eldiario.es

Menú

Agenda Pública Agenda Pública

La particular vía del Véneto hacia la independencia

La región del Véneto ha obtenido resultados que vistos desde un punto de vista formal podrían ser incluso más importantes que los alcanzados hasta el momento por los catalanes, pero lo curioso es que lo ha hecho con el liderazgo de partidos con una clara connotación estatal

- PUBLICIDAD -
Referendum_Veneto

La región italiana del Véneto intenta sumarse a las naciones que buscan Estado: en junio aprobó  una ley de convocatoria de un referéndum sobre la independencia, que ya  ha sido impugnada por el Gobierno del Estado ante el Tribunal Constitucional. En lugar de detenerse en lo que parece ser una ilegalidad inevitable, es interesante reflexionar sobre el contexto en el que se concretó la via veneta hacia la independencia de Venecia. Sólo relacionando lo jurídico con lo histórico y lo político se puede entender el significado de la iniciativa.

El Véneto muestra explícitamente la intención de seguir los pasos de catalanes y escoceses: para no ser menos, en  el proyecto se afirma que "el pueblo del veneto es una realidad milenaria histórica, viva y actual, y jurídicamente organizada de forma soberana". La ley también contiene una referencia al "derecho a decidir", polémica noción muy presente en el debate catalán. La situación en Cataluña es la principal fuente de inspiración para una iniciativa que destaca por su carácter unilateral.

Las reivindicaciones de Cataluña forman parte de una jurisdicción en la que la coexistencia de diferentes realidades nacionales es reconocido por la misma disposición -artículo. 2 CE- que es el principal obstáculo para las aspiraciones independentistas. No es de extrañar, entonces, que Herrero de Miñón, uno de los padres de la Constitución (exponente de Aalianza Popular y luego del PP), considere la plurinacionalidad como uno de los "fragmentos sociológicos" que los constituyentes fueron llamados a transformar en instituciones jurídicas. Sobre esta base se fundamentan las posiciones de destacados expertos constitucionales no catalanes (y no catalanistas) que reconocen que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto es una "violación del pacto constituyente" ( Pérez Royo); o decir que "España es una nación de Naciones" en el que Cataluña debe tener un "trato diferenciado" ( Rubio Llorente).

La cuestión multinacional, por lo tanto, representa un elemento consustancial al ordenamiento connotativo como español, una de las principales tensiones sobre las que construimos el compromiso constitucional.

En Italia no hay un fondo (constitucional, político, cultural, sociológico) similar a este. La fractura que la Constitución republicana tenía que resolver era esencialmente ideológica. El Véneto no forma parte de las cinco regiones especiales, con "formas y condiciones de autonomía" (Art. 116 IC), que todavía están muy lejos de la idea de nacionalidad histórica expresada por el arte. 2 CE. Y si hoy, en España, muchos argumentan la necesidad de superar el café para todos para recuperar el espíritu original asimétrico del pacto constitucional, en Italia, por el contrario, nos preguntamos a menudo sobre el sentido de mantener la autonomía especial.

Sin embargo, la región del Véneto ha obtenido, de forma rápida, resultados que vistos desde un punto de vista formal podrían ser incluso más importantes que los alcanzados hasta el momento por los catalanes.

Así que en junio, mientras que la consulta catalana era aún un anuncio político y la Ley de Consultas estaba a la espera de la aprobación del Parlamento, en Véneto entró en vigor una ley que rige los procedimientos de pregunta, de propaganda y procedimiento de voto, dejando la fijación de la fecha del referéndum en manos de una futura decisión del Consejo Regional. Y aún hoy, mientras la Generalitat ha visto suspendidos, con un tiempo record, los instrumentos jurídicos necesarios para la consulta del 9-N, en el Véneto la ley no ha sido suspendida y está en vigor hasta el pronunciamiento de la Corte.

La singularidad de la vía de la región italiana hacia la independencia encuentra su explicación en el sistema de partidos en el que se desarrolla.

En Cataluña, la contribución fundamental para el procés ha sido impulsada por las fuerzas políticas tradicionales del nacionalismo catalán, un movimiento que tiene sus raíces en el siglo XIX. A la acción de los partidos se suma una sociedad caracterizada por una densa red de asociaciones, de organizaciones ciudadanas, que han tenido un papel importante, tal vez con demasiada frecuencia y facilidad trivializado por la fórmula mágica del populismo, subestimando las demandas sociales (y nacionales).

En la región italiana, el trabajo de la junta muestra como, en una asamblea de 60 miembros, la ley sobre el referéndum ha recibido el voto favorable de 30 sobre 45 consejeros. Los grupos que han apoyado la iniciativa, en algunos casos con divisiones internas, son seis. Y de estos solo tres son emanación directa de las listas que han participado en las últimas elecciones regionales. Tres grupos ( Popolo della libertà-Forza Italia per il Veneto, Forza Italia e Nuovo centrodestra) se pueden adscribir a partidos con una clara connotación estatal, que nos obliga a preguntarnos sobre qué debate han tenido internamente antes de una decisión delicada como el apoyo al referendum independentista.

Es particularmente interesante la posición del Nuovo centroderecha (NCD), actualmente en el gobierno estatal con el Partido Demócrata. Mientras este último, en la región, se ha declarado en contra de la ley, los diputados del NCD se han dividido a partes iguales entre los que están a favor y los que se abstienen. Se ocupan importantes ministerios de la República pero después se predica a nivel local la ruptura de la unidad nacional: una actitud poco coherente.

Incluso la lega Nord -motor de la inciativa con sus 16 diputados- ha mostrado no pocas oscilaciones al definir el ámbito geográfico de referencia: ahora el Véneto, en otras ocasiones la macroregión o la Padania, y después presentar a las recientes elecciones europeas listas en toda Italia, del Valle de Aosta a Sicilia, llegando a acuerdos con los ultranacionalistas (estatales) del Frente Nacional de Marine Le Pen.

El resultado es un sistema desarticulado y esquizofrénico, en el que las partes utilizan el territorio sobre la base de estrategias contingentes, utilizándolo simbólicamente en contra de la política. Las elecciones regionales de 2015 se acercan y el discurso de la independencia como artefacto improvisado, puede ser, en el contexto de una grave crisis de representación política, un útil catalizador de consensos.

En un escenario de este tipo, sin duda lo más difícil de explicar a un catalán es que es la contribución decisiva a las aspiraciones secesionistas del Véneto lo han ofrecido miembros de dos grupos políticos que en su nombre llevan incorporada la expresión "Forza Italia".

Fuerza España apoyando el dret a Decidir de los catalanes: ¿te imaginas?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha