eldiario.es

Menú

La presión social evita la instalación de una macrogranja porcina en Albacete

El proyecto comprendía el espacio que va desde las faldas del Monte Arabí hasta el Cerro de los Santos

La plataforma 'Salvemos el Arabí' de Yecla, ha conseguido recabar numerosos informes no favorables a la instalación de la macrogranja en el paraje

La manifestación del pasado domingo el Yecla (Murcia), con cerca de 14.000 participantes, propició que el Grupo Fuertes desistiera de la instalación hace unos días

- PUBLICIDAD -
Manifestación en Yecla (Murcia) en contra de la instalación de la macrogranja en Montealegre del Castillo (Albacete)

Manifestación en Yecla (Murcia) en contra de la instalación de la macrogranja en Montealegre del Castillo (Albacete)

Después de semanas de protestas en contra de la instalación de una explotación porcina,  finalmente este martes 5 de septiembre la empresa ganadera Cefusa, integrada en Grupo Fuertes, holding empresarial de la marca El Pozo, ha desistido de su proyecto en Montealegre del Castillo, Albacete. El motivo, según un comunicado de la propia empresa, ha sido la oposición que se ha encontrado tanto por parte de algunos grupos políticos locales de Yecla, municipio de la Región de Murcia que linda con Montealegre, y la plataforma que ha nacido por tal motivo.

Los vecinos tanto de Montealegre como de Yecla son los verdadero artífices de la decisión de Cefusa que garantiza que no instalará la macrogranja porcina en el paraje de Las Ramblas, cercano al Monte Arabí, un paraje natural de la vecina Murcia. Precisamente la ubicación en dicho lugar ha sido lo que ha llevado a los vecinos de uno y otro municipio a manifestarse en contra de la granja.

Y es que el proyecto comprendía el espacio que va desde las faldas del Monte Arabí, en territorio murciano, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, hasta el Cerro de los Santos, uno de los principales yacimientos íberos de la península y que está localizado en Montealegre del Castillo, ya en la provincia de Albacete. Las instalaciones previstas iban a abarcar unas 10 hectáreas de terreno, con más de 30.000 metros cuadrados de nueva construcción y ocho grandes balsas de decantación y secadero de purines, en un entorno de cultivos de secano.

Explanada practicada en el Monte Arabí.

Explanada practicada en el Monte Arabí.

Lo cierto es que la empresa tenía los permisos pertinentes por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha y contaba con el visto bueno del Ayuntamiento de Montealegre. Pese a ello y tras meses de esfuerzo la plataforma 'Salvemos el Arabí'.  de Yecla, ha conseguido recabar numerosos informes no favorables a la instalación de la macrogranja en el paraje.

Los motivos son arqueológicos (por la importancia del yacimiento íbero), medioambientales ( por el impacto de la instalación en la zona) y hasta la Confederación del Segura dictaminó como no favorable la instalación planeada sobre el acuífero Ontur, perteneciente a la demarcación del Segura, que está declarado sobreexplotado por la actividad agraria. Este hecho, tal y como muestra uno de los informes periciales “hace que sea sensible a que sea fácilmente contaminado por nitratos como consecuencia de un posible exceso de aporte de nitrógeno por el uso de los purines en una zona muy localizada”.

Según el alcalde de Montealegre del Castillo, Sinforiano Montes, la empresa solicitó los permisos a la Junta antes de ponerse en contacto con ellos y desconociendo la importancia del Monte Arabí. De no haber sido así, dice, “le habríamos aconsejado que se hubiera alejado del monte”. El alcalde reconoce que la empresa puede perjudicar al municipio pero asegura “que dan puestos de trabajo y se coloca a gente que está en el paro. Es una forma de evitar la despoblación de los pequeños municipios”.

Es precisamente la despoblación lo que llama a este tipo de instalaciones en otros puntos de Castilla-La Mancha. Auspiciadas por grandes empresas integradoras, estas explotaciones, como ya han venido denunciando plataformas ciudadanas en la provincia de Guadalajara, ‘tientan’ a pequeños ganaderos que ponen en marcha gigantescas granjas de engorde de animales, a veces en lugares muy despoblados. Un negocio redondo y absolutamente legal que está encontrando resistencia también en la provincia de Cuenca y de Albacete.

Dos municipios, dos regiones, un objetivo común

Manifestación del domingo 3 de septiembre en Yecla en contra de la instalación de la macrogranja.

Manifestación del domingo 3 de septiembre en Yecla en contra de la instalación de la macrogranja.

Fue la manifestación del pasado domingo en Yecla, con cerca de 14.000 participantes, lo que terminó de demostrar al Grupo Fuertes que los vecinos de ambos municipios no querían la macrogranja cerca de sus casas. Además, esta lucha se ha cobrado una dimisión, la de Beatriz Raluy, hasta hace dos días concejal socialista en Montealegre. Raluy asegura que sólo algunos de los concejales de los dos partidos representados en la Corporación, PP y PSOE, tenían conocimiento de la envergadura del proyecto desde mayo de 2016 cuando llegaron los permisos de la Junta de Comunidades. Otros concejales, entre los que ella se incluye, no sabían de la magnitud de la situación hasta este mismo verano cuando el proyecto ya había empezado.

Ahora y tras participar en las protestas y promover la creación de la plataforma montealegrina que nace al amparo de Salvemos el Arabí de Yecla, dice adiós a su cargo porque "se siente engañada" aunque su temor, según cuenta, es que el Ayuntamiento de Montealegre “decida apoyar cualquier otro proyecto de este estilo lejos del Monte Arabí y del Cerro de Los Santos escudándose en la creación de puestos de trabajo. 

A lo largo de esta misma semana el municipio albaceteño ha seguido los pasos de sus vecinos de Yecla y han iniciado su propia causa bajo el nombre Salvemos el Cerro de Los Santos y el Arabí. Eloy Sánchez es, por el momento, su portavoz y tiene el mismo temor que la exconcejal socialista, que este tipo de instalaciones siga proliferando por toda la provincia. Sánchez insiste además en que la decisión del Grupo Fuertes de echarse atrás ha sido para evitar un deterioro de la marca El Pozo. “No pueden permitir que la imagen se degrade. Si el promotor hubiera sido una empresa más pequeña, menos conocida, habría seguido adelante”, sentencia.

Desistimiento también ante el Gobierno de Castilla-La Mancha

El desistimiento que ha presentado la empresa Cefusa esta misma semana ante el Ayuntamiento de Montealegre no es suficiente como para dar por zanjado el tema de la instalación. El desistimiento real llegaría, dice Eloy Sánchez, si se presentara la renuncia a la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente. Por ello lo que le pide ahora la abogada de la Plataforma de Yecla al promotor (el Grupo Fuertes) es que ratifique la renuncia con el Gobierno de Castilla-La Mancha.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha