eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Desmontando mitos sobre personas refugiadas: 5 razones por las que es necesario que respondas

Has oído comentarios en las comidas familiares, lo has discutido con tus amistades, incluso has tenido esas mismas dudas: ¿por qué es necesario ayudar a las personas refugiadas? ¿estamos preparados para ello? Te damos cinco respuestas a cinco preguntas y comentarios demasiado comunes en algunos entornos, especialmente en las redes sociales, a pesar de que España es uno de los países en los que la sociedad se ha mostrado más a favor de la acogida.

- PUBLICIDAD -
Rescate en el Mediterráneo por parte de la ONG Proactiva Open Arms / David Ramos/Getty Images

Rescate en el Mediterráneo por parte de la ONG Proactiva Open Arms / David Ramos/Getty Images

  1. “Lo que hay que hacer es devolver las pateras a las costas africanas, así no se ahogará nadie”

Miles de personas que huyen del conflicto, la persecución y la violencia tratan de alcanzar la seguridad en Europa. Otras escapan de la pobreza. A pesar del riesgo que entraña la travesía del Mediterráneo, muchas viajan por mar. La ruta del Mediterráneo hasta Europa sigue siendo la más peligrosa y letal del mundo. Sin embargo, las personas refugiadas y migrantes no van a dejar de tomarla. Las impulsa a hacerlo el peligro al que se enfrentan en sus países de origen, las penurias que siguen sufriendo en los países vecinos de acogida, el cierre de las rutas terrestres y la insuficiencia de los canales regulares de migración. Mientras los gobiernos europeos no ofrezcan unas rutas adecuadas, seguras y regulares hacia Europa, la gente seguirá emprendiendo viajes peligrosos.  


Los Estados europeos han dado progresivamente la espalda a una estrategia de búsqueda y salvamento que estaba reduciendo las muertes en el mar en favor de otra con la que se han ahogado miles de personas. En el Mediterráneo central la tasa de muertes se ha triplicado pasando del 0,89% en la segunda mitad de 2015 a 2,7% en 2017. Además, los países de la UE están priorizando sin rubor alguno acuerdos temerarios con países terceros, en un intento desesperado por impedir que personas refugiadas y migrantes lleguen a Europa. En esta línea están aumentando la cooperación con Libia, donde las personas refugiadas son detenidas y sufren abusos, incluidas torturas y violaciones.

2. “Salvar las vidas está bien, pero no queréis dejarlos en su sitio de partida, queréis traerlos por las bravas ilegalmente, y eso un delito.”


Las personas refugiadas huyen de sus países de origen porque sus vidas están amenazadas. Necesitan un lugar seguro para volver a empezar y una oportunidad para hacer una contribución positiva. Los Estados deben acatar su obligación, contraída en virtud del derecho internacional, de cooperar en las operaciones de búsqueda y salvamento y evitar que se pierdan vidas en el mar. Las medidas de control de las fronteras y la inmigración no deben tener prioridad sobre la búsqueda y el salvamento de personas.  

Para reducir las cifras de quienes emprenden la travesía por mar, los gobiernos europeos deben aumentar el número de plazas de reasentamiento, las admisiones humanitarias y los visados para las personas necesitadas de protección internacional, y deben garantizar que las personas refugiadas tengan acceso efectivo al asilo en las fronteras terrestres.

3. “Aquí ya no se puede ayudar tantos”

En la actualidad hay más de 22,5 millones de personas refugiadas en en el mundo, pero Europa solo ha recibido al 8% de esas ellas. Son los países en desarrollo con ingresos medios y bajos quienes están acogiendo al  el 84% de las personas refugiadas.

Jordania y Turquía acogen cada uno en torno a tres millones de personas. Líbano, Pakistán y recientemente Uganda, sobrepasan ya el millón. Irán da refugio a más de 900.000, Etiopía alberga a casi 800.000 personas. Los países que acogen a esas elevadísimas cifras de refugiados no pueden atenderlos. Muchos refugiados viven en la miseria más absoluta, sin acceso a servicios básicos y sin esperanzas de futuro. No sorprende que muchos estén desesperados por irse a otra parte. Y algunos están dispuestos a arriesgarse en un peligroso viaje para alcanzar una vida mejor

Acción simbólica de Amnistía Internacional en Lesvos / Estelle Borel /Amnesty International

Acción simbólica de Amnistía Internacional en Lesvos / Estelle Borel /Amnesty International

En Europa, Alemania ya ha acogido a más de 600.000 personas refugiadas. España por su  parte está demostrando una vergonzosa falta de solidaridad y responsabilidad, habiendo acogido tan solo a 1.724 solicitantes de protección internacional, de las 17.337 personas refugiadas con las que se comprometió. Amnistía Internacional sigue haciendo campaña para que el gobierno cumpla su compromiso.

4. “Llévalos a tu casa y los mantienes”

Dar asilo a las personas refugiadas es una obligación de los Estados. Son éstos quienes deben de garantizar el derecho de asilo, el establecimiento de rutas legales y seguras para que nadie tenga que arriesgar su vida en busca de refugio y garantizar unas condiciones de acogida dignas. Además de estos mecanismos, existen otras vías alternativas que se corresponden con iniciativas particulares, como son el patrocinio comunitario, la reunificación familiar o becas. Si bien los patrocinadores y patrocinadoras deberán de contar con un acuerdo con el Gobierno, y para ello el Gobierno debe facilitar un marco normativo, cuestión que aún no ha llevado a cabo.

España destaca como el país cuya población apoya más el acceso al asilo, con  un 78% a favor de que las personas que huyen de la guerra o la persecución puedan tener acceso a esa protección. Desde Amnistía Internacional lanzamos la campaña #YoAcojo que firmaron más de 200.000 personas y más de 1.000 organizaciones dispuestas a demostrar que España es un lugar acogedor. Organizamos actos de “ciudades acogedoras” junto a ayuntamientos de todo el país comprometidos con los derechos de las personas refugiadas. 12 comunidades autónomas y 60 ayuntamientos aprobaran mociones para demandar al Gobierno que cumpla con su compromiso.

Junto con muchas otras organizaciones y movimientos sociales hemos logrado que el Parlamento también lo pida, al igual que la Defensoría del Pueblo y ACNUR. Así que la pregunta que nos hacemos es: ¿Qué más hace falta para que el Gobierno sea responsable y cumpla con sus obligaciones?

5. “En España tenemos a mucha gente que malvive en las calles, primero son ellos, los que vengan de fuera que esperen”

Refugiados sursudaneses en Uganda / Amnesty International

Refugiados sursudaneses en Uganda / Amnesty International

Las personas que toman la decisión de salir de su lugar de origen, perseguidas o no, dejan atrás proyectos de vida y familiares, y traen consigo saberes y conocimientos, experiencias profesionales y personales que pueden aportar al lugar donde se desplazan. La Organización Internacional para las Migraciones, en su informe sobre las migraciones en el Mundo del año 2015, resalta la existencia de investigaciones que demuestran cómo la migración puede tener una efecto transformador y ayudar a reducir la pobreza.

En cambio en España los presupuestos destinados a la integración de personas migrantes y refugiadas cayeron en 2015 a un tercio de lo destinado en 2008. Es necesario destinar los recursos adecuados para atender a las necesidades de todas las personas solicitantes, y que facilite su integración en la sociedad de acogida, así como una profunda revisión del funcionamiento del actual sistema de acogida para que garantice unas condiciones de vida dignas a las personas que obtienen protección internacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha