eldiario.es

Menú

La “Caja Black” de la Generalitat: otro problema para el Consell

La sesión de control a Fabra ha estado marcada por las denuncias de la oposición sobre los polémicos gastos de la caja fija y el incremento de la pobreza

- PUBLICIDAD -
José Císcar y Alberto Fabra, protagonistas por diferentes motivos del escándalo de la Caja Fija

José Císcar y Alberto Fabra, protagonistas por diferentes motivos del escándalo de la Caja Fija

Contraste de realidades. En eso se ha convertido la sesión de control a Fabra, donde el presidente ha reivindicado los buenos datos de la EPA, mientras la oposición le ha criticado el “despilfarro” de la caja fija de la Generalitat y un incremento de la pobreza que azota el País Valenciano.

En un debate bronco, y con la sensación del fin de ciclo en el ambiente, la oposición ha enfriado el discurso triunfalista que había intentado vender el portavoz popular, Jorge Bellver, y el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Antonio Torres, síndic del PSPV-PSOE, ha sido el primero en calentar los ánimos, denunciado “el saqueo que se ha producido durante años”.

El portavoz socialista ha criticado la pasividad del Consell ante los casos de corrupción, describiendo los mecanismos presuntamente delictivos con los que operaba Orange Market en la administración valenciana, mencionando a la caja opaca de la Generalitat. Una intervención que ha tenido su punto álgido cuando Torres ha denunciado los dos contratos que obtuvo la mercantil de la trama Gürtel, Orange Market, con Castellón Cultural, cuando Fabra y el presidente de las Corts, Alejandro Font de Mora, formaban parte del consejo de administración del organismo. “Usted es responsable del saqueo”, le ha espetado Torres a Fabra.

Fabra se ha defendido criticando que la oposición “solo busca hacer ruido y la pena mediática” y le ha reprochado que el líder del PSPV-PSOE, Ximo Puig, sea mencionado en una de las conversaciones del promotor Enrique Ortiz. Carmen Martínez, portavoz adjunta socialista en las Corts, ha insistido con la corrupción, criticando que sean los ciudadanos “quién estamos pagado la corrupción que ustedes están permitiendo”. La consellera de educación, María José Català, le ha respondido con la fórmula del y tú más, recriminado a los socialistas la implicación de Orengo en el caso Innova.

Rafael Rubio, síndic adjunto del PSPV-PSOE, ha terminado la intervención de los socialistas, denunciando que la caja fija se utilizaba “por ser un mecanismo opaco”. Juan Carlos Moragues, conseller de Hacienda, se ha limitado a contestar que los gastos de la caja fija “son legales”.

Un sesión de control que se ha caldeado más tras las intervenciones de Compromís y Esquerra Unida. Enric Morera, síndic de la formación valencianista, ha criticado al Consell el incremento de la pobreza y que “la retórica no da de comer a las personas”. “Ustedes se gastan medio millón al día de la caja fija. Queremos saber en qué se gastan el dinero de la caja Black y White”, le ha interpelado Morera a Fabra. El presidente ha respondido lacónico: “La demagogia tampoco da de comer”.

Mónica Oltra, síndica adjunta de Compromís, ha vuelto a insistir con la caja opaca. “Los gastos no se ajustan a las disposiciones”, ha afirmado para denunciar: “La pobreza convive con el despilfarro de la caja opaca”. Afirmaciones a las que ha contestado Moragues, molesto, detallando los mecanismos de control y funcionamiento de la caja, mientras la oposición rebatía lo que decía el conseller sin tener el turno de palabra.

La situación ha terminado con Font de Mora cortando a Moragues por falta de tiempo, sin que este pudiera continuar, lo que ha provocado las quejas de la bancada popular. Font de Mora, ha pedido silencio y como si de un patio de colegio se tratara, ha reñido a los diputados, pidiéndoles respeto para evitar que se traslade a la ciudadanía una sensación de “gamberrismo institucional”.

Fabra y los trabajadores pobres

Con el ambiente subido de tono, ha intervenido Marga Sanz, la portavoz de Esquerra Unida en las Corts. “Voy a hablar de aquellas personas que ustedes no pueden mirar a los ojos porque les da vergüenza”, ha dicho iniciando un discurso donde ha denunciado la pobreza laboral. Sanz ha terminado con una frase sobre la caja opaca que ha despertado los aplausos de toda la bancada de la oposición: “Mientras comen entrecot pagado por las cuentas públicas, ustedes votan en contra de que se garanticen tres comidas al día para los niños en exclusión social”.

Fabra, quién estaba perplejo al desconocer que hay trabajadores pobres, ha contratacado interpelando a Sanz: “Yo no escucho nada sobre su ex compañero en Elche que ha engañado a la ciudadanía para cobrar una pensión”. Ignacio Blanco, portavoz adjunto en las Corts de EUPV, le ha respondido que el ex regidor “no ha durado ni un día en Esquerra Unida desde que se conocieron los actos”.

El portavoz adjunto, quién había preguntado sobre los PGE, se ha quejado de la respuesta a su pregunta, ya que, según él, no le había contestado lo que le preguntaba. Hecho que ha vuelto a despertar el bullicio en el hemiciclo y que ha zanjado Font de Mora afirmando que el reglamento “no dice que la respuesta tiene que satisfacer al preguntante”, mientras la oposición negaba tal afirmación. Debate bronco, con la caja opaca como protagonista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha