eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Los tibios (o cómo la derecha siempre golpea cuando pierde el poder)

Les da lo mismo una guerra (1936) que un golpe de estado (23F). Un "tamayazo" (2003) que una campaña de agitación y mentiras en torno al mayor atentado terrorista de la historia de España (11M)

29 Comentarios

Críticas a F.Díaz por decir que ETA espera como agua de mayo a PSOE y Podemos

El ministro en funciones Fernández Díaz dice que ETA espera como agua de mayo a PSOE y Podemos. EFE

Esto va de miedo y cortinas de humo. También de torpezas, inexperiencia y miserias personales. Esto va del poder y el terror a perderlo. Y de los que siempre lo conservan pero hoy no tienen muy claro en qué casillas estarán más seguras sus fichas. Va de la derecha española, acostumbrada a mandar cuando gana y a seguir mandando cuando pierde. Y de cómo cada vez que les llegan rumores de cambio verdadero se sublevan. Les da lo mismo una guerra (1936) que un golpe de estado (23F). Un "tamayazo" (2003) que una campaña de agitación y mentiras en torno al mayor atentado terrorista de la historia de España (11M).
 
Es una historia de golfos. Valencia (Rita Barberá), Palma (Urdangarin, Matas y compañía), Madrid Arena, Púnica, Caja Madrid, Pujol y familia. Hoy todos a la vez sentados en el banquillo o a punto de ello. Pero también de deslenguados que sin vergüenza utilizan la mentira como sistema de agitación permanente. Ahí tienen a Esperanza Aguirre acusando a otros de ideologizarlo todo. A Margallo metiendo miedo con el ISIS y Podemos. A Fernández Díaz recuperando a ETA para su batalla política. Al jefe de la tropa, Mariano Rajoy, plantando al rey y dando patéticas lecciones de honestidad y democracia bajo la sombra de la financiación ilegal (Bárcenas).
 
Es también un thriller del dinero. Madrid es el ejemplo. La capital mundial de las privatizaciones (Gallardón&Botella) está llena de oportunidades.  De Campamento a la operación Chamartín. De Wanda a Florentino. De FCC a Ferrovial. Pero les han cambiado las reglas del Monopoly y se les está acabando la paciencia. Han perdido el control de la banca (que no de los bancos) y no pararán hasta recuperarlo.
 
El escenario es aterrador, pero no es nuevo. La derecha española siempre ha actuado así. Sin complejos. Y no les toques determinados asuntos, que acabarán contigo. Que se lo pregunten a Garzón, el juez. O a los catalanes, que después de pactar y votar un nuevo estatuto que incluso recibió el respaldo mayoritario del Congreso en Madrid, vieron como el Constitucional lo desnaturalizaba con las consecuencias que hoy estamos sufriendo. Raro mundo este de los fiscales y jueces. Un día están defendiendo a una infanta frente al interés general y al siguiente confiscan unos títeres por poner en riesgo la seguridad nacional. Ahí sí hay casta, y de la más rancia.

Nos quejamos de los políticos, sobre todo los periodistas, pero nuestra capacidad de autocrítica es mínima. Divos, soberbios, protagonistas. Cuando nuestro trabajo se aleja del servicio público y solo persigue la máxima audiencia se convierte en espectáculo

 
También es una fiesta de palmeros mediáticos. Por ideología o por estrategias comerciales a la derecha nunca le ha faltado el apoyo en este campo. Y lo más grave es cuando se hace con el dinero de todos a través de los medios públicos. O desde medios privados privilegiados en el reparto de subvenciones o publicidad institucional. Nos quejamos de los políticos, sobre todo los periodistas, pero nuestra capacidad de autocrítica es mínima. Divos, soberbios, protagonistas. Cuando nuestro trabajo se aleja del servicio público y solo persigue la máxima audiencia se convierte en espectáculo, un mundo con reglas muy alejadas de algo que pueda llamarse periodismo.
En este terreno de juego nos movemos. Por eso es tan importante que defendamos, cada uno en su parcela, ese puñado de cuestiones fundamentales que deberían sostener una democracia real. La libertad de expresión, la dignidad económica, la seguridad jurídica y la igualdad ante la ley. En esas defensas no podemos relajarnos. Si tantos años después del final de la dictadura aún estamos así es, en buena medida, porque cuando los partidos progresistas llegaron al poder, tras unos primeros impulsos reformistas, muy pronto se acomodaron. Ni se desarrollaron leyes transcendentales para defender derechos incluidos en nuestra Constitución, ni se logró despolitizar estamentos fundamentales del Estado.
 
Desde que recuperamos la democracia España ha cambiado mucho, en general para bien, pero los cimientos, lo estamos viendo, permanecen y están al servicio de los mismos. En el debate de las transformaciones, de los cambios, de los avances, salvo excepciones, acosados por el poder de agitación de la derecha, siempre ganaron los más moderados. Y la dulzura de esa palabra nos llevó a conformarnos con una situación que parecía buena, pero escondía la trampa en la que ahora estamos: el triunfo permanente de los tibios (según la RAE, ni fríos ni calientes, indiferentes).

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha