eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Eduardo Hermida, artista que dio color a un barrio gris llenándolo de Meninas

- PUBLICIDAD -
Eduardo Hermida, artista que dio color a un barrio gris llenándolo de Meninas

Eduardo Hermida, artista que dio color a un barrio gris llenándolo de Meninas

El artista Eduardo Hermida se muestra seguro de que el pintor Diego Velázquez se sentiría "orgulloso" de las "Meninas de Canido", el proyecto mediante el cual ha ido dando "color" a un barrio de Ferrol que, hasta su iniciativa, era "gris" y "oscuro", al estar "afectado por el abandono y la dejadez".

Este fin de semana, la idea cumple siete ediciones y las paredes del barrio ferrolano de Canido están llenas de "Meninas" de todos los colores, tamaños y significados, después de que en 2008 surgiese la intervención artística como un "acto reivindicativo" para "llamar la atención" por el estado de la zona, explica Hermida en una entrevista con Efe.

Eduardo Hermida lideró desde entonces la utilización de Canido como soporte de su idea, de forma que las paredes y los muros le dieron el mismo uso que "el lienzo al pintor, el papel al poeta o las partituras al músico", equipara el artista, quien resalta que su "misión" es la de "llenar de optimismo y dar color a las cosas oscuras".

"Empezó un poco como grito de libertad y acabó convirtiéndose en una acción muy potente que contagió a un montón de gente. Todos los artistas dicen que sí, que vienen encantadísimos de la vida", resalta el impulsor de un barrio que se ha convertido en "el Malasaña o el Soho ferrolano".

Desde ayer y hasta mañana, decenas de artistas se ponen manos a la obra para añadir unas cincuenta "Meninas" a las 250 ya existentes, que tienen parte de culpa de que ahora "todo el mundo quiera participar un poco y vivir en el barrio", al tener un "toque moderno" que "se sostiene en la tradición".

Para borrar de la zona el abandono, la dejadez y, en resumen, la "caída en picado" de la misma, Hermida optó por las "Meninas", y no por otra idea, porque siente "admiración" por el cuadro de Velázquez y, además, le parece "muy reivindicativo y una de las obras maestras de la pintura española de toda la historia", de manera que considera que acertaron eligiendo esa "marca".

"A pesar de ser un cuadro con antigüedad y tradición, es muy pop. Como arte pop, es muy popular y muy fácilmente adaptable a cualquier tipo de estilo o de creatividad. Cada artista puede ver la 'Menina' de una manera totalmente diferente", argumenta el ferrolano, que considera a las de Velázquez las "madres" de todas estas "hijas" que han nacido en torno a ellas

Cada "Menina", por su originalidad, esconde un mensaje diferente, sin parecerse un ápice la una a la otra, aunque "todas se hacen con toda la admiración hacia el cuadro de Velázquez", pues el pintor "es el referente al que todos miran y en el que todos se fijan para que sirva de guía".

El rumor de las "Meninas de Canido" se ha ido extendiendo por España hasta llegar, entre otros sitios, al Ayuntamiento de Madrid, donde el grupo municipal del PSOE tiene previsto proponer un proyecto basado en "algún tipo de intervención similar" sin la necesidad, no obstante, de que la base esté en la obra de Velázquez.

"No hay nada estipulado hasta ahora. Tendremos una reunión a lo largo este mes para establecer una serie de puntos en común y poder trabajar con esto", comenta Hermida, cuyo nombre llegó a oídos socialistas gracias a un asesor de la formación, Alfredo Berini, que las visitó la pasada Semana Santa.

Además, la idea de Hermida también ha traspasado fronteras, alcanzando, entre otros lugares, Ucrania, donde el embajador español, Gerardo Bugallo, "se volcó profundamente en el proyecto" e incluso los invitó a presentarlo en un centro de arte de Kiev "abarrotado" de gente vinculada al arte del país, que pudo ver la exposición.

Los impulsores de la propuesta también la han dado a conocer en París; en Italia, donde quieren hacer algo similar relacionado con un pintor del siglo XIX, y en la capital eslovena, Liubliana, en la que, a pesar de no haber viajado hasta allí, la directora del museo nacional se interesó en el proyecto.

"Esto es relativamente muy económico, asequible, cercano, humano, tocante, vivible y participativo por parte de madres, padres, niños o abuelos", relata Hermida, que cuenta con 10.000 euros para los materiales, los hoteles y la comida de los artistas y, para las actividades paralelas que organiza el Ayuntamiento de Ferrol, otros 18.000 euros.

A pesar de que no era su intención "llegar tan lejos", sino solamente "juntar una serie de amigos y de artistas que, con un punto en común, interviniesen el barrio en confraternidad", ahora observa "en lo que se ha convertido" la zona y concluye que Velázquez y él serían "grandes amigos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha