecuente del decreto-ley, y que unos y otros tienen que turnarse en el hemiciclo para discutir cada punto de cada cambio, cada coma de cada ocurrencia.

Imaginad que la petulancia queda reducida a anécdota y pierde la categoría de lo omnívoro. Imaginad que, deslumbrados por una serie de acontecimientos democráticos que tendrán lugar a partir de esa fecha fabulosa, comprendemos lo que hemos retrocedido a lo largo de los últimos años, la mucha calidad de vida que hemos perdido, tanto en lo material como en lo moral, tanto en lo laboral como en lo legal. Imaginad que, poseídos por la belleza de la verdadera democracia, del ejercicio real de la ciudadanía, nos conjuramos a plena luz para que nunca más, nunca never jamás de los jamases, permitamos a nadie que nos recorte las libertades que forman la gran libertad que, dentro de lo posible, los seres que tenemos la suerte de vivir en esta parte en paz del planeta hemos podido conquistar.

Imaginad que quienes manden a partir de ese día de urnas felices nos cogen miedo, mejor dicho, nos muestran respeto. Que se inaugura una era en que los gobernantes y los partidos y los líderes respectivos respetan a un pueblo soberano que exige estar bien informado y que, a su vez, discute, plantea, pregunta, responde, reflexiona.

Imaginad que vuelve el hábito del pensamiento y, con él, regresa el arte de conversar. Que dejamos de interactuar con pantallas y de tuitear sin reflexionar. Imaginad que pensamos y hablamos de verdad y que, por lo tanto, empezamos a convertirnos en ciudadanos dignos de respeto. Imaginad que cuando escuchamos a los políticos, en vez de insultarlos o jalearlos, les escribimos cartas, les molemos a iniciativas, les exigimos responsabilidades.

Imaginad, imaginad, imaginad. Sí, no cuesta nada porque, ahora viene lo mejor. Todo lo que he narrado hasta aquí resultaría perfectamente factible si todos y cada uno de nosotros pusiera las neuronas a funcionar después de castigar a quienes nos dañaron, y de recompensar con la indiferencia a quienes nos engañaron, y de desdeñar a quienes nos ningunearon.

Porque la vida parlamentaria, hoy mucho peor que el enfermo terminal que nos muestra el de pinche pena vídeo del Partido Popular, puede y debe regenerarse, pero sólo lo hará si nos regeneramos nosotros mismos.

Imaginad.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha